Podcasts de historia

Plantas antiguas reviven después de estar atrapadas en el hielo durante 400 años

Plantas antiguas reviven después de estar atrapadas en el hielo durante 400 años


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los científicos que visitaron la isla de Ellesmere en el Ártico canadiense descubrieron algo extraordinario y fascinante.

Dirigidos por Catherine LaFarge, geóloga de la Universidad de Alberta en Edmonton (Canadá), estaban explorando un área llamada Sverdrup Pass, que hasta hace poco había estado cubierta por hielo. El glaciar Teardrop se había extendido por toda la isla de Ellesmere durante la Pequeña Edad de Hielo, una ola de frío global que afectó las condiciones meteorológicas y climáticas en el hemisferio norte entre 1550 y 1850.

Mientras caminaban penosamente por un terreno recién expuesto, los científicos encontraron grupos de musgo que en su mayoría estaban dorados o ennegrecidos. Pero entre esta vida vegetal muerta había algunas manchas verdes, lo que indica que había comenzado un proceso de regeneración y rebrote.

Esto fue notable, porque LaFarge y los otros científicos sabían que no estaban mirando musgo que había crecido recientemente. Lo que habían descubierto originalmente había vivido y muerto hace varios cientos de años, y había estado atrapado bajo el hielo durante varios siglos. Increíblemente, el musgo que había sido enterrado y congelado bajo el glaciar Teardrop había comenzado a regenerarse, como si no hubiera sido afectado en absoluto por su sepultura de siglos.

LaFarge pudo identificar estas muestras de musgo como briófitas, que son plantas extremadamente resistentes que han estado en la Tierra durante milenios. Son contribuyentes vitales para la salud y vitalidad de los ecosistemas polares, y juegan un papel en su creación y mantenimiento. Habían sido lo suficientemente resistentes como para sobrevivir en el duro clima ártico en primer lugar, y ahora que las tendencias de calentamiento los habían expuesto al aire libre, habían vuelto a la vida una vez más. Probablemente habían estado expuestos al aire libre durante unos dos años cuando los científicos canadienses los descubrieron.

Los científicos llevaron muestras de las briofitas a su laboratorio para su posterior estudio y experimentación. Los métodos de datación por radiocarbono confirmaron que el musgo tenía aproximadamente 400 años, pero su capacidad para producir nueva vida no se había extinguido por el trauma que había experimentado.

Para probar su potencia, LaFarge y su equipo cortaron el musgo en secciones y las colocaron en ambientes controlados donde la luz, la temperatura y la nutrición eran ideales para el cultivo. Finalmente, siete de las 24 muestras brotaron nuevas plantas, que según todas las apariencias eran perfectamente saludables y vibrantes.

Como explicó LaFarge, el musgo nuevo no crece a partir de semillas o esporas, sino de células vegetales individuales que pueden crear copias de sí mismas directamente. Esta cualidad única puede contribuir a la capacidad del musgo para regenerarse de forma rápida y robusta, incluso después de haber estado en una animación congelada suspendida debajo de un glaciar durante más de cuatro siglos.

Más milagros de musgo

Este importante descubrimiento obligó a los biólogos a revisar sus ideas sobre la capacidad de la vida para sobrevivir en condiciones de congelación. Pero a pesar de lo notable que fue este hallazgo, los científicos afiliados al British Antarctic Survey y la Universidad de Reading hicieron algo mejor a sus homólogos canadienses.

En 2014, solo un año después del descubrimiento de la isla Ellesmere, los científicos británicos recuperaron muestras de musgo de las profundidades de un banco de musgo congelado que se encuentra en la tundra antártica. Usando la datación por radiocarbono, descubrieron que el musgo tenía aproximadamente 1.500 años. Pero a pesar de su tremenda antigüedad, cuando las plantas se cortaron en secciones y se colocaron dentro de una incubadora, después de unas semanas, también comenzaron a regenerarse.

Incluso después de sufrir las heladas más profundas en el continente más frío de nuestro planeta, estas muestras de musgo no habían perdido su capacidad de regeneración cuando se les daba suficiente luz, agua y nutrición.

“Este experimento muestra que los organismos multicelulares, en este caso plantas, pueden sobrevivir en escalas de tiempo mucho más largas de lo que se pensaba”, dijo el profesor Peter Convey, uno de los científicos principales involucrados en este estudio. "Estos musgos, una parte clave del ecosistema, podrían sobrevivir siglos a períodos milenarios de avance del hielo".

“Si pueden sobrevivir de esta manera”, continuó, “entonces la recolonización después de una Edad de Hielo, una vez que el hielo se retira, sería mucho más fácil que migrar distancias transoceánicas desde regiones más cálidas. También mantiene la diversidad en un área que de otro modo quedaría limpia de vida por el avance del hielo ".

Y aunque la idea puede parecer descabellada, Convey menciona otra posibilidad que probablemente se les ha ocurrido a todos los que han escuchado esta historia.

"Aunque sería un gran salto con respecto al hallazgo actual, esto plantea la posibilidad de que formas de vida complejas sobrevivan a períodos aún más largos una vez encerradas en permafrost o hielo".

Convey no especifica qué quiere decir con "formas de vida complejas". Pero la mente se aturde al pensar en lo que podría estar enterrado bajo los glaciares que cubren los reinos polares. Una cosa que sabemos con certeza es que, gracias al calentamiento global, gran parte de la tierra que actualmente está cubierta de hielo sobre el Círculo Polar Ártico y cerca del Polo Sur puede eventualmente quedar expuesta.

¿Podrían los virus desenfrenados —o hombres vegetales —¿Ser el siguiente?

Hay muchas películas de ciencia ficción que presentan la reanimación de criaturas vivientes congeladas en hielo. En 1951, "The Thing from Another World", un vegetal devorador de hombres de dos metros de alto de otro planeta, originalmente encerrado en un bloque de hielo, aterroriza a los ocupantes de una estación de investigación del Ártico después de ser descongelado accidentalmente por una manta eléctrica. En 1967, "The Frozen Dead", un científico loco descongela y resucita a los soldados nazis que tiene guardados en su finca inglesa, sin saber que se han convertido en zombis sedientos de sangre.

Las historias lejanas como esta podrían parecer no tener conexión con el musgo descongelado y revivido. Pero el hecho de que el musgo sea benigno no significa que no haya peligros inherentes a la descongelación de formas de vida que vivieron en otras épocas. Algunas de estas formas de vida podrían muy bien representar una amenaza para la salud y la seguridad de la humanidad, y los científicos deberían pensar detenidamente sobre las posibles ramificaciones antes de abrir la caja de Pandora y revivir todo lo que puedan encontrar.

En el mundo real, la preocupación no es tanto por los animales congelados, los neandertales o los extraterrestres de naves espaciales estrelladas. El miedo real es que los científicos activen por error virus o bacterias latentes durante mucho tiempo a los que no tendríamos capacidad para resistir. A medida que la actividad humana continúa calentando el planeta, el deshielo de la tundra en Siberia y el retroceso de los glaciares dentro del Círculo Polar Ártico y en la Antártida podrían liberar y reactivar microorganismos ocultos y potencialmente letales. Si tal escenario se hiciera realidad, podríamos estar expuestos a peligros que podrían ser incluso más mortales que los zombis nazis o los hombres vegetales alienígenas.

La posibilidad de tal evento no es estrictamente teórica. En 2014, un grupo de científicos franceses revivió un virus antiguo encontrado congelado en una muestra de suelo tomada a 30 metros por debajo de la tundra helada del este de Siberia. Apodado Pithovirus Sibericum, este virus gigantesco era mucho más grande y más complejo que los virus que vemos hoy en día, y se cree que evolucionó completamente por separado de los agentes infecciosos modernos.

Afortunadamente, se descubrió que este virus es inofensivo para los humanos. Pero el siguiente o el siguiente después de ese podría ser letal, y si los humanos se exponen involuntariamente a él debido al deshielo de la tundra, no se sabe cuánto daño podría causar.


Planta de 32.000 años resucitada, la más antigua hasta ahora

La hazaña puede ayudar a los científicos a preservar semillas para el futuro.

La planta más antigua que se haya regenerado se ha cultivado a partir de semillas de 32.000 años, superando al récord anterior en unos 30.000 años. (Relacionado: "El árbol 'Matusalén' creció a partir de una semilla de 2.000 años").

Un equipo ruso descubrió un alijo de semillas de Silene stenophylla, una planta con flores originaria de Siberia, que había sido enterrada por una ardilla de la Edad de Hielo cerca de las orillas del río Kolyma (mapa). La datación por radiocarbono confirmó que las semillas tenían 32.000 años.

Las semillas maduras e inmaduras, que habían sido completamente recubiertas de hielo, fueron desenterradas desde 124 pies (38 metros) debajo del permafrost, rodeadas por capas que incluían huesos de mamut, bisonte y rinoceronte lanudo.

Las semillas maduras habían sido dañadas, tal vez por la propia ardilla, para evitar que germinaran en la madriguera. Pero algunas de las semillas inmaduras retuvieron material vegetal viable.

El equipo extrajo ese tejido de las semillas congeladas, lo colocó en viales y germinó con éxito las plantas, según un nuevo estudio. Las plantas, idénticas entre sí pero con formas florales diferentes a las de la S. stenophylla moderna, crecieron, florecieron y, después de un año, crearon sus propias semillas.

"No veo ninguna falla intrínseca en el artículo", dijo el botánico Peter Raven, presidente emérito del Jardín Botánico de Missouri, que no participó en el estudio. "Aunque es un informe tan extraordinario que, por supuesto, querrás repetirlo".

Raven también es jefe del Comité de Investigación y Exploración de National Geographic. (La Sociedad es propietaria de National Geographic News).

¿El estudio de las plantas puede ayudar a las bóvedas de semillas?

El nuevo estudio sugiere que el permafrost podría ser un "depósito de un acervo genético antiguo", un lugar donde se podría encontrar y resucitar cualquier cantidad de especies ahora extintas, dicen los expertos.

"Ciertamente, algunas de las plantas que se cultivaron en la antigüedad y se han extinguido u otras plantas que alguna vez fueron importantes para los ecosistemas que han desaparecido serían muy útiles hoy si pudieran recuperarse", dijo Elaine Solowey, botánica del Instituto Arava para Estudios ambientales en Israel.

Solowey resucitó la palmera datilera de 2.000 años que anteriormente ostentaba el título de semilla regenerada más antigua.

Sin embargo, su semilla de palma había sido enterrada en un área seca y fresca, muy lejos del entorno de permafrost de las semillas de S. stenophylla.

La regeneración de semillas que se han congelado a 19 grados Fahrenheit (-7 grados Celsius) durante tanto tiempo podría tener importantes implicaciones, dijo Solowey, que no participó en el nuevo estudio.

Esto se debe a que todos los proyectos de conservación de semillas —el más famoso es quizás la llamada bóveda del fin del mundo de Noruega, también conocida como la Bóveda Global de Semillas de Svalbard (ver fotos )— dependen de la congelación de semillas.

"Cualquier conocimiento obtenido sobre las semillas que se han congelado y cómo descongelarlas y germinarlas es muy valioso", dijo.

Raven del Jardín Botánico de Missouri agregó que, si podemos descubrir las condiciones que mantuvieron viables las semillas durante 32.000 años, entonces "si lo hiciera usted mismo, podría conservar [las semillas] durante más tiempo".

Estudio de semillas regeneradas publicado esta semana en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.


Agricultura de humedales de Chinampa

El sistema de campo de Chinampa es un método de agricultura de campo elevado que se adapta mejor a los humedales y los márgenes de los lagos. Las chinampas se construyen utilizando una red de canales y campos estrechos, construidos y renovados a partir del lodo del canal rico en orgánicos.


Glaciares batiendo una apresurada retirada

La mayoría de los glaciares se han estado reduciendo durante décadas, pero lo que solía ser un paseo lento, retroceder unos pocos pies cada año, ahora es un sprint. Desde 2007, los glaciares árticos se han retirado unos 13 pies (4,1 m) cada año, casi tres veces más rápido que la velocidad de retirada de las décadas de 1960 y 1970. Puede que no parezca mucho, dados los miles de kilómetros cuadrados que cubren estos glaciares, pero la rápida aceleración del derretimiento ha llamado la atención de científicos y políticos.

Reciba las Historias de Monitor que le interesan en su bandeja de entrada.

La buena noticia es que estamos encontrando todo tipo de cosas fascinantes bajo el hielo, desde musgos zombis hasta mamuts que aún sangran.

La mala noticia es que cuando estos glaciares sin litoral se derriten en el océano, aumentan los niveles del océano. Dado que aproximadamente el 10 por ciento de la población mundial vive a unos pocos pies del nivel del mar, muchas personas contemplan un estilo de vida anegado.


¿Hay virus zombis en el deshielo del permafrost?

El verano pasado, Zac Peterson se embarcó en la aventura de su vida.

El maestro de 25 años estaba ayudando a los arqueólogos a excavar una cabaña de troncos de 800 años, muy por encima del Círculo Polar Ártico en la costa norte de Alaska.

Habían levantado tiendas de campaña justo en la playa. En el transcurso de un mes, Peterson observó una manada gigantesca de ballenas beluga nadar a lo largo de la playa, se encontró cara a cara con un oso polar hambriento que invadía su campamento y ayudó a excavar el cráneo de un tipo raro de oso polar.

Pero lo más memorable sucedió justo al final del viaje.

"Noté una mancha roja en la parte delantera de mi pierna", dice Peterson. "Era del tamaño de una moneda de diez centavos. Se sentía caliente y dolía tocarlo".

La mancha creció rápidamente. "Después de unos días, era del tamaño de una pelota de béisbol", dice.

Cabras y refrescos

¿Hay una bomba de relojería en marcha bajo el Ártico?

Peterson se dio cuenta de que tenía una infección cutánea que se estaba extendiendo rápidamente. Y pensó que sabía dónde podría haberlo recogido: una criatura preservada en el permafrost.

¿Nano-zombies o pistas falsas?

En los últimos años, ha habido un temor creciente sobre una posible consecuencia del cambio climático: los patógenos zombis. Específicamente, las bacterias y los virus, conservados durante siglos en suelo helado, vuelven a la vida cuando el permafrost del Ártico comienza a descongelarse.

La idea resurgió en el verano de 2016, cuando un gran brote de ántrax azotó Siberia.

Una ola de calor en el Ártico derritió una gruesa capa de permafrost y un montón de cadáveres de renos comenzaron a calentarse. Los animales habían muerto de ántrax y, a medida que sus cuerpos se descongelaron, también lo hicieron las bacterias. Las esporas de ántrax se esparcen por la tundra. Decenas de personas fueron hospitalizadas y un niño de 12 años murió.

En la superficie, parecía como si el ántrax zombi hubiera vuelto a la vida de alguna manera después de haber estado congelado durante 70 años. ¿Qué patógeno sería el siguiente? ¿Viruela? ¿La gripe de 1918?

Los medios tomaron la idea de los "patógenos zombis" y la aceptaron.

"El cambio climático. Podría despertar a los patógenos olvidados de la Tierra", El Atlántico escribió en noviembre. "Muchos de estos patógenos pueden sobrevivir a un deshielo suave, y si lo hacen, advierten los investigadores, podrían reinfectar a la humanidad".

"Los científicos están presenciando la transformación teórica en realidad: microbios infecciosos que emergen de una congelación profunda", Científico americano escribió.

Pero hay algo un poco sospechoso en estas historias de "patógenos zombis": la evidencia presentada es tan agujereada como el queso suizo.

El investigador clave citado es un biólogo que estudia los virus de las amebas, no los virus humanos. Estos llamados virus monstruosos han evolucionado para vivir en suelos fríos, en las profundidades del subsuelo, no en carne humana cálida sobre el suelo.

Y en términos de bacterias zombis, el ántrax es una pista falsa. El ántrax ha estado "surgiendo" de los suelos de todo el mundo durante milenios, incluso más. Las bacterias sobreviven hibernando en el suelo hasta que las condiciones son las adecuadas y luego vuelven a la vida. En la Edad Media, era común ver campos de ovejas muertas en Europa, arrasados ​​por ántrax "zombi". Los franceses llamaron a estos campos campeones maudits, o los "campos malditos".

Ahora hay algunos indicios tentadores de que el Ártico es, de hecho, un campeón maudits, lleno de patógenos incluso más peligrosos que el ántrax. Al otro lado del permafrost, que cubre un área dos veces más grande que Estados Unidos, hay decenas de miles de cuerpos preservados en el suelo congelado. Algunas de estas personas murieron de viruela. Y algunos murieron a causa de la gripe de 1918, una cepa de influenza que se extendió por todo el mundo y mató a más de 50 millones de personas.

Pero, ¿existe realmente alguna evidencia de que estos virus mortales puedan sobrevivir a un "deshielo suave" y luego iniciar un nuevo brote?

Para averiguarlo, me dirigí a la cima del mundo, donde estaba Zac Peterson el verano pasado, para ver exactamente qué tipo de criaturas y enfermedades se esconden en el permafrost.

"Tenemos una cabeza aquí"

En lo alto de un acantilado en el océano, Zac Peterson y algunos estudiantes están de rodillas, cavando dentro de un agujero del tamaño de una minivan Volkswagen.

En 2013, una fuerte tormenta arrancó gran parte del acantilado. Ahora, la cabaña de 800 años se tambalea al borde de un acantilado, cerca de la ciudad de Utqiagvik en Alaska. El equipo está tratando de realizar una excavación de emergencia antes de que la cabina se derrumbe en el océano.

Un equipo de voluntarios se apresura a excavar una antigua cabaña de caza cerca de Utqiagvik, Alaska, la ciudad anteriormente conocida como Barrow. Zachary Peterson ocultar leyenda

Los cazadores han estado usando este lugar durante miles de años. En un extremo de la casa, alguien estaba almacenando asesinatos frescos.

"Tenemos una cabeza aquí y un cuerpo principal allí", dice Peterson, mientras señala dos focas momificadas, que yacen boca arriba en una sopa de permafrost descongelado y carne de mamífero marino en descomposición dentro de la cabina.

Las focas comienzan a calentarse. Sus órganos se están filtrando fuera de sus cuerpos y comienzan a descomponerse. Toda la zona huele a bocadillo de atún podrido. Los pantalones de Peterson están cubiertos de una sustancia viscosa negra y aceitosa.

En los últimos años, fuertes tormentas han arrasado grandes porciones de la costa de Alaska. Las bolsas blancas se utilizan para intentar evitar que la antigua cabaña de troncos se deslice hacia el mar. Zachary Peterson ocultar leyenda

Las focas han estado enterradas en permafrost durante unos 70 años. Están increíblemente bien conservados. Puedes ver su piel, sus bigotes e incluso algo que parece una aleta.

"Eso es lo sorprendente de los sitios árticos", dice Anne Jensen, arqueóloga de Ukpeavik Iupiat Corp., que dirige la excavación. "La conservación es asombrosa", dice. "Es como si el animal simplemente se desplomara y muriera en ese momento".

Entonces aparece algo aún más espeluznante en el hielo: un molar humano.

"Es solo un diente", dice Jensen. "La gente los pierde todo el tiempo. Y luego simplemente los tira".

Ahora bien, esta cabaña de caza no está construida sobre un cementerio. Jensen no cree que haya ningún cuerpo enterrado cerca de aquí. Pero Jensen es un experto mundial en excavar restos humanos del permafrost ártico.

"Probablemente he desenterrado tantos entierros como cualquiera", dice. "Preferiría no estar excavando entierros. Pero he pasado gran parte de mi carrera haciendo eso".

Ella ha excavado de todo, desde partes individuales del cuerpo, una vez, encontró solo la parte superior del brazo en el hielo, dice, hasta un cementerio enorme, aquí mismo a lo largo de la costa.

A fines de la década de 1990, las tumbas del cementerio comenzaron a caer en el mar porque este tramo de la costa de Alaska se está erosionando. El gobierno local llamó a Jensen para salvar los cuerpos. Ella salvó a docenas. Pero quedan unos cientos, amenazados por la erosión.

A veces, estos cuerpos humanos momificados, que pueden tener siglos de antigüedad, están tan bien conservados como las focas en la cabaña de troncos, dice Jensen.

"La niña congelada de Uquitavik estaba mejor conservada que las focas", dice Jensen. "Tenía aproximadamente la edad que tenía mi hija en ese momento, así que fue muy triste".

Enterrado en la bodega de carne con un pequeño trineo

En 1994, la erosión expuso el cuerpo de una niña de 6 años completamente encerrada en hielo durante unos 800 años. "El agua se había filtrado en su entierro", dice Jensen. "Así que la sacamos como un bloque de hielo".

La niña estaba cuidadosamente envuelta en una parka de piel de pato con un cuello con adornos de piel. Sus padres la habían enterrado con un pequeño trineo dentro de su bodega de carne.

Su cuerpo estaba tan bien conservado que Jensen la envió a Anchorage para que los médicos pudieran hacer una autopsia completa. Uno de esos médicos fue Michael Zimmerman, un paleopatólogo de la Universidad de Pensilvania que ha estado estudiando cuerpos momificados durante 30 años.

"Cuando abres cuerpos congelados de Alaska, todos los órganos están en su lugar y se identifican fácilmente", dice Zimmerman. "No es como las momias egipcias donde todo se encoge y se seca".

Los médicos pueden ver fácilmente por qué murió una persona. Para la niña congelada, fue el hambre. Pero Zimmerman ha visto infecciones en cuerpos excavados en permafrost. En un caso, una momia de las Islas Aleutianas parecía haber muerto de neumonía. Cuando Zimmerman buscó las bacterias dentro del cuerpo, allí estaban, congeladas en el tiempo.

"Podíamos verlos bajo el microscopio, dentro de los pulmones", dice Zimmerman.

¿Pero eran estas bacterias "zombis"? ¿Podrían volver a la vida e infectar a otras personas? Zimmerman intentó revivir la bacteria. Sacó una pizca de tejido de los pulmones. Lo calentó. Alimentado.

"Pero nada creció", dice Zimmerman. "Ni una sola celda."

Zimmerman dice que no le sorprendió que las bacterias estuvieran muertas. Las bacterias de la neumonía han evolucionado para vivir en las personas a la temperatura corporal, no en suelos fríos.

"Estamos tratando con organismos que han estado congelados durante cientos de años", dice. "Así que no creo que vuelvan a la vida".

Pero, ¿qué pasa con los virus, como la viruela o la gripe de 1918? "Creo que es extremadamente improbable", dice Zimmerman.

En 1951, un estudiante de posgrado decidió probar esto. Johan Hultin fue a un pequeño pueblo cerca de Nome, Alaska, y cavó una fosa común de personas que habían muerto a causa de la gripe de 1918.

Cortó pequeños pedazos de los pulmones de la gente y los llevó a casa. Luego trató de hacer crecer el virus en el laboratorio.

“Tenía la esperanza de poder aislar un virus vivo”, dijo Hultin a NPR en 2004. “Y no pude. El virus estaba muerto.

"En retrospectiva, tal vez eso fue algo bueno", agregó Hultin.

Algo bueno, sí. Pero aquí está la parte inquietante. Hultin intentó capturar nuevamente el virus de la gripe de 1918, 45 años después.

En ese momento era patólogo en San Francisco. Escuchó que los científicos estaban tratando de secuenciar el genoma del virus. Entonces, a los 73 años, Hultin regresó a Alaska. Y tomó un pedazo de pulmón de una mujer a la que llamó Lucy.

"Usando las tijeras de podar de su esposa, Hultin abrió la caja torácica momificada de Lucy. Allí encontró dos pulmones congelados, el mismo tejido que necesitaba", dijo Crónica de San Francisco informó.

"Sus pulmones eran magníficos, llenos de sangre", dijo Hultin al periódico.

Al mismo tiempo, un equipo canadiense de científicos salió a buscar el virus de la gripe de 1918 en Noruega. Desenterraron siete cuerpos. Pero ninguno de ellos estaba congelado y el equipo no pudo recuperar ninguna partícula de virus.

En la década de 1990, los científicos rusos intentaron intencionalmente revivir la viruela de un cuerpo en su permafrost. Recuperaron fragmentos del virus, pero no pudieron hacer crecer el virus en el laboratorio.

Todos estos intentos, y todos estos fracasos, hacen que uno se pregunte: tal vez no sea por derretir el permafrost de lo que debamos preocuparnos cuando se trata de patógenos zombis, sino de lo que hacen los científicos en el laboratorio.

No termina hasta que la foca gorda canta

Cuando terminé de escribir esta historia en diciembre, la terminé con una leve advertencia sobre los peligros de la curiosidad humana. Estaba convencido de que la única forma en que los "patógenos" surgirían del permafrost era si un científico se inclinaba hacia atrás para resucitar a las criaturas en el laboratorio. La posibilidad de que sucediera de forma natural parecía infinitesimalmente pequeña.

Pero luego recibí un correo electrónico de Zac Peterson: "Después de arrodillarme en una sustancia viscosa de mamíferos marinos descongelada, los médicos me trataron por una infección en el dedo de foca", escribió Peterson. Una foto mostraba una infección de color rojo violáceo que cubría la parte delantera de su rodilla.

El dedo de foca es una infección bacteriana que los cazadores contraen al manipular las partes del cuerpo de las focas. La infección puede extenderse rápidamente a las articulaciones y los huesos. A veces, las personas pierden dedos y manos.

Los médicos nunca probaron la infección de Peterson para ver si realmente era un dedo de foca. Respondió bien a los antibióticos simples: el tratamiento para el dedo de foca.

Los únicos sellos que Peterson había manejado eran los de la cabaña de troncos. Esas focas habían estado congeladas en el permafrost durante décadas.

"Incluso si existe la posibilidad de que fuera otra cosa", escribió Peterson, "todavía le digo a la gente que me infecté con una cepa de 800 años de la enfermedad de los cazadores de focas que quedó atrapada en el hielo".

Peterson podría ser la primera víctima de la "bacteria zombi" que se eleva desde el permafrost que se está descongelando en Alaska.


Representaciones de dinosaurios antiguos

A la derecha hay una imagen de lo que parece ser un dinosaurio bípedo con armas pequeñas en combate cabeza a cabeza con un mamut del libro. Enterrado vivo por el Dr. Jack Cuozzo (haga clic para agrandar). Fue tomada por el autor en Bernifal Cave, una de las cavernas de Francia que es famosa por el arte neandertal. Los dibujos de mamuts no son inusuales en este tipo de arte rupestre, pero la representación de un aparente dinosaurio terópodo es notable.

En el 600 a. C., bajo el reinado del rey Nabucodonosor, se encargó a un artista babilónico que modelara relieves de animales en las estructuras asociadas con la Puerta de Ishtar. Muchos siglos después, el arqueólogo alemán Robert Koldewey tropezó con el ladrillo vidriado en azul y esa puerta fue redescubierta en 1899. Los animales aparecen en filas alternas con leones, toros feroces (rimi o reems en caldeo) y curiosos dragones de cuello largo (sirrush). . Los leones y los toros habrían estado presentes en ese momento en el Medio Oriente. Pero, ¿en qué criatura modelaron los antiguos babilonios al dragón? (haga clic en la imagen para agrandarla) Koldewey creía que el sirrush era una representación de un animal real y en 1918 propuso que el dinosaurio Iguanodon fue la coincidencia conocida más cercana al sirrush. La misma palabra, sirrush, se menciona en el libro de Bel y el Dragón, del Libros apócrifos. Tanto la descripción allí como la imagen de estas paredes desenterradas, que ahora se exhiben en el Museo Vorderasiatisches de Berlín, parecen encajar en un dinosaurio saurópodo. (Shuker, Karl P.N., "The Sirrush of Babylon", Dragones: una historia natural, 1995, págs.70-73.)

A la derecha hay una vasija persa de bronce fabricada hacia el final del primer milenio d.C. que forma parte de la colección Genesis Park. El elemento más fascinante de este recipiente es el dragón estilizado con forma de dinosaurio a escala que forma el pico. Los dragones forman parte integral de la mitología y creencias persas. Los matices ceremoniales de este recipiente nos llevan a creer que estaba asociado con el zoroastrismo. Varias criaturas malévolas parecidas a dragones se mencionan en varios puntos de las escrituras zoroástricas. Uno de esos populares mitos del dragón involucra a Azi Dahaka, un dragón persa de tres cabezas que devorará a un tercio de todos los hombres y animales del fin del mundo.

Aunque el Imperio Otomano gobernó durante más de seis siglos, no hay muchas representaciones de criaturas dinosaurias en sus obras de arte (en comparación con el arte medieval europeo). Quizás los dragones no eran tan comunes en el teatro de Europa del Este / Medio Oriente en ese momento. La pintura turca de la izquierda, titulada "Procesión de la Corporación Comercial durante el Festival de 1720 en Constantinopla" tiene un apellido (o álbum histórico) llamado El apellido-I Hümayun archivado en el Museo Topkapi de Estambul. Fue escrito e ilustrado bajo la dirección de Abdulcelil Levni (también conocido como Abdulcelil Çelebi), quien fue el pintor oficial de la corte otomana hasta su muerte en 1732. La imagen muestra a los miembros del gremio, seguidos por payasos y lo que parece ser un dragón mecánico de tres cabezas. (Haga clic para ver una ampliación del dragón). Tenga en cuenta la similitud con un dinosaurio saurópodo bebé. Un saurópodo con múltiples cabezas, una condición conocida como policicefalia, aunque curiosa, es poco desconocida entre los informes de dinosaurios.

Hasta el período colonial de 1800, los pueblos dayak de Borneo y Sumatra produjeron múltiples obras de arte que representaban criaturas de cola larga y cuello largo con un escudo en la cabeza. La mitología Dayak habla de una época, antes de la creación del hombre, cuando el mar era el hogar de un poderoso dragón del inframundo que se oponía a los dioses del cielo. La obra de arte de la derecha parece mostrar guerreros en una plataforma luchando contra animales con forma de dragón con cresta. Las criaturas de este arte en particular, que se encuentra en el Museo Etnográfico de Budapest, tienen un parecido sorprendente con las especies de hadrosáuridos. Corythosaurus y Lambeosaurus. Aparentemente están siendo cazados por estos antiguos pueblos indonesios. (Bodrogi, Tibor, Arte de Indonesia, 1972, lámina 10.)

Las historias chinas y las representaciones estilizadas de dragones son bastante comunes. Pero una inusual estatua de dragón con pico apareció en el mercado de antigüedades y ahora está en la colección Genesis Park. El estilo de bronce de este artefacto sugiere que es de la dinastía Han (206 a. C. - 220 d. C.). Muestra numerosas características de los dinosaurios picudos (como el Oviraptor representado al lado para comparar): configuración de pies tridáctilos, postura metatarsiana, representación en forma de escamas en todo el cuerpo (excepto por el cuerno que tiene un patrón estriado), cola larga (aunque delgada), cresta de la cabeza elaborada y un cuello largo. Esta pieza fue sometida a autenticación industrial por rayos X y la pátina también fue probada químicamente, demostrando que el artefacto era claramente genuino. Una momia de dinosaurio con pico bellamente conservada (Edmontosaurus) fue descubierto en Alberta, Canadá en 2013. El espécimen lucía una cresta carnosa encima de su cabeza (como un gallo). Los investigadores teorizaron que el adorno en forma de sombrero tenía colores brillantes para permitir la identificación. Esta fue la primera cresta no ósea descubierta en un dinosaurio. Se asemeja mucho al aspecto del dragón de pico chino.

Otro artefacto chino fascinante es la caja ornamental de Zhou Saurópod (Fang Jian) ​​de finales del este a la derecha. Mostrando un cuello largo y, esta representación es una semejanza convincente a un Braquiosaurio. (Fong, Wen ed., La Gran Edad del Bronce de China, Museo Metropolitano de Arte, 1980, p. 285.) El La escultura de dragón sentado en bronce fundido a la izquierda proviene de la dinastía Tang y actualmente se encuentra en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. Se podrían considerar muchas más representaciones de dragones chinos similares a sauropodomorfos de este período de tiempo, como el dragón de cerámica pintado en la parte inferior izquierda, identificado por el museo exhibidor como la dinastía Tang (618-906 d.C.). A continuación, consideramos un artefacto de dragón aún más antiguo de la dinastía Shang (1766-1122) que se publicitó en el mercado chino de antigüedades como una representación de dinosaurio. Muestra líneas en relieve en un patrón similar a una escala, un pico ancho, un volante dérmico y una cresta en la cabeza que se parece sorprendentemente al dinosaurio Saurolophus (que se muestra abajo a la derecha). Este estatuto de jade, ahora en la colección Genesis Park, está hecho de nefrita de color blanco con intemperismo diferencial, venas hendidas y penetración de la tierra, lo que demuestra autenticidad. (Click para agrandar.)

Hace unos 4.000 años, la cultura Hongshan en China produjo muchas tallas maravillosas de dragones de jade (junto con otras claras representaciones de animales). Con el tiempo, estas producciones de dragones se volvieron muy estilizadas y fueron especialmente populares como colgantes. La mayoría de estas piezas ornamentales apenas se parecen a un gran reptil, pero algunas de las estatuas de dragones más antiguas parecen ser intentos de modelar ciertos dinosaurios. Observe la semejanza de estos dragones de jade inmediatamente debajo del oso con un pequeño Protoceratops dinosaurio. Algunos de los dragones de Hongshan, como la pieza de la parte inferior derecha, tienen cuellos más largos. Se parecen más al ceratopsiano Udanoceratops. Las tres de estas piezas antiguas son parte de la colección Genesis Park.

La edición del 26 de febrero de 2000 de Noticias de ciencia contenía un artículo que comentaba sobre un artefacto de vasija Hesione que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Boston (Hesman, 2000). En este jarrón griego antiguo hay una serie de pinturas algo inusuales, incluida una que retrata a un monstruo con cabeza de dinosaurio. Esta cerámica fue creada alrededor del 550 a.C. y representa al héroe griego Heracles rescatando a Hesione de este "Monstruo de Troya". Obligado a admitir que es una representación de dinosaurio increíblemente realista, Noticias de ciencia Llegó a la conclusión de que las pinturas de este jarrón inusual simplemente prueban que los pueblos antiguos desenterraron y reunieron fósiles. Pero no hay evidencia de paleontólogos antiguos tan sofisticados.

Un deslizamiento de tierra en 1971 en la región de Girifalco, en el sur de Italia, sacó a la luz cientos de artefactos antiguos de una civilización pre-griega. Un abogado llamado Mario Tolone Azzariti afirma que encontró algunas representaciones de dinosaurios entre ellos (en la foto de abajo). A la izquierda hay una estatua de terracota que mide unos 18 cm de largo y tiene una forma notablemente parecida a la de un dinosaurio Stegosaurus. Las placas triangulares corren por su espalda hasta la cola de la criatura.

En la vista desde arriba (centro) el objeto revela una curvatura extraña de las placas, como si el animal hubiera sido representado torpemente de lado a lado. Las patas son grandes y torpes, como si llevaran un gran peso, nada parecido a las de un lagarto. También hay una clara representación de un Estegosaurio sobre un trozo de cerámica rota (derecha).

El siguiente artefacto es un sello cilíndrico de jaspe mesopotámico del período Uruk (alrededor del 3500 a. C.). Este objeto se encuentra actualmente en el Louvre. El animal de la derecha es la concepción de un artista de un Apatosaurio. Hay muchas similitudes sorprendentes entre estas dos representaciones. El cuello largo, la cola, las patas y los pies del artefacto se ajustan claramente a los saurópodos mejor que cualquier otro tipo de animal. La mayor diferencia está en la cabeza. El cartílago que tiene la forma de un volante o de orejas puede ser estilizado o preciso (ya que no hay forma de saberlo por los esqueletos que tenemos hoy). En cuanto a la musculatura, el antiguo artista dibuja con un realismo asombroso. Hay que preguntarse de dónde sacó el artista el modelo para dibujar de manera tan convincente el tronco de un saurópodo.

La edición de enero de 2003 de National Geographic La revista presenta un artefacto descrito como una “paleta cosmética. . . de un cementerio de las primeras dinastías en Manshaat Ezzat ". Estas criaturas de cuello largo que se muestran en la página 78 se ajustan al patrón de otras representaciones de dinosaurios antiguos, que incluyen cuellos arqueados, musculosos y cuerpos robustos. Este artefacto representa muchos animales realistas (incluida una jirafa en el reverso).

En el extremo derecho se muestra la paleta Narmer, que se remonta aproximadamente al 3100 a. C. Es de la antigua capital egipcia de Hierakonpolis y muestra el triunfo del rey Nar-mer con dragones de cuello largo que parecen estar en cautiverio. Inmediatamente a la derecha está la paleta Two Dog del mismo período. Muestra un par de criaturas "parecidas a dinosaurios" junto con numerosas representaciones claras de animales vivos (claramente no dibujados a escala).

Una varita apotropaica egipcia (o "cuchillo" mágico) que data de alrededor de 1750 a. C. muestra una criatura similar de cuello largo. Hecho de marfil de colmillo de hipopótamo, este artefacto se encuentra actualmente en el Museo Británico. La preponderancia de estas representaciones de cuello largo en el arte antiguo motivó a los arqueólogos que no creen que los hombres y los dinosaurios coexistieran para inventar un nombre para esta criatura en particular. Se llama "serpiente", supuestamente un mosaico de una serpiente y un leopardo. Pero para aquellos que creen que el hombre fue creado al principio junto con los grandes reptiles, estas paletas parecen ser un intento de representar un dinosaurio saurópodo. Tenga en cuenta la "paleta de cuatro perros" con el "serpopard" cortado para mayor claridad.

A la izquierda hay un hermoso mosaico que fue una de las maravillas del mundo del siglo II. (Haga clic para agrandar o vea El mosaico del Nilo de Palestrina para más detalles). Ubicado en Palestrina, que está al sur de Roma, esta obra maestra representa escenas del Nilo desde Egipto hasta Etiopía. Los eruditos ahora creen que esta es la obra de Demetrio el topógrafo, un artista de Alejandría que vino a trabajar a Roma. En general, se cree que la parte superior de esta notable obra de arte representa animales africanos cazados por guerreros de piel negra. Estos etíopes están persiguiendo lo que parece ser algún tipo de dinosaurio. Las letras griegas sobre el animal reptil en cuestión son KROKODILOPARDALIS, que se traduce literalmente como cocodrilo-leopardo (aparentemente identifica a una criatura reptil ágil). La imagen que se muestra aquí es solo una pequeña parte del mosaico masivo. También contiene representaciones claras de animales conocidos, incluidos cocodrilos e hipopótamos egipcios.

La imagen de arriba (a la derecha) fue dibujada por los indios anasazi de América del Norte que vivían en el área que ahora se ha convertido en Utah entre el 150 a. C. y 1200 d.C. Incluso los anti-creacionistas destacados están de acuerdo en que se parece a un dinosaurio y que la película marrón que se ha endurecido sobre la imagen, junto con las picaduras y la intemperie, atestigua su edad. Un evolucionista escribió: "Hay un petroglifo en el Monumento Nacional Natural Bridges que tiene un parecido sorprendente con un dinosaurio, específicamente un Brontosaurio, con una cola y un cuello largos, una cabeza pequeña y todo". (Barnes, Fred A. y Pendleton, Michaelene, Indios prehistóricos: sus culturas, ruinas, artefactos y arte rupestre, 1979, p.201.) Claramente, un guerrero nativo (a la izquierda sobre la figura de dinosaurio) y una criatura parecida a un apatosaurio se representan en esta talla ubicada cerca del lago Powell, UT. Otro pictograma de roca de los nativos americanos que se encuentra en la región del Cañón Blanco de Utah (arriba a la izquierda) también parece representar un dinosaurio saurópodo.

El petroglifo de arriba a la izquierda fue descubierto en 2012 por Jeremy Springfield en un viaje a Hidden Mountain, en las afueras de Los Lunas, Nuevo México. El sitio web de S8int nos llamó la atención sobre su historia. El dibujo está ubicado en una repisa aislada e inaccesible cerca de un petroglifo de ciervo muy claro. ¿Qué pretendían representar los antiguos pueblos Pueblo, sino una criatura dinosaurio viviente que conocían de esa región?

La cultura de Mississippian floreció desde 800 & # 8211 1500 DC a través del suroeste de los Estados Unidos y es conocida por la construcción de montículos. Arriba, en el centro, hay una pieza curiosa de esta cultura (haga clic para ampliar). Aparentemente, el patrón de remolinos en sus lados significa que el animal en cuestión vivía en el agua, mientras que las marcas de los ojos aluden a la visión inusualmente aguda de la bestia. Algunas de estas representaciones indias de este animal rechoncho muestran pies tridáctilos, un cuello largo y una cola prominente en alto. Arriba a la derecha, observe el asa de un objeto de cerámica mesoamericana hecho por los indios Caddo de Mississippi.Parece mostrar un dinosaurio bebé. Este artefacto de alrededor del año 1200 d.C. se encuentra en el Museo de Evidencia de Creación en Texas (haga clic para ampliar).

Henry Rowe Schoolcraft fue un geólogo y agente indio que escribió extensamente sobre los indios sioux. Escuchó historias sobre una criatura monstruosa llamada Unktehi, algo así como un buey pero mucho más grande, con grandes cuernos. Schoolcraft reprodujo dibujos de varios tipos de monstruos Unktehi en corteza de abedul alrededor de 1850. Estos se basaron en el arte rupestre que describe una partida de guerra de cinco canoas que cruzaban el lago Superior y encontraron animales que parecían tortugas gigantes, serpientes y alces. Pero algunos (arriba a la derecha) claramente parecen dinosaurios. Los indios sioux más al oeste, cuando fueron entrevistados por etnólogos, describieron a Unktehi como un inmenso reptil o serpiente con patas. Tenía la forma de una serpiente escamosa gigante con patas y una espina dorsal con muescas o una cresta como una sierra gigante y tenía una cola con púas gruesas. Todavía otro Los informes indios describen a Unktehi como una criatura que habita en un pantano. Adrienne Mayor, una evolucionista, cree que los sioux estaban tejiendo historias sobre los fósiles que encontraron. (Alcalde, Leyendas fósiles de los primeros estadounidenses, 2005, págs.235-237.) Pero las imágenes y la descripción recuerdan al dinosaurio Anquilosaurio (abajo a la derecha) con un cuerpo bajo, cola larga, armadura pesada y cuernos múltiples prominentes. También se ha descubierto una criatura plateada y con cuernos en el arte indio Ojibwa (clic izquierdo para ampliar) en la Roca Agawa en Misshepezhieu, Lake Superior Provincial Park, Ontario, Canadá.

A la derecha se muestra una foto de uno de los curiosos petroglifos de “dinosaurios” cerca de Middle Mesa en el Parque Nacional Wupatki. Este petroglifo en particular se llama "Puff the Magic Dragon" y parece ser una representación de un dinosaurio que escupe fuego. Aunque no existe una forma segura de fechar tales petroglifos, se cree que esta talla tiene al menos varios cientos de años.

En dos ocasiones a fines del siglo XIX, Samuel Hubbard, curador de arqueología del Museo de Oakland, visitó un área del Gran Cañón conocida como el Cañón Havasupai. Como evolucionista, se sorprendió al encontrar un petroglifo (dibujo de roca tallada) de un elefante hecho por nativos americanos. Pero otra representación fue "cortada en la piedra arenisca mucho más profundamente que el elefante". Su altura era de 11,2 pulgadas, con un cuello de aproximadamente 5,1 pulgadas de largo y una cola de 9,1 pulgadas. Hubbard fotografió el petroglifo y finalmente lo colocó en su monografía científica. Descubrimientos relacionados con el hombre prehistórico (1925, pág.10). ¿Qué clase de animal es? El Dr. Hubbard creía que había encontrado un dibujo antiguo de un dinosaurio. Escribió: & # 8220 El hecho de que algún hombre prehistórico hiciera una pictografía de un dinosaurio en las paredes de este cañón trastorna por completo todas nuestras teorías sobre la antigüedad del hombre. Los hechos son cosas obstinadas e inmutables. Si las teorías no cuadran con los hechos, entonces las teorías deben cambiar, los hechos permanecen. & # 8221 (Doheny, E. L., Descubrimientos relacionados con el hombre prehistórico por la expedición científica Doheny en el cañón Hava Supai, norte de Arizona, 1924, pág. 5.) En la imagen de la izquierda, Paul Taylor compara este dibujo antiguo con el Edmontosaurus. (Haga clic para ampliar la imagen & # 8211 cortesía de Don Patton).

Una asociación similar de un elefante americano y un dinosaurio se presenta en Granby Idol. Esta extraña reliquia de rock fue descubierta por W.L. Chalmers cerca de Grand Lake, en lo alto de las Montañas Rocosas de Colorado. Encontró la piedra de 66 libras (junto con varios utensilios antiguos) varios pies debajo de la superficie mientras agrandaba un depósito de riego en su granja. La piedra estaba hecha de un material verde extremadamente duro, como nada conocido en el vecindario. ("¿Está regresando el hombre pre-glacial?" Noticias de Hutchison, 5 de enero de 1923.) En un lado hay un hombre tallado que sostiene una tablilla que contiene símbolos. En la parte posterior están tallados un mastodonte y dos dinosaurios. (Haga clic para ampliar. Cortesía de s8int.com.) Según El reportero de Le Grand En 1923, Jean Allard Jeancon, arqueólogo y curador de la Sociedad de Historia Natural e Histórica de Colorado, declaró: “Si se puede probar que esta piedra es genuina, es el hallazgo más grande en toda la investigación antropológica y es anterior a cualquier cosa en el continente americano y va a Establecer la remota antigüedad del hombre. ¡Nunca había visto contornos tan notables de dinosaurios y mastodontes! " Desafortunadamente, este artefacto de valor incalculable parece haberse perdido en algún lugar de las entrañas del sistema de museos. (Murphy, Jan, Misterios y leyendas de Colorado: historias reales de lo no resuelto y lo inexplicable, 2007.) Si una maestra de escuela llamada Lela Smith no hubiera tomado tres fotos de la piedra parecida a un Buda, el conocimiento de esta reliquia se habría perdido.

“Un misterio fantástico se ha desarrollado sobre un conjunto de pinturas rupestres encontradas en las colinas de Gorozomzi [sic], a 40 kilómetros de Salisbury [rebautizada como Harare]. Porque las pinturas incluyen un brontosaurio, la criatura de 67 pies y 30 toneladas que los científicos creían que se extinguió millones de años antes de que el hombre apareciera en la tierra. Sin embargo, los bosquimanos que hicieron las pinturas gobernaron Rhodesia (la actual Zimbabwe) desde solo 1500 aC hasta hace un par de cientos de años. Y los expertos coinciden en que los bosquimanos siempre pintaron a partir de experiencias de vida. Esta creencia se ve confirmada por otras pinturas rupestres de Gorozomzi Hills: representaciones precisas del elefante, el hipopótamo, el ciervo y la jirafa. Las misteriosas imágenes fueron encontradas por Bevan Parkes, dueño de la tierra en la que se encuentran las cuevas. Además del rompecabezas de las pinturas rupestres encontradas por Parkes, hay un dibujo de un oso danzante ". (Anónimo, "Las pinturas de los bosquimanos desconciertan a los científicos", Herald-Examiner de Los Ángeles, 7 de enero de 1970.) A la izquierda hay una reproducción de pinturas rupestres similares de una cueva en Nachikufu cerca de Mpika en Zambia (antes Rhodesia del Norte). Muestra tres criaturas de cuello largo y cola larga pintadas de un blanco sucio. Las mejores imágenes se obtuvieron mediante el uso de fotografía ultravioleta. (Cooke y Clark, Arte rupestre prehistórico de la Federación de Rhodesia y Nyasaland , editado por Roger Summers, 1959, págs.191-194.)

Los pueblos bambara de Mali África crearon maravillosas estatuillas de madera y hierro en el siglo XIX. Los seres humanos, los caballos, los antílopes y mucho más están bellamente representados. A la derecha hay una figura de hierro que fue titulada “escultura de dinosaurio” por la galería de subastas. Muestra una criatura de cuatro patas con cuello largo y cola como un dinosaurio saurópodo. El cuello tiene un ligero ensanchamiento y un volante estriado que lo convierte en una representación especialmente fascinante. La pieza de hierro es en realidad una herramienta funcional, con un gancho al final, tal vez utilizado para recuperar una olla caliente del fuego.

Otra tribu africana de la región de Mali produjo un objeto de dinosaurio a mediados del siglo XIX. Nuestros amigos del sitio web s8int señalan que este es el mismo período de tiempo cuando Sir Richard Owen acuñó el término "dinosaurio" en Inglaterra. El artefacto de bronce a la izquierda muestra a un miembro de la tribu Dogon montando una criatura reptil de cuello largo y cola larga. La cabeza extrañamente parecida a un pájaro con una mandíbula fuerte y una cabeza y un cuello estriados recuerdan a ciertos dinosaurios ornitópodos con "pico de pato" como el hadrosaurio. Gryposaurus, cuyo esqueleto se encuentra en la Formación Kaiparowits en Utah. El patrón en forma de diamante en la piel coincide con las impresiones de piel fosilizada descubiertas en un hadrosaurio en el sur de Utah. Los tamaños del jinete Dogon y el de nariz grande Gryposaurus se modelan aproximadamente en la proporción correcta.

En la década de 1920, se excavaron treinta y un artefactos de plomo de estilo romano cerca de Tucson, AZ (ver a la derecha). Estos se describen en la p. 331 del libro de David Hatcher Las ciudades perdidas de América del Norte y Centroamérica y aparecieron en el programa History Channel & # 8217s 2013 América desenterrada. Estos objetos de plomo parecen ser de naturaleza religiosa con hebreo y latín inscrito en las espadas, lanzas y cruces. Fueron enterrados a unos cinco pies por debajo de la superficie del desierto en una capa de caliche (una mezcla similar al cemento de suelo y minerales del desierto). Los escépticos han cuestionado la autenticidad de estos artefactos porque el sitio del descubrimiento no contiene otros artefactos (como cerámica, vidrios rotos, huesos, cenizas o casas) que puedan validar la existencia de una colonia medieval. Pero quizás este lugar era simplemente un lugar de almacenamiento ceremonial. Los partidarios señalan el valor de la gran cantidad de trabajo de entierro y el costoso plomo involucrado y se preguntan cuál podría ser la motivación para un engaño tan elaborado. Después de todo, ¡solo una cruz pesa 62 libras! El análisis microscópico de la mineralización acumulada en los implementos parece argumentar que son genuinos. Un intento de 1972 de excavar en el lugar para buscar objetos adicionales se vio restringido debido a desafíos legales. Pero una de las mayores objeciones a la autenticidad de los artefactos de Tucson Silverbell son las tallas precisas de un aparente Diplodocus dinosaurio en la espada (haga clic a la derecha para verlo resaltado). Los artefactos se han almacenado en la Sociedad Histórica de Arizona.

A la izquierda se muestran las piedras de entierro ceremonial de Ica de la cultura Nasca (100 a. C. a 800 d. C.) que están talladas en una técnica de bajorrelieve. En 1500, los conquistadores españoles trajeron historias de que había piedras con extrañas criaturas talladas en ellas encontradas en Perú. Algunas de las piedras incluso fueron devueltas a España. El cronista inca Juan de Santa Cruz Pachucuti Lumqui escribió en 1571 sobre las extrañas piedras grabadas en Ica. (Ver Swift, Dennis, Secretos de las Piedras de Ica, 2006.) Dom Geronomo Cabrera fue un conquistador español que se asentó en el área de Ica en 1570. Uno de sus descendientes, el Dr. Javier Cabrera, vio estas piedras cuando era niño y comenzó a recolectarlas en la década de 1960. Eventualmente acumuló más de 11,000 de esas piedras. Retirado de la Universidad de Lima, el Dr. Cabrera se centró en validar estos hallazgos dentro de la comunidad científica. Su credibilidad se vio reforzada por el descubrimiento de cerámicas que muestran criaturas reptiles de cuello largo. Esta cerámica se exhibe actualmente en el museo de Lima (abajo a la derecha).

También se han encontrado hermosos tapices (ver arriba) en las tumbas de la zona (que datan del 200 al 700 d. C.) con un patrón repetido que parece dinosaurios (imágenes cortesía de Dennis Swift). De hecho, las representaciones en algunas de las Piedras de Ica muestran a los dinosaurios saurópodos con una cresta de espinas muy parecida a las de las figuras de Acambaro, y restos de piel preservados descubiertos por el paleontólogo Stephen Czerkas: “El descubrimiento reciente de impresiones de piel de saurópodos (diplodócidos) fosilizados revela un apariencia significativamente diferente para estos dinosaurios. La piel fosilizada demuestra que había una hilera mediana de espinas ... Algunas son bastante estrechas y otras son más anchas y cónicas ". (Czerkas, "New Look for Saurópod Dinosaurs", Geología, Diciembre de 1992, pág. 1.068.)

Además, es interesante el hecho de que la piel de muchos de los dinosaurios tallados tiene representaciones redondeadas en forma de protuberancias. Algunos científicos habían señalado esto como evidencia de que este arte de piedra no es científicamente exacto. Sin embargo, los descubrimientos más recientes de piel y embriones de dinosaurios fosilizados han silenciado a estos mismos críticos. Por ejemplo, Luis Chiappe y sus colegas discutieron ciertos embriones de dinosaurios saurópodos que se encuentran en América del Sur: "El patrón general de la piel consiste en escamas redondas, no superpuestas, con forma de tubérculo ... Un patrón de escamas en forma de roseta está presente en PVPH-130" (Chiappe, et al., 1998, p. 259). Tenga en cuenta las representaciones de la piel arriba a la derecha. “Ambos taxones muestran un patrón redondo de pequeñas escamas poligonales, que en algunos lugares se ve interrumpido por tubérculos ovalados más grandes rodeados por las pequeñas escamas, lo que da como resultado estructuras en forma de roseta. ... que también coinciden con las texturas más comunes conocidas en los dinosaurios ". (Christiansen y Tschopp, "Excepcionales impresiones del tegumento de estegosaurio de la formación Morrison del Jurásico superior de Wyoming", Revista Suiza de Geociencias 103:2, 2010.)

Otros elementos de precisión anatómica que dan fe de la autenticidad de estas representaciones de Ica Stone incluyen la posición de la cola y las patas. Los primeros críticos dijeron que las Piedras de Ica eran falsas, en parte porque casi todas sus colas sobresalían mientras caminaban. Los paleontólogos de la década de 1960 confiaban en que los dinosaurios arrastraban la cola. Los paleontólogos estaban equivocados y las Piedras de Ica tenían razón. Los científicos ahora creen que los dinosaurios mantuvieron sus enormes colas del suelo mientras caminaban, porque no hay marcas de arrastre en las huellas de los dinosaurios. Los dinosaurios de las Piedras de Ica están representados con precisión de pie, en lugar de con las piernas extendidas en una posición de lagarto. La estilización de los animales representados en las Piedras de Ica coincide con los encontrados en las Líneas de Nascan (mono con cola rizada, colibrí y dinosaurio estilizado). Muchas de las Piedras de Ica fueron ennegrecidas para que destaquen los grabados artísticos. Si bien en los últimos años se han fabricado algunas piedras de Ica fraudulentas para venderlas a los turistas, arqueólogos experimentados encontraron varias piedras de dinosaurios en excavaciones de tumbas. Además, el análisis microscópico de la pátina (que cubre la superficie de la piedra), las huellas de cobre y la oxidación en las ranuras de grabado ayuda a distinguir entre los artefactos auténticos y los recientemente forjados. En 2015-2016 Genesis Park participó en una investigación que buscaba una metodología para autenticar de forma independiente las Piedras de Ica. Esto resultó en un artículo publicado en una revista científica de la creación revisada por pares.

También se han encontrado dinosaurios saurópodos en cerámicas de esta misma región peruana. Los jarrones Nazcan de arriba son de la colección personal de Dennis Swift. Estos artefactos muestran a un dinosaurio menos estilizado y de aspecto muy realista con ojos grandes. Uno tiene un volante dérmico y el otro no. Esto puede haber sido un dimorfismo sexual (quizás un rasgo específico de género en los hombres). La imagen de la maceta de la derecha fue combinada digitalmente por Richard Dobbs (haga clic para ampliar).

No muy lejos de los sitios sudamericanos de Nasca se encuentran los lugares arqueológicos de los indios Moche. Estas tribus Moche habitaron el norte de Perú alrededor del año 100 al 800 d.C. Entre los artefactos que se encuentran actualmente en los museos de Lima se encuentran las ollas con pico estribo Moche (izquierda). Estos son su principal medio artístico, con vasijas de cerámica roja y blanca que muestran procedimientos médicos realistas, eventos combativos, instrumentos musicales, plantas y animales. Los guías oficiales de los numerosos museos y sitios arqueológicos de Perú le dirán que las culturas nativas representaron solo cosas que vieron en la naturaleza. Entonces, ¿qué inspiró las imágenes de dragones como esa en el canchero a la derecha? En el Museo Larco de Lima hay numerosos jarrones antiguos que representan con bastante claridad monstruos reptiles de cuello largo con tres o cuatro dedos, en algunos casos con una cabeza de trofeo en la cola. Estas criaturas se parecen a las que se muestran en las piedras de Ica, incluidos los adornos dérmicos. Se les ha llamado "Monstruos Strombus" porque a veces se los muestra escondidos en un caparazón Strombus. (Tenga en cuenta la olla Moche a la izquierda. Tanto esta pieza como el canchero son parte de la colección Genesis Park).

Las tres imágenes de arriba también son peruanas (haga clic para ampliar). A la izquierda hay una olla Moche que representa bellamente una gran forma de reptil, similar a la que se muestra en muchas de las telas funerarias. En el centro hay un artefacto de oro que se asemeja a un dinosaurio terópodo con dientes. Se encuentra en el Museo Oro del Perú en Lima. A la derecha hay una olla de Paracas que muestra una imagen de dinosaurio feroz con una cresta dérmica que baja por el tronco y la cola.

Un diccionario (Casamiquela, R., Diccionario Tehuelche, Va. Adelina: Patagonia Sur Libros, 2008.) sobre el lenguaje de los nativos patagónicos (los grupos tehuelches) del fallecido historiador Rodolfo Casamiquela muestra un mapa del siglo XVI (derecha). Representa el terreno de Terra Magellanica (lo que ahora es Argentina) y muestra un grupo de caza disparando a un ñandú y también muestra algunos animales con aspecto de dinosaurios en la parte superior. Haga clic para ampliar y ver la parte superior central y hacia la derecha.

La antigua cultura maya, que floreció alrededor del siglo VI, es famosa por sus excelentes obras de arte. Bonampak es un sitio arqueológico maya en México donde hay una serie de maravillosos murales, incluido el notable de la izquierda. Muestra la presentación de varios cautivos de guerra al gobernante, Chaan Muan, junto con algunas cabezas de trofeo (quizás traídas para sacrificarlas). Además de las cabezas humanas, los hombres llevan una cabeza de animal y lo que se parece mucho a una cabeza de dinosaurio (ampliada en la imagen de la derecha). Tanto los dientes como el gran tamaño hacen que sea dudoso que el artista maya estuviera representando un lagarto o una serpiente.

En 1945, Waldemar Julsrud, un residente de Acambaro, México que tenía experiencia arqueológica, descubrió estatuillas de arcilla enterradas al pie de la montaña El Toro. ¡Finalmente se encontraron más de 33,000 estatuillas de cerámica y piedra! Estos van desde obras de arte detalladas hasta silbidos e instrumentos musicales, representaciones de animales en forma tosca y criaturas monstruosas. Hay claras similitudes con los artefactos de la cultura Chupicuaro (800 a. C. a 200 d. C.) encontrados en la zona, una cultura que Julsrud co-descubrió.

Pero la autenticidad del hallazgo de Julsrud ha sido cuestionada porque la enorme colección incluía estatuillas de dinosaurios transparentes. En 1954, el gobierno mexicano envió un equipo de arqueólogos para investigar. En 1955, Charles Hapgood, profesor de antropología en la Universidad de New Hampshire, llevó a cabo una investigación elaborada que incluía la datación radiométrica y las pruebas de termoluminiscencia de la Universidad de Pensilvania. Las investigaciones posteriores fueron realizadas por el gobierno mexicano. Por tanto, el trabajo de Julsrud ha sido objeto de un escrutinio considerable. El mexicano El gobierno incluso encarceló a hombres por vender estos artefactos en el mercado negro. Además, los dinosaurios están modelados en poses muy ágiles y activas, que se ajustan bien a la última evidencia científica y dan crédito a los artistas que han observado a estas criaturas. Al igual que las Piedras de Ica, algunos saurópodos se representan con un distintivo volante espinal. Los restos de un caballo de la edad de hielo (ahora extinto), el esqueleto sin fosilizar de un mamut lanudo y una serie de cráneos humanos antiguos se encontraron en el mismo lugar que los artefactos de cerámica, validando la antigüedad del sitio (Hapgood, Charles, Misterio en Acambaro, 2000, pág. 82). El Dr. Ivan T. Sanderson se asombró en 1955 al descubrir que había una representación precisa de un Braquiosaurio, casi totalmente desconocido para el público en general en ese momento. Sanderson escribió: “Esta figura es una vajilla muy fina, de color negro azabache y de aspecto pulido. Tiene aproximadamente un pie de altura. El punto es que es una representación absolutamente perfecta de Braquiosaurio, conocido solo en África Oriental y América del Norte. Hay una serie de esquemas de esqueletos en la literatura estándar, pero solo una reconstrucción completa que he visto. Esto es exactamente así ". (Hapgood, p. 85.)

/>

Otra prueba de la autenticidad de los hallazgos de Julsrud es una figura que se asemeja a la Iguanodon figurilla de dinosaurio (arriba a la izquierda, crédito de la foto & # 8211 Don Patton).Este fue uno de los primeros esqueletos de dinosaurios descubiertos. El concepto inicial de su aparición fue casi cómico a mediados del siglo XIX. Para el cambio de siglo, había mejorado considerablemente, pero estaba muy por debajo de lo que conocemos ahora. La estatuilla de Acambaro exhibe el conocimiento que hemos adquirido solo en las últimas décadas. Ningún bromista podría haber fabricado este modelo en la década de 1940. De hecho, hay un movimiento en los últimos años para & # 8220slenderize & # 8221 a los dinosaurios saurópodos, lo que sugiere que eran más ágiles y menos regordetes (al igual que las figuras de Acambaro). Por ejemplo, en 2009 los científicos "idearon un nuevo modelo estadístico que puede predecir con mayor precisión la masa de un animal en función del ancho de sus huesos", lo que resultó en una reducción de Apatosaurio, que había “sido ampliamente citado por pesar alrededor de 42 toneladas. Según la nueva ecuación, estas criaturas en realidad pesaban alrededor de 20 toneladas, o menos de la mitad de las estimaciones anteriores ". (Moskowitz, Clara, "Los dinosaurios gigantes se reducen de tamaño", Ciencia viva, 12 de diciembre de 2009.) Otros Acamabaro reconocibles que se muestran arriba incluyen cifras son las Tiranosaurio estatuilla de terópodo con forma de s y el Anquilosaurio estatua. El pico de esta figura está ligeramente roto, pero los distintos cuernos, el cuello corto, las puntas dérmicas, los pies regordetes y la poderosa cola están muy bien replicados. (Ambas piezas están en la colección de Genesis Park.) El personal de Genesis Park participó en una investigación en el Monte Toro en Acambaro, donde se han excavado la mayoría de estos artefactos. Muchas figurillas permanecen enterradas en el suelo allí y regularmente se exponen nuevas piezas como resultado de la erosión, los trabajos de construcción y la agricultura.

A la izquierda hay un artefacto de Tiwanaku, un importante sitio arqueológico precolombino en Bolivia. Tiwanaku es reconocido por los estudiosos andinos como uno de los precursores más importantes del Imperio Inca. El jarrón representa dinosaurios en duelo y se cree que data de 500 a 1000 d.C. El estilo se parece mucho a las representaciones de dinosaurios de Nasca (en las Piedras de Ica).

En mayo de 2012, el investigador Vance Nelson llamó nuestra atención sobre un panel de pictografías encontradas en un saliente de roca en el borde de la cuenca del bosque lluvioso del Amazonas en el norte de Perú. Los arqueólogos seculares dicen que esta obra de arte tiene miles de años. Sorprendentemente, una de las pictografías muestra a nueve guerreros cazando lo que parece ser un dinosaurio. En la década de 1940, el explorador estadounidense Percy Fawcett trajo informes de una gran criatura parecida a un dinosaurio de esta misma región del Amazonas.

El pueblo Ashanti de Ghana en África occidental es conocido por sus tallas de bronce que se utilizaron durante siglos como pesas de oro (utilizadas junto con una balanza en el comercio de polvo de oro). Eventualmente, estas pequeñas estatuas se convirtieron en una forma de arte y muchas representan con precisión varios animales africanos. El curioso peso de oro a la izquierda se remonta a la década de 1800 y ahora es parte de la colección del Museo Penn en Filadelfia (Imagen # AF2478 encargada por Genesis Park). Inicialmente no se identificó, "a pesar de la búsqueda diligente en el reino animal". (Por favor, Margaret, Miniaturas africanas: los pesos dorados de los ashanti, 1967, p.92.) Un joyero de Filadelfia sugirió por primera vez que se parecía a un dinosaurio juvenil. (Heuvelmans, Bernard, Les Derniers Dragons d’Afrique, 1978, págs. 336–337.) Tiene una cola de abanico y una boca en forma de pico, características distintivas de algunos de los fósiles de oviraptorosaurio recientemente descubiertos.

A la izquierda hay un antiguo quemador de incienso tailandés que se muestra en el libro. Artes de Asia : Materiales, Técnicas, Estilos por Meher McArthur. Curiosamente, parece una versión estilizada de un saurópodo, cuyos huesos fosilizados se encontraron en realidad en Tailandia. Observe los pájaros posados ​​en la espalda del dragón, al igual que los vemos hoy en la espalda de un hipopótamo. Un motivo similar se ve en un quemador de incienso vietnamita a la derecha. Esta obra de bronce fundido data del siglo III d.C. y es de la cultura Dongson. La pieza se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Boston.

En lo profundo de las selvas de Camboya hay templos y palacios ornamentados de la civilización jemer. Uno de esos templos, Ta Prohm, abunda en estatuas de piedra y arte en relieve. Casi cada pulgada cuadrada de la piedra arenisca gris está cubierta con tallas detalladas. Estos representan animales familiares como monos, ciervos, caballos, elefantes, búfalos de agua, loros y lagartos. Sin embargo, una columna contiene una intrincada talla de una criatura parecida a un estegosaurio. Tenga en cuenta la postura erguida, la cola enorme y las placas (parte inferior izquierda). Pero, ¿cómo podían los artesanos que decoraban un templo budista de 800 años saber cómo era un dinosaurio cuando la ciencia occidental solo comenzó a ensamblar esqueletos de dinosaurios en los últimos dos siglos? Parece que el artista jemer había visto o recibido informes de un estegosaurio. Sin embargo, los escépticos señalan la falta de picos de cola y la cabeza de gran tamaño para cuestionar la interpretación del estegosaurio. Después de viajar a Ta Prohm en 2017, tomar fotos y mediciones de alta resolución y descubrir un segundo grabado de estegosaurio, el personal de Genes Park preparó un artículo de revista revisado por pares sobre & # 8220Los grabados de estegosaurio en Ta Prohm & # 8221 respondiendo a las críticas.

El arte medieval europeo está repleto de iconografía de dragones, gran parte de ella utilizada para tipificar el poder satánico (Apocalipsis 12: 3). Un fresco maravillosamente conservado (a la izquierda & # 8211 haga clic para agrandar el dragón) que representa al arcángel Miguel venciendo al dragón se exhibe en San Zan Degolà, una hermosa pequeña iglesia del siglo XIII en Venecia, Italia. Las proporciones del dragón y especialmente sus diminutas patas delanteras recuerdan a los pequeños dinosaurios terópodos como Compsognathus.

El país de Georgia se encuentra en el borde de Europa del Este y Asia Occidental. En lo alto de las colinas en la cima del monte Gergeti se encuentra la Iglesia de la Santísima Trinidad (también conocida como Tsminda Sameba), que se construyó originalmente en el 1300. La ventana del campanario (que se muestra a la derecha) contiene algunas tallas inusuales que se parecen bastante a dos dinosaurios, quizás enzarzados en un combate de cabezazos. Dentro de la iglesia hay un icono antiguo de San Jorge matando a un dragón con forma de serpiente. San Jorge ha sido venerado en la República de Georgia desde el siglo IV. El desgaste y la pátina de estos dragones ciertamente parecen coincidir con el resto de la construcción, lo que sugiere que es una talla original.

Las barandas del coro y las misericordias (asientos en forma de repisa para recostarse mientras está de pie) en las iglesias medievales europeas a menudo están adornados con tallas ornamentales. Un tema común son las representaciones de un dragón (que simboliza a Satanás) luchando contra un león (que simboliza a Cristo). Abajo a la izquierda hay una de esas representaciones, que muestra un dragón que se parece mucho a un dinosaurio saurópodo, tomado de la iglesia de San Remigius. También se representan otras escenas de dragones. Observe que el dragón se come a un hombre como se muestra en una misericordia de la catedral de St. David en Gales. Las misericordias de la catedral de Carlisle que muestran dragones gemelos fueron talladas en el siglo XV. Haga clic para ampliar estas imágenes.

El asesinato de un dragón feroz por San Jorge es un motivo muy común en el arte medieval. Varios artistas europeos interpretaron al dragón de manera diferente, según el conocimiento y la tradición locales. Una maravillosa representación medieval se ve en el Palau de La Generalitat en Barcelona España. La Capilla de San Jorge contiene un mantel de altar que ilustra la muerte de un dragón por parte de San Jorge. La representación tiene una semejanza asombrosa con el Nothosaurus, un reptil semiacuático (comparación a continuación). Observe el tamaño correcto, el estilo del cuerpo de cocodrilo y los fascinantes dientes largos y curvos en la parte frontal de la mandíbula que dan paso a una dentición más fina hacia la parte posterior.

Sin embargo, otra interpretación de San Jorge matando al dragón se encuentra en el Libro de Horas en latín c. 1450 d.C. que está iluminado por el maestro de Jean Chevrot y actualmente se encuentra en la Biblioteca y Museo de Morgan (abajo a la izquierda). Observe la atención del Maestro a los detalles (haga clic para agrandar), como se ve en la armadura de George, los pájaros en el cielo y los genitales del dragón. El Museo Fitzwilliam contiene otra representación (en el medio inferior izquierdo) de San Jorge destruyendo al dragón (probablemente por Brujas) de un Libro de Horas en latín c. 1490 d.C. Esta colorida obra de la escuela flamenca retrata a un dragón notablemente parecido a un dinosaurio. A continuación, presentamos (abajo en el medio a la derecha) una ilustración de George liderando un dragón derrotado como se ve en el libro. Horas Huth, publicado en los Países Bajos c. 1480 (Imagen de la Biblioteca Británica). El monstruo tiene un estómago curiosamente grande (quizás grávido) y tiene patas de telaraña. Pero tenga en cuenta la precisa oreja de reptil y el cuello de dinosaurio. Finalmente, abajo a la derecha hay una representación de San Jorge de principios del siglo XVI, cortesía de la Bibliothèque Nationale de France. La cabeza del dragón # 8217 es bastante aplanada, como el hocico del dinosaurio baryonyx que se ve a continuación.

Abajo, a la izquierda, hay otra variación artística del evento de San Jorge matando al dragón. Aquí vemos al famoso caballero de Capadocia lanzando una esbelta reptil con un cuello largo y prominente. ¿Qué habría inspirado a un artista de Brujas, Bélgica en el año 1440 a mostrar el dragón en esta pintura con un cuello tan largo? No se parece a ningún reptil común que hubiera conocido, como un lagarto o un cocodrilo. Pero se parece mucho a ciertos tipos de dinosaurios (como un juvenil Diplodocus o el pequeño reptil Tanystropheus).

Otra leyenda popular del dragón medieval involucra a Santa Margarita de Antioquía. Las historias de este joven mártir cristiano varían. Supuestamente vivió en el siglo IV d.C. y se enfrentó a una extensa persecución por convertirse en cristiana. En un momento, incluso fue atacada por un dragón, que se la tragó por completo. Pero cuando comenzó a orar dentro del reptil, la cruz que llevaba alrededor de su cuello cortó el estómago del reptil lo suficiente como para que pudiera salir afuera, matando al dragón. Varias imágenes artísticas de este evento reflejan las concepciones locales de los dragones. Observe las características de los dinosaurios (derecha) en esta ilustración de un artista belga para un Libro de horas que se encuentra actualmente en Nueva York & # 8217s Morgan Museum.

El famoso artista italiano Leonardo Da Vinci estaba dotado para trabajar en varios medios. Alrededor de 1517-1518, dibujó un dibujo a pluma y tinta titulado & # 8220Gatos, leones y un dragón & # 8221. Ahora es parte de la Colección Real que se encuentra en el Palacio de Buckingham. Todos los gatos están dibujados con el increíble realismo y detalle que proviene de la observación personal. El único dragón tiene una semejanza notable con un pequeño dinosaurio saurópodo. ¡Pero los dinosaurios no serían descubiertos en Europa hasta dentro de tres siglos! ¿En qué basó Leonardo su dibujo de dragón? La única característica extraña es la cola enroscada. Hay una nota del artista & # 8217s en la parte inferior del dibujo: “De flexión y extensión & # 8221. Quizás hubo una especie de pequeño saurópodo conocida en la Edad Media que podía enrollar su cola. O tal vez la postura inusual de la cola se basó en informes de lagartos comunes que pueden enrollar su cola y usarla para agarrar.

Algunos de los hermosos castillos franceses construidos a fines de la Edad Media y principios del siglo XVI tienen dramáticas ilustraciones de dragones talladas en sus paredes, techos y muebles. Estos incluyen Château de Chambord, Château de Blois y Château Azay-le-Rideau. Llamados & # 8220salamanders & # 8221 basados ​​en una salamandra legendaria que podía sobrevivir al fuego, se convirtieron en elementos decorativos especialmente populares en la construcción durante el reinado de Francisco I. A menudo se los retrata en realidad como un dragón que escupe fuego, como el Leviatán bíblico. Varias características hacen que estos & # 8220salamanders & # 8221 sean diferentes de los anfibios que conocemos con ese nombre en la actualidad. Están representados con cuellos largos, escamas, dientes prominentes, garras poderosas y una postura erguida. La forma está mucho más cerca de las representaciones de dragones reptiles comunes en el arte europeo de ese período. Tenga en cuenta las similitudes entre estos dragones & # 8220salamander & # 8221 a continuación y su parecido con dinosaurios como Thecodontosaurus, Plateosaurus o Baryonyx (cuyos fósiles se encuentran en múltiples lugares de Europa). Varios muebles de la casa real de esa época también representan un dragón similar, como la antigua olla francesa de abajo a la derecha. Un tapiz en el castillo de Blois retrata a un dragón (y su bebé) con cuernos retorcidos en la cabeza que recuerdan al dinosaurio. Dracorex hogwartsia. [Crédito de la foto: Don Patton.]

En Roma hay obras de arte similares en el exterior de la Iglesia de San Luis de los Franceses. Esto sirvió durante muchos años como la iglesia nacional de Francia en Roma y se completó en la década de 1580. Observe en la obra de arte del dragón (a la izquierda) el cuello largo, los pies de tridactilo, la cola larga, el volante del cuello, las escamas y, especialmente, las patas de aspecto de dinosaurio. Caen rectas, en lugar de estar extendidas paralelas al suelo como las patas de una salamandra o de un lagarto. Aunque expuesto a los elementos en el exterior de la iglesia, el trabajo detallado se ha conservado notablemente bien durante casi cinco siglos. Haga clic para ampliar esta increíble talla de dragón.

/> En 1496, el obispo de Carlisle, Richard Bell, fue enterrado en la catedral de Carlisle, en el extremo norte de Inglaterra, cerca de la frontera con Escocia. La tumba (ver extremo derecho) tiene incrustaciones de bronce y varios animales grabados en ella. Aunque usado por los innumerables pies que lo pisaron desde la Edad Media, una representación en particular es intrigante por su similitud con un dinosaurio saurópodo. Parece ser dos dinosaurios de cuello largo con el cuello enredado como las representaciones del dragón egipcio de Hierocónpolis mencionadas anteriormente (tal vez una postura amorosa). Las largas colas sobresalen rectas como un Apatosaurio y de uno (quizás el masculino) picos deportivos al final. Entre las aves, el perro, la anguila, el murciélago, el zorro, etc.representados alrededor de la tumba, esta convincente representación de dos criaturas de cuello largo debe considerarse evidencia de que el hombre y los dinosaurios coexistieron.


Virus gigante de 30.000 años & # x27 vuelve a la vida & # x27

Se encontró congelado en una capa profunda del permafrost siberiano, pero después de descongelarse se volvió infeccioso una vez más.

Los científicos franceses dicen que el contagio no representa ningún peligro para los humanos o los animales, pero otros virus podrían desencadenarse a medida que el suelo quede expuesto.

El profesor Jean-Michel Claverie, del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de la Universidad de Aix-Marsella en Francia, dijo: "Esta es la primera vez que vemos un virus que sigue siendo infeccioso después de este período de tiempo". & quot

El antiguo patógeno fue descubierto enterrado a 30 m (100 pies) de profundidad en el suelo helado.

Llamado Pithovirus sibericum, pertenece a una clase de virus gigantes que se descubrieron hace 10 años.

Todos son tan grandes que, a diferencia de otros virus, pueden verse al microscopio. Y este, que mide 1,5 micrómetros de largo, es el más grande que se haya encontrado.

La última vez que infectó algo fue hace más de 30.000 años, pero en el laboratorio ha vuelto a la vida.

Las pruebas muestran que ataca a las amebas, que son organismos unicelulares, pero no infecta a los seres humanos ni a otros animales.

El coautor, el Dr. Chantal Abergel, también del CNRS, dijo: "Entra en la célula, se multiplica y finalmente mata a la célula". Es capaz de matar a la ameba, pero no & # x27t infectará una célula humana & quot.

Sin embargo, los investigadores creen que otros patógenos más mortales podrían estar encerrados en el permafrost de Siberia.

"Estamos abordando este problema mediante la secuenciación del ADN que está presente en esas capas", dijo el Dr. Abergel.

"Esta sería la mejor manera de averiguar qué es peligroso allí".

Los investigadores dicen que esta región está amenazada. Desde la década de 1970, el permafrost se ha retirado y reducido en espesor, y las proyecciones del cambio climático sugieren que seguirá disminuyendo.

También se ha vuelto más accesible y está siendo observado por sus recursos naturales.

El profesor Claverie advierte que exponer las capas profundas podría exponer nuevas amenazas virales.

Dijo: "Es una receta para el desastre. Si comienza a tener exploraciones industriales, la gente comenzará a moverse por las capas profundas de permafrost. A través de la minería y la perforación, esas capas viejas serán penetradas y de aquí es de donde viene el peligro ''.

Le dijo a BBC News que las cepas antiguas del virus de la viruela, que fue declarado erradicado hace 30 años, podrían representar un riesgo.

"Si es cierto que estos virus sobreviven de la misma manera que sobreviven los virus de las amebas, entonces la viruela no se erradica del planeta, sólo la superficie", dijo.

"Al profundizar, podemos reactivar la posibilidad de que la viruela vuelva a convertirse en una enfermedad de los humanos en los tiempos modernos".

Sin embargo, aún no está claro si todos los virus podrían volver a activarse después de haber estado congelados durante miles o incluso millones de años.

"Esa es la pregunta de los seis millones de dólares", dijo el profesor Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham, que comentaba la investigación.

"Encontrar un virus que aún sea capaz de infectar a su anfitrión después de tanto tiempo es bastante asombroso, pero nadie puede adivinar cuánto tiempo podrían permanecer viables otros virus en el permafrost". Dependerá mucho del virus real. Dudo que todos sean tan robustos como este.

Añadió: “Congelamos virus en el laboratorio para preservarlos para el futuro. Si tienen una envoltura de lípidos, como la gripe o el VIH, por ejemplo, entonces son un poco más frágiles, pero los virus con una capa de proteína externa, como la fiebre aftosa y los virus del resfriado común, sobreviven mejor.

"Pero es el congelamiento-descongelamiento lo que plantea los problemas, porque a medida que el hielo se forma y luego se derrite, se produce un efecto de daño físico". Si sobreviven a esto, entonces necesitan encontrar un anfitrión para infectar y necesitan encontrarlo bastante rápido.


Cuatro asombrosos animales momificados de la Edad del Hielo

El remoto y helado norte de la República de Yakutia en Siberia se ha hecho famoso por el descubrimiento de restos de mamíferos de la Edad de Hielo dentro de sus espesos depósitos de permafrost.

En algunos casos, se han desenterrado cadáveres enteros enterrados que se han encogido y desecado a un estado momificado natural.

Dichos hallazgos pueden ayudar a los científicos a responder preguntas clave sobre las especies extintas, las condiciones en las que vivían y sus relaciones con otras especies, incluidos los animales que viven en la actualidad.

Aquí hay cuatro momias que nos han dado pistas sobre cómo fue vivir la Edad del Hielo.

El bisonte Yukagir

De pie 2 metros de altura en los hombros con grandes cuernos curvados hacia afuera en la punta, el bisonte de estepa (Priscus de bisonte) debe haber sido un enemigo formidable para los cazadores humanos de la Edad de Hielo.

El bisonte fue encontrado durmiendo sin signos de lesiones.

Los miembros de la comunidad tribal de Yukagir descubrieron los restos completos y notablemente bien conservados de un bisonte estepario macho en Yakutia en agosto de 2011. Se cree que se encuentra en mejores condiciones que los otros dos especímenes completos conocidos. La datación por radiocarbono de muestras de cuerno y cabello sugiere que vivió hace unos 10.500 años.

Gennady Boeskorov, de la Academia de Ciencias de Rusia, en Yakutsk y sus colegas estiman que el toro pesaba entre 500 y 600 kilogramos y medía 1,7 m de altura en los omóplatos. Se encontró durmiendo sin signos de lesiones, por lo que se cree que murió por causas naturales. El polen descubierto en su estómago muestra que comía pastos y hierbas silvestres. El análisis de ADN ayudará a los científicos a comprender las relaciones entre las diferentes especies de bisontes antiguos y los bisontes modernos de América del Norte.

El bisonte de la estepa vivió en el norte de Europa, Asia y América del Norte, principalmente durante el Pleistoceno, hace entre dos millones y 11.700 años. Era un poco más grande que el bisonte americano actual, con cuernos más grandes y una segunda joroba en la espalda. Varios ejemplos de arte rupestre de la Edad de Piedra presentan la especie, incluida una escena en Villars en Francia en la que un bisonte herido está corneando a un cazador caído.

El rinoceronte lanudo de Kolyma

Se han descubierto restos de rinocerontes lanudos tan al oeste como las islas británicas y tan al este como la península de Chukotka, el extremo oriental de Siberia. Se cree que fueron uno de los grandes mamíferos más abundantes de Eurasia. Sin embargo, solo hemos encontrado los restos de un puñado.

Las cortas patas del rinoceronte pueden haber tenido problemas con el aumento de la nieve profunda

En 2007, los mineros de oro descubrieron los restos congelados bien conservados de una hembra de rinoceronte lanudo en la apertura de una mina de oro en Yakutia.

Boeskorov, que estudió el cadáver momificado, estimó que probablemente pesaba alrededor de 1,5 toneladas. El rinoceronte tenía una piel y un pelaje espesos de color marrón, una cola corta cubierta de piel y orejas estrechas de la misma forma que las representadas en las pinturas rupestres. Vivió hace unos 39.000 años.

Si bien el rinoceronte estaba bien adaptado para las condiciones de frío helado, sus patas cortas pueden haber luchado con un aumento de la nieve profunda causado por las temperaturas más altas del Pleistoceno tardío y el Holoceno temprano, cree Boeskorov.

El pony Selerikan

Los mineros de oro también se encontraron con dos patas y una cola pertenecientes a un pony momificado que se asomaba por el techo de un túnel que estaban cavando nueve metros bajo tierra congelada cerca de la parte superior del río Indigirka, en Yakutia, en 1968. Expertos del Instituto Zoológico de San Petersburgo Pudieron recuperar la mayor parte del cuerpo excepto la cabeza.

Se descubrió que era un caballo de Przewalski & rsquos (Equus przewalskii), un caballo salvaje que solo se encuentra hoy en día en Mongolia.

Conocido como el pony Selerikan, el semental maduro vivió hace entre 35.000 y 39.000 años, y probablemente murió a la edad de siete u ocho años.

Su tracto gastrointestinal estaba lleno, lo que sugiere que murió rápidamente. El análisis del contenido del estómago identificó pastos, juncos, hierbas y plantas leñosas como parte de su dieta. La posición en la que se encontró el cadáver, con las patas traseras apuntando hacia abajo y las patas delanteras más horizontales, llevó a los científicos a concluir que el pony había muerto después de quedar atrapado en un pantano.

El mamut Yuka

Aquí hay una idea: algunos antiguos cazadores humanos usaban leones para atrapar animales salvajes antes de mudarse para reclamar su presa. No hay pruebas, pero sí algunas pruebas circunstanciales, en forma de marcas en el cuerpo de una joven mamut.

Un corte largo y recto y marcas en un "patrón de escalera repetido" podrían haber sido hechos con herramientas humanas.

Los miembros de la tribu Yukagir encontraron el cadáver en la costa de un área llamada Oyagossky Yar en Yakutia en 2009. Apodada Yuka por sus buscadores, su piel y parte de su pelaje rubio fresa están bien conservados, al igual que muchos músculos y ligamentos momificados. . Inusualmente, su tronco está intacto.

La investigación sugiere que el animal tenía entre 8 y 10 años cuando murió, no medía más de 165 cm de altura a la altura de los hombros y vivió hace 39.000 años. Antes del descubrimiento, nadie sabía cómo eran los mamuts en esta etapa de desarrollo. Los investigadores se sorprendieron al ver los inicios de colmillos que aún no habían atravesado la piel.

Las marcas no se parecen a ninguna de las herramientas de piedra conocidas.

Yuka tenía cortes y rasguños sin cicatrizar que sugieren que fue atacado por un gran depredador, probablemente un león cavernario, poco antes de su muerte. Sin embargo, se cree que no han penetrado lo suficiente como para causar su muerte. Mientras tanto, herramientas humanas podrían haber hecho un corte largo y recto y marcas en un "patrón de escalera repetido".

Así que Daniel Fisher, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, ha sugerido que las marcas similares a las de los humanos fueron hechas por cazadores humanos que habían sacado a los leones de una presa. Hay un precedente: los miembros de la tribu Dorobo en Kenia todavía obtienen carne robando matanzas de leones.

Si se confirma que las marcas fueron hechas por cazadores, sería la primera evidencia de interacción entre humanos antiguos y mamuts en esta parte del mundo. Sin embargo, las marcas no se parecen a ninguna de las herramientas conocidas de la edad de piedra, por lo que otros investigadores piensan que pueden haber sido hechas más recientemente.


Investigación helada

Estudiar microbios glaciares ancestrales puede ser un desafío. Esto se debe a que es extremadamente fácil contaminar muestras de núcleos de hielo con los bacterias. Entonces, los investigadores crearon un nuevo protocolo para muestreo microbiano y viral ultralimpio.

En este caso, las dos muestras de núcleos de hielo de la capa de hielo de Guliya en el Meseta tibetana fueron recolectados en 1992 y 2015. Sin embargo, en esos momentos, no se tomaron medidas especiales para evitar la contaminación microbiana durante la perforación, manipulación o transporte de testigos.

En otras palabras, el exterior de estos núcleos de hielo estaba contaminado. Pero el interior aún estaba prístino, escribieron los investigadores en el estudio. Para acceder a la parte interior de los núcleos, los investigadores se instalaron en una habitación fría y mdash el termómetro se fijó a 23 grados Fahrenheit (menos 5 grados Celsius) y mdash y utilizaron una sierra de cinta esterilizada para cortar 0,2 pulgadas (0,5 centímetros) de hielo de la capa exterior. Entonces, los investigadores lavó los núcleos de hielo con etanol para derretir otras 0,2 pulgadas de hielo. Finalmente, lavaron las siguientes 0,2 pulgadas con agua esterilizada.

Después de todo este trabajo (raspando alrededor de 0,6 pulgadas o 1,5 cm de hielo), los investigadores llegaron a una capa no contaminada que pudieron estudiar. Este método se mantuvo incluso durante las pruebas en las que los investigadores cubrieron la capa exterior del hielo con otras bacterias y virus.

El experimento reveló 33 grupos de géneros de virus (también conocidos como géneros) en los núcleos de hielo. De estos, 28 eran previamente desconocidos para la ciencia, dijeron los investigadores. "Los los microbios diferían significativamente a través de los dos núcleos de hielo ", escribieron los investigadores en el estudio," presumiblemente representando las muy diferentes condiciones climáticas en el momento de la deposición ".

No es de extrañar que el glaciar haya mantenido estos misteriosos virus durante tanto tiempo, dijeron los investigadores.

"Estamos muy lejos de tomar muestras de toda la diversidad de virus en la Tierra", dijo Chantal Abergel, investigadora en virología ambiental del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, que no participó en el estudio. le dijo a Vice.

Como hecho por el hombre cambio climático derrite los glaciares en todo el mundo, estos archivos virales podrían perderse, anotaron los investigadores. La investigación de virus antiguos "proporciona una primera ventana a los genomas virales y su ecología a partir del hielo de los glaciares", escribieron los investigadores en el estudio, "y enfatiza su probable impacto en abundantes grupos microbianos [hoy]".


Estoy un poco sorprendido de que una revista científica haya hecho una suposición al final de este artículo, ya que afirmaron que el glaciar se encontró debido a la actividad humana. No soy un negacionista del clima, pero la declaración me sonó hueca, ya que los factores causales de esta declaración todavía se están debatiendo en todo el mundo y puede encontrar una amplia variedad de expertos dispuestos a tomar partido a favor y en contra de esta afirmación. Sugeriría que se hiciera una modificación a esta declaración.

Por cada molécula de CO2 que emiten los volcanes en el transcurso de un año, los humanos liberan 60 durante un año. Nunca ha habido un volcán en la historia humana registrada que haya producido más CO2 del que los humanos modernos crean en un mes, y mucho menos en un año, y mucho menos "toda la existencia humana". Por supuesto, no recuerdas el nombre, porque no existe y las invenciones de la imaginación se olvidan fácilmente.

Aquí hay un artículo para aclararlo, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), uno de los principales organismos gubernamentales que estudian el cambio climático global y empleador de algunos de los científicos climáticos más destacados del mundo:


Estoy un poco sorprendido de que una revista científica haya hecho una suposición al final de este artículo, ya que afirmaron que el glaciar se encontró debido a la actividad humana. No soy un negacionista del clima, pero la declaración me sonó hueca, ya que los factores causales de esta declaración todavía se están debatiendo en todo el mundo y puede encontrar una amplia variedad de expertos dispuestos a tomar partido a favor y en contra de esta afirmación. Sugeriría que se hiciera una modificación a esta declaración.

Recomiendo volver a calibrar su GPS periodístico, el sitio web de Fox News está en algún lugar a la derecha de aquí. Pero en serio, tan pronto como empiezas a hablar de "una fabricación del partido liberal", revelas que estás hablando desde el punto de vista habitual centrado en Estados Unidos de la mayoría de los que niegan el cambio climático. Una vez que se traspasa las costas actualmente ignoradas de los EE. UU., Se da cuenta de que los gobiernos de casi todas las más de 190 naciones del planeta, independientemente de su inclinación política, aceptan la verdad del cambio climático. Al igual que prácticamente todas las agencias gubernamentales y no gubernamentales, asociaciones e institutos científicos, asociaciones comerciales y cualquier otra agrupación organizada o aleatoria de seres humanos que estén en condiciones de comentar o verse afectados por el cambio climático.

Entonces, su supuesta conspiración liberal parece haber saltado la valla política y haber sido adoptada por casi todos en el maldito planeta, independientemente de su política. En tales circunstancias, la suposición más razonable es que están operando en base a hechos, no volcando cientos de miles de millones de dólares de sus monedas nacionales combinadas para luchar contra dragones, serpientes marinas y otras bestias imaginarias.

Por último, lo curioso de los hechos es que no son como partículas cuánticas que dependen de su observación para existir. No requieren su consentimiento o creencia en ellos para existir o para ser hechos, es decir, para ser la verdad, una declaración precisa sobre el mundo que nos rodea. Entonces, cuando comienzas a anunciar, con bastante orgullo, parece que no crees en el cambio climático, como si el tema en cuestión fueran ovnis o Bigfoot, estás cuestionando tu credibilidad mucho más que la credibilidad del montaña literal de evidencia que nos dice que, sí, Virginia, hay cambio climático.


7 La vida antigua era muy adaptable

Nunca hay una extinción total, ni siquiera cuando un asteroide masivo impacta el planeta. Por ejemplo, en la juventud de la Tierra y los rsquos, el oxígeno producido por esas cianobacterias novedosas era venenoso para la mayoría de las formas de vida primitivas. Aunque muchos odiadores del oxígeno murieron, otros se adaptaron volviéndose más complejos. La extinción ocurre una y otra vez, pero Ian Malcolm en Parque jurásico Tenía razón cuando dijo que la vida siempre encuentra la manera de seguir adelante.

Según el registro fósil, la supervivencia y la extinción se reducen a factores como la demografía. Si un grupo tiene muchas especies esparcidas por todo el mundo, entonces existe la posibilidad de que al menos una o dos superen un evento de extinción. Otras influencias son las condiciones ambientales y los factores genéticos que hacen que una especie sea vulnerable o adaptable.

Los cangrejos herradura realmente tienen lo correcto y mdashhan y rsquo han sobrevivido a cuatro grandes extinciones masivas e innumerables más pequeñas. ¡No es de extrañar que estén atormentados por la culpa de los supervivientes y los rsquos!


Ver el vídeo: El milagro de la planta que resucita - Cajas de ciencia (Mayo 2022).