Podcasts de historia

¿Por qué estamos tan fascinados por los Caballeros Templarios?

¿Por qué estamos tan fascinados por los Caballeros Templarios?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Este artículo es una transcripción editada de The Templars with Dan Jones en Our Site de Dan Snow, transmitido por primera vez el 11 de septiembre de 2017. Puede escuchar el episodio completo a continuación o el podcast completo de forma gratuita en Acast.

La orden militar de los Caballeros Templarios se estableció en Jerusalén alrededor de 1119 o 1120, hace casi 1.000 años. Entonces, ¿por qué la mística y el mito que los rodea siguen siendo tan fuertes hoy en día? En resumen, ¿qué pasa con lo de los Templarios?

Maduro para las teorías de la conspiración

Los Caballeros Templarios eran una de las muchas órdenes militares de este tipo. Pero hoy, no hablamos a menudo de los Hospitalarios o los Caballeros Teutónicos. Nadie está haciendo películas de Hollywood o series de televisión de gran presupuesto sobre esos pedidos, a pesar de que también fueron de muy alto perfil en su día. Siempre son los Templarios, ¿verdad?

Un poco de eso debe provenir de los orígenes de la orden y del hecho de que recibió su nombre del Templo de Salomón que, según la Biblia hebrea, fue destruido en el 587 a. C. y se cree que estuvo ubicado en el sitio conocido hoy como Haram. Al Sharif o el Monte del Templo (ver imagen superior).

Una pintura de Balduino II, rey de Jerusalén, cediendo Haram Al Sharif (también conocido como el Monte del Templo), el lugar que se cree del Templo de Salomón, a los fundadores de los Caballeros Templarios Hugues de Payns y Gaudefroy de Saint-Homer.

Todos los misterios centrales de la fe cristiana provienen de ese sitio. Y entonces, esa es en parte la razón por la que los Caballeros Templarios continúan fascinando a tanta gente. Pero también es mucho más que eso.

Nadie está haciendo películas de Hollywood o series de televisión de gran presupuesto sobre los Hospitalarios o los Caballeros Teutónicos.

La naturaleza de la caída de los templarios, junto con la grotesca propaganda negra que se dirigió contra ellos y su enorme riqueza e irresponsabilidad, como bien como la combinación de su historia de elementos militares, espirituales y financieros, todo se junta para crear una organización que está lista para tener teorías de conspiración de grandes planes globales, etc.

Pero la naturaleza de la caída de los Templarios, el hecho de que fueron derribados tan rápido, tan devastadora y brutalmente en tan poco tiempo, y luego parecía desaparecer, es quizás la razón principal de la continua mística que los rodea. Era como si estuvieran ... enrollados. La gente encuentra eso muy, muy difícil de creer.

Dan Jones analiza su libro 'Los Caballeros Templarios' en el Templo en el centro de Londres, la encarnación física de esta orden religiosa medieval que también entrenó a monjes guerreros.

Ver ahora

Piensan que algunos de los templarios deben haber escapado, y que la ferocidad con la que la corona francesa los persiguió debe significar que poseían algo más que riqueza, que debió haber algún gran secreto que habían encontrado en Jerusalén. Tales teorías son todas especulaciones totales, pero puedes ver por qué es atractivo.

Era como si los Templarios estuvieran ... enrollados.

Podrías replicar a esa teorización con: “Oye, ¿te acuerdas de una empresa llamada Lehman Brothers? ¿Y Bear Stearns? Sabes, también desaparecieron así en 2008. Sabemos que esto puede pasar ”. Pero eso realmente no responde al punto sustantivo.

Leyendas en su propia vida

En la historia de los templarios también hay grandes lagunas, en parte porque el Archivo Central Templario, que se trasladó de Jerusalén a Akka a Chipre, desapareció cuando los otomanos tomaron Chipre en el siglo XVI. Así que hay muchas cosas que no sabemos sobre los Templarios.

Agregue a eso el hecho de que los Templarios fueron genuinamente leyendas en su propia vida. Si se remonta a principios de 1200, cuando Wolfram Von Eschenbach estaba escribiendo historias del Rey Arturo, colocó a los Templarios como guardianes de esta cosa llamada el grial.

Temple Church en el centro de Londres es la encarnación física de los Caballeros Templarios, una orden religiosa que también se entrenó como monjes guerreros. Esta es una historia fuerte en la narrativa y llena de batallas y sed de sangre.

Ver ahora

Ahora bien, la idea del grial, la historia del santo grial, es algo que tiene una especie de vida propia, una mística y un misterio propios. ¿Qué era? ¿Existió? ¿De dónde vino? Que significa?

La ferocidad con la que la corona francesa persiguió a los templarios ha llevado a algunos a creer que la orden debe haber poseído algo más que riqueza.

Conecte eso a los Templarios y tendrá esta especie de mezcla increíble de mito, magia, sexo, escándalo y misterio sagrado que ha demostrado ser comprensiblemente irresistible para los guionistas y novelistas, para las personas que producían entretenimiento desde principios del siglo XIII.

El amor de la industria del entretenimiento por la historia de los Templarios no es un fenómeno del siglo XX o XXI. De hecho, es una parte tan importante de la historia de los Templarios como la de la orden. real historia.

Una lección medieval de branding

La marca de los Templarios fue fenomenal, incluso en su época. Nos gusta pensar que los niños del siglo XXI inventamos la marca. Pero los Templarios lo dominaron en las décadas de 1130 y 1140. Para los caballeros, un uniforme blanco; para los sargentos, un uniforme negro, todo adornado con la cruz roja que simbolizaba la disposición de los templarios a derramar sangre en el nombre de Cristo o por la sangre que Cristo había derramado.

Y su nombre también, que evocaba los misterios centrales del cristianismo, era una idea muy potente y sexy. Y cuando miras a los Templarios a lo largo de los años, se hicieron muchos enemigos. Pero solo uno de ellos comprendió realmente dónde eran vulnerables los Templarios.

Una pintura que representa la batalla de Hattin en 1187.

Si tomamos al gran sultán Saladino, por ejemplo, pensó que la forma de deshacerse de los templarios era matándolos. Después de la Batalla de Hattin en 1187, después de la cual Jerusalén volvió a caer en manos musulmanas, Saladino pagó una gran cantidad de dinero para que todos los templarios que sus hombres habían podido capturar le fueran llevados y alineados.

Doscientos templarios y hospitalarios se alinearon frente a Saladino y él permitió que su séquito religioso se ofreciera como voluntario para decapitarlos uno por uno. Estos eran tipos que no eran verdugos, ni verdugos, por lo que fue una escena sangrienta.

El amor de la industria del entretenimiento por la historia de los Templarios no es un fenómeno del siglo XX o XXI.

Pensó que esta era la forma de llegar a los Templarios: matar a sus miembros. Pero estaba equivocado porque en 10 años los Templarios se habían recuperado.

La persona que entendió cómo dañar a los Templarios fue Felipe IV de Francia porque entendió que la orden era una marca. Representaba ciertos valores. Y así Felipe atacó la castidad de los Templarios, su probidad, su religiosidad, todo lo cual constituía el núcleo de por qué la gente donaba a la orden y por qué la gente se unía a ella.

Se le ocurrió esta lista de acusaciones que esencialmente decía: "Sí, has hecho votos de pobreza, castidad y obediencia, pero no has sido obediente a la iglesia. Habéis estado dando vueltas con este asqueroso dinero vuestro y os habéis estado follando el uno al otro ". Así que fue duro con los valores centrales de los templarios y ahí fue donde eran débiles.


Historia de los Caballeros Templarios

Los Caballeros Templarios eran la fuerza de combate de élite de su época, altamente entrenados, bien equipados y altamente motivados, uno de los principios de su orden religiosa era que tenían prohibido retirarse en la batalla, a menos que fueran superados en número tres a uno, e incluso entonces solo por orden de su comandante, o si bajaba la bandera templaria. No todos los Caballeros Templarios eran guerreros. La misión de la mayoría de los miembros era de apoyo: adquirir recursos que pudieran utilizarse para financiar y equipar al pequeño porcentaje de miembros que luchaban en el frente. En realidad, había tres clases dentro de las órdenes. La clase más alta era el caballero. Cuando un candidato prestó juramento en la orden, convirtieron al caballero en monje. Vestían túnicas blancas. Los caballeros no podían poseer propiedades ni recibir cartas privadas. No puede estar casado ni comprometido y no puede tener ningún voto en ninguna otra Orden. No podía tener más deudas de las que podía pagar, ni enfermedades. La clase de sacerdotes templarios era similar a la del capellán militar de hoy en día. Con túnicas verdes, llevaron a cabo servicios religiosos, dirigieron oraciones y se les asignó el mantenimiento de registros y la redacción de cartas. Siempre usaban guantes, a menos que estuvieran dando la Sagrada Comunión. Los hombres de armas montados representaban la clase más común y se les llamaba "hermanos". Por lo general, se les asignaba dos caballos cada uno y ocupaban muchos puestos, incluidos guardia, mayordomo, escudero u otras vocaciones de apoyo. Como personal de apoyo principal, vestían túnicas negras o marrones y vestían parcialmente una cota de malla o una cota de malla. La armadura no era tan completa como la de los caballeros. Debido a esta infraestructura, los guerreros estaban bien entrenados y muy bien armados. Incluso sus caballos estaban entrenados para luchar en combate, completamente armados. [1] La combinación de soldado y monje también fue poderosa, ya que para los caballeros templarios, el martirio en la batalla era una de las formas más gloriosas de morir.

Los templarios también fueron astutos tácticos, siguiendo el sueño de San Bernardo que había declarado que una pequeña fuerza, en las condiciones adecuadas, podía derrotar a un enemigo mucho más grande. Una de las batallas clave en las que se demostró fue en 1177, en la batalla de Montgisard. El famoso líder militar musulmán Saladino intentaba avanzar hacia Jerusalén desde el sur, con una fuerza de 26.000 soldados. Había inmovilizado a las fuerzas del rey Balduino IV de Jerusalén, unos 500 caballeros y sus partidarios, cerca de la costa, en Ascalon. Ochenta caballeros templarios y su propio séquito intentaron reforzar. Se encontraron con las tropas de Saladino en Gaza, pero se consideró una fuerza demasiado pequeña para que valiera la pena luchar, por lo que Saladino les dio la espalda y se dirigió con su ejército hacia Jerusalén.

Una vez que Saladino y su ejército avanzaron, los Templarios pudieron unirse a las fuerzas del Rey Balduino y juntos avanzaron hacia el norte a lo largo de la costa. Saladino había cometido un error clave en ese momento: en lugar de mantener unidas sus fuerzas, permitió que su ejército se extendiera temporalmente y saqueara varias aldeas en su camino a Jerusalén. Los Templarios aprovecharon este bajo estado de preparación para lanzar una emboscada sorpresa directamente contra Saladino y su guardaespaldas, en Montgisard, cerca de Ramla. El ejército de Saladino estaba demasiado disperso para defenderse adecuadamente, y él y sus fuerzas se vieron obligados a pelear una batalla perdida mientras se retiraban hacia el sur, terminando con solo una décima parte de su número original. La batalla no fue la final con Saladino, pero compró un año de paz para el Reino de Jerusalén, y la victoria se convirtió en una leyenda heroica.

Otra táctica clave de los Templarios fue la de "carga de escuadrón". Un pequeño grupo de caballeros y sus caballos de guerra fuertemente armados se reunirían en una unidad compacta que galoparía a toda velocidad hacia las líneas enemigas, con una determinación y fuerza de voluntad que dejaban en claro que preferirían suicidarse antes que retroceder. Este aterrador ataque con frecuencia tendría el resultado deseado de abrir un agujero en las líneas enemigas, dando así una ventaja a las otras fuerzas cruzadas. [2]

Los Templarios, aunque relativamente pequeños en número, se unieron habitualmente a otros ejércitos en batallas clave. Serían la fuerza que atravesaría las líneas del frente del enemigo al comienzo de una batalla, o los combatientes que protegerían al ejército desde la retaguardia. Lucharon junto al rey Luis VII de Francia y el rey Ricardo I de Inglaterra. [3] Además de las batallas en Palestina, los miembros de la Orden también lucharon en español y portugués. Reconquista.

Aunque inicialmente era una orden de monjes pobres, la sanción papal oficial convirtió a los Caballeros Templarios en una organización benéfica en toda Europa. Más recursos llegaron cuando los miembros se unieron a la Orden, ya que tenían que hacer juramentos de pobreza y, por lo tanto, a menudo donaban grandes cantidades de su efectivo o propiedad original a la Orden. Los ingresos adicionales provienen de las transacciones comerciales. Dado que los propios monjes juraron pobreza, pero tenían la fuerza de una infraestructura internacional grande y confiable detrás de ellos, los nobles los usaban ocasionalmente como una especie de banco o poder. Si un noble deseaba unirse a las Cruzadas, esto podría implicar una ausencia de su hogar durante años. Así que algunos nobles colocarían toda su riqueza y negocios bajo el control de los Templarios, para protegerlos hasta su regreso. El poder financiero de la Orden se volvió sustancial, y la mayor parte de la infraestructura de la Orden no se dedicó al combate, sino a actividades económicas.

En 1150, la misión original de la Orden de proteger a los peregrinos se había convertido en una misión de proteger sus objetos de valor a través de una forma innovadora de emitir cartas de crédito, un precursor temprano de la banca moderna. Los peregrinos visitaban una casa templaria en su país de origen, depositando sus escrituras y objetos de valor. Los Templarios entonces les entregarían una carta que describiera sus posesiones. Los eruditos modernos han declarado que las letras fueron encriptadas con un alfabeto cifrado basado en una Cruz de Malta, sin embargo, hay cierto desacuerdo al respecto, y es posible que el sistema de código se introdujo más tarde y no algo usado por los propios Templarios medievales. [4] [5] [6] Mientras viajaban, los peregrinos podían presentar la carta a otros templarios en el camino para "retirar" fondos de sus cuentas. Esto mantuvo a los peregrinos a salvo, ya que no llevaban objetos de valor, y aumentó aún más el poder de los templarios.

La participación de los Caballeros en la banca creció con el tiempo hasta convertirse en una nueva base para el dinero, a medida que los Templarios se involucraron cada vez más en las actividades bancarias. Una indicación de sus poderosas conexiones políticas es que la participación de los templarios en la usura no dio lugar a más controversias dentro de la Orden y la iglesia en general. Oficialmente, la iglesia prohibió la idea de prestar dinero a cambio de intereses, pero la Orden eludió esto con astutas lagunas, como la estipulación de que los Templarios conservaban los derechos de producción de la propiedad hipotecada. O, como dijo un investigador templario, "como no se les permitía cobrar intereses, en su lugar cobraron el alquiler". [7]

Sus posesiones eran necesarias para apoyar sus campañas en 1180, un noble borgoñón necesitaba 3 kilómetros cuadrados de propiedad para mantenerse como caballero, y en 1260 esto había aumentado a 15,6 km². La Orden potencialmente soportaba hasta 4,000 caballos y animales de carga en un momento dado, si se seguían las disposiciones de la regla, estos caballos tenían costos de mantenimiento extremadamente altos debido al calor en Outremer (Estados cruzados en el Mediterráneo oriental), y tenían altas tasas de mortalidad debido tanto a las enfermedades como a la estrategia de los arqueros turcos de apuntar al caballo de un caballero en lugar del propio caballero. Además, las altas tasas de mortalidad de los caballeros en el este (normalmente el noventa por ciento en batalla, sin incluir los heridos) resultaron en costos de campaña extremadamente altos debido a la necesidad de reclutar y entrenar a más caballeros. En 1244, en la batalla de La Forbie, donde solo sobrevivieron treinta y tres de los 300 caballeros, se estima que la pérdida financiera fue equivalente a una novena parte de los ingresos anuales de los Capetos. [ cita necesaria ]

Las conexiones políticas de los Templarios y la conciencia de la naturaleza esencialmente urbana y comercial de la Outremer Las comunidades llevaron a la Orden a una posición de gran poder, tanto en Europa como en Tierra Santa. [ cita necesaria ] Poseían grandes extensiones de tierra tanto en Europa como en Oriente Medio, construían iglesias y castillos, compraban granjas y viñedos, participaban en la fabricación e importación / exportación, tenían su propia flota de barcos y, durante un tiempo, incluso "poseían" el toda la isla de Chipre. [8]

Su éxito atrajo la preocupación de muchas otras órdenes, siendo los dos rivales más poderosos los Caballeros Hospitalarios y los Caballeros Teutónicos. Varios nobles también estaban preocupados por los Templarios, tanto por razones financieras como por el nerviosismo acerca de un ejército independiente que podía moverse libremente a través de todas las fronteras.

La afamada perspicacia militar de los templarios comenzó a tambalearse en la década de 1180. El 4 de julio de 1187 se produjo la desastrosa Batalla de los Cuernos de Hattin, un punto de inflexión en las Cruzadas. Nuevamente involucró a Saladino, quien había sido derrotado por los Templarios en 1177 en la legendaria Batalla de Montgisard cerca de Tiberíades, pero esta vez Saladino estaba mejor preparado. Además, el Gran Maestre de los Templarios estuvo involucrado en esta batalla, Gerard de Ridefort, quien acababa de alcanzar ese puesto vitalicio unos años antes. No era conocido como un buen estratega militar, y cometió algunos errores mortales, como aventurarse con su fuerza de 80 caballeros sin suministros ni agua adecuados, a través de la árida región montañosa de Galilea. Los templarios fueron vencidos por el calor en un día, y luego rodeados y masacrados por el ejército de Saladino. En unos meses, Saladino capturó Jerusalén.

Pero a principios de la década de 1190, en una campaña notablemente corta y poderosamente efectiva, Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra y líder de la Tercera Cruzada, junto con sus aliados los Templarios, asestaron una serie de poderosos golpes contra Saladino y recuperaron gran parte del territorio cristiano. . En nombre y número, los estados cruzados revividos eran como antes, pero sus contornos fueron disminuidos. Estaba el Reino de Jerusalén, aunque su capital estaba en Acre, que los Templarios convirtieron en su nueva sede. Al norte estaba el condado de Trípoli. Pero los musulmanes conservaron el control de la costa siria alrededor de Latakia durante algún tiempo, por lo que el Principado de Antioquía más al norte ya no era contiguo a los otros estados cruzados. Sin embargo, la Tercera Cruzada, en la que Ricardo dependía en gran medida de los Templarios, había salvado Tierra Santa para los cristianos y había recorrido un largo camino hacia la restauración de las fortunas de los francos. En esto fue incitado por las órdenes militares, cuyos grandes castillos se erguían como islas del poder franco en medio del torrente musulmán. Más que nunca, los estados cruzados dependían de las órdenes militares en sus castillos y en el campo de batalla, y el poder de las órdenes creció. De hecho, en ningún momento de su historia los Templarios serían más poderosos que en el siglo venidero.

Pero después del asedio de Acre en 1291, los templarios se vieron obligados a trasladar su sede a la isla de Chipre.

Jacques de Molay, que iba a ser el último de los Grandes Maestros de la Orden, asumió el cargo alrededor de 1292. Una de sus primeras tareas fue viajar por Europa, conseguir apoyo para la Orden e intentar organizar otra Cruzada. Conoció al Papa Bonifacio VIII, recién investido, quien acordó conceder a los Templarios los mismos privilegios en Chipre que habían tenido en Tierra Santa. Carlos II de Nápoles y Eduardo I también prometieron diversos tipos de apoyo, ya sea continuando eximiendo a los templarios de impuestos o prometiendo apoyo futuro para la construcción de un nuevo ejército. [9]

Intentos finales de recuperar Tierra Santa (1298-1300) Editar

En 1298 o 1299, las órdenes militares (los Caballeros Templarios y los Caballeros Hospitalarios) y sus líderes, incluidos Jacques de Molay, Otton de Grandson y el Gran Maestre de los Hospitalarios, hicieron una breve campaña en Armenia para luchar contra una invasión de los Mamelucos. No tuvieron éxito y pronto los musulmanes perdieron la fortaleza de Roche-Guillaume en el paso de Belén, el último bastión templario en Antioquía.

En 1300, los Templarios, junto con los Caballeros Hospitalarios y las fuerzas de Chipre intentaron retomar la ciudad costera de Tortosa. Pudieron tomar la isla de Arwad, cerca de Tortosa, pero la perdieron poco después. Con la pérdida de Arwad, los cruzados habían perdido su último punto de apoyo en Tierra Santa. [10]

Aunque todavía tenían una base de operaciones en Chipre y controlaban recursos financieros considerables, la Orden de los Templarios se convirtió en una Orden sin un propósito o apoyo claro, pero que aún tenía un enorme poder financiero. Esta situación inestable contribuyó a su caída.

El rey Felipe tenía otros [ aclaración necesaria ] razones para desconfiar de los Templarios, ya que la organización había declarado su deseo de formar su propio estado, similar a cómo los Caballeros Teutónicos habían fundado Prusia. La ubicación preferida de los Templarios para esto fue en el Languedoc del sureste de Francia, [ cita necesaria ] pero también habían hecho un plan para la isla de Chipre. En 1306, los templarios habían apoyado un golpe de estado en esa isla, que había obligado al rey Enrique II de Chipre a abdicar de su trono en favor de su hermano, Amalarico de Tiro. Esto probablemente hizo que Felipe se sintiera particularmente incómodo, ya que solo unos años antes había heredado tierras en la región de Champagne, Francia, que era la sede de los Templarios. Los Templarios ya eran un "estado dentro de un estado", eran institucionalmente ricos, no pagaban impuestos y tenían un gran ejército permanente que por decreto papal podía moverse libremente a través de todas las fronteras europeas. Sin embargo, este ejército ya no tenía presencia en Tierra Santa, dejándolo sin campo de batalla. Estos factores, más el hecho de que Felipe había heredado un reino empobrecido de su padre y ya estaba profundamente endeudado con los templarios, fueron probablemente los que llevaron a sus acciones. [9] [10] Sin embargo, estudios recientes enfatizan las motivaciones políticas y religiosas del rey francés. Parece que, con el "descubrimiento" y la represión de la "herejía de los templarios", la monarquía de los Capetos reclamó para sí los fundamentos místicos de la teocracia papal. El caso del Temple fue el último paso de un proceso de apropiación de estos cimientos, que había comenzado con la ruptura franco-papal en la época de Bonifacio VIII. Siendo el máximo defensor de la fe católica, el rey Capeto fue investido con una función similar a la de Cristo que lo puso por encima del Papa: lo que estaba en juego en el juicio de los Templarios, entonces, era el establecimiento de una "teocracia real". [11]

En la madrugada del viernes 13 de octubre de 1307, decenas de templarios franceses fueron arrestados simultáneamente por agentes del rey Felipe, para luego ser torturados en lugares como la torre de Chinon, para admitir herejía y otras ofensas sacrílegas en la Orden. Luego fueron ejecutados. Se presentaron cinco cargos iniciales contra los Templarios. El primero fue la renuncia y escupir en la cruz durante la iniciación en la Orden. El segundo fue el desnudez del hombre a ser iniciado y los tres besos de ese hombre por parte del preceptor en el ombligo, los traseros y la boca. El tercero le decía al neófito (novicio) que la lujuria antinatural era lícita y se complacía en común. El cuarto fue que el cordón que usaba el neófito día y noche se consagró envolviéndolo en un ídolo en forma de cabeza humana con una gran barba, y que este ídolo fue adorado en todos los capítulos. El quinto fue que los sacerdotes de la orden no consagraron la hostia al celebrar la Misa. [12] [13] El 12 de agosto de 1308, los cargos aumentarían y se volverían más escandalosos, uno declaró específicamente que los templarios adoraban ídolos, hecho específicamente de un gato y una cabeza, esta última con tres caras. Las listas de los artículos 86 a 127 [3] añadirían muchos otros cargos. [14] [15] La mayoría de estos cargos eran idénticos a los que se habían emitido anteriormente contra el incómodo Papa Bonifacio VIII: acusaciones de negar a Cristo, escupir y orinar en la cruz y adorar al diablo. De los 138 templarios (muchos de ellos ancianos) interrogados en París durante los años siguientes, 105 de ellos "confesaron" negar a Cristo durante las iniciaciones secretas de los templarios. 103 confesaron haber recibido un "beso obsceno" como parte de las ceremonias y 123 dijeron que escupieron en la cruz. Durante todo el juicio, nunca hubo pruebas físicas de irregularidades y no hubo testigos independientes; la única "prueba" se obtuvo mediante confesiones inducidas mediante tortura. [7] Los Templarios se acercaron al Papa en busca de ayuda, y el Papa Clemente escribió cartas al Rey Felipe cuestionando los arrestos, pero no tomó ninguna otra medida.

A pesar de que las confesiones se habían producido bajo coacción, provocaron un escándalo en París, con turbas que pedían acciones contra la orden blasfemadora. En respuesta a esta presión pública, junto con más acoso por parte del rey Felipe, el Papa Clemente emitió la bula Pastoralis praeeminentiae, que ordenó a todos los monarcas cristianos de Europa que arrestaran a todos los templarios y se apoderaran de sus bienes. [16] La mayoría de los monarcas simplemente no creían en los cargos, aunque los procedimientos se iniciaron en las Islas Británicas, Iberia, el Reino de Alemania, la Península Italiana y el Reino de Chipre, [17] con la probabilidad de que una confesión dependiera de si se utilizó la tortura para extraerlo.

La opinión dominante es que Felipe, que se apoderó de la tesorería y rompió el sistema bancario monástico, estaba celoso de la riqueza y el poder de los templarios, y frustrado por su enorme deuda con ellos, trató de apoderarse de sus recursos financieros para sí mismo mediante la presentación de información falsa y flagrante. cargos contra ellos en la asamblea de Tours en 1308. Es casi imposible creer que, bajo la influencia de sus consejeros cuidadosamente elegidos (los mismos que habían perseguido a Bonifacio), realmente creyera que los cargos eran ciertos. Es ampliamente aceptado que Felipe había inventado claramente las acusaciones, algunas casi idénticas a las hechas contra Bonifacio, y no creía que ninguno de los templarios hubiera participado en tales actividades. Es un hecho que había invitado a Jacques de Molay a ser portador del féretro en el funeral de la hermana del rey el mismo día antes de las detenciones. [18]

Los arrestos provocaron algunos cambios en la economía europea, de un sistema de orden militar a dinero europeo, eliminando este poder de las órdenes de la Iglesia. Al ver el destino de los Templarios, los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén y de Rodas también se convencieron de que abandonaran la banca en este momento.

En 1312, después del Concilio de Vienne, y bajo la extrema presión del rey Felipe IV, el Papa Clemente V emitió un edicto disolviendo oficialmente la Orden. Muchos reyes y nobles que habían estado apoyando a los Caballeros hasta ese momento, finalmente accedieron y disolvieron las órdenes en sus feudos de acuerdo con el mandato papal. La mayoría no fueron tan brutales como los franceses. En Inglaterra, muchos Caballeros fueron arrestados y juzgados, pero no declarados culpables.

Gran parte de la propiedad de los Templarios fuera de Francia fue transferida por el Papa a los Caballeros Hospitalarios, y muchos Templarios sobrevivientes también fueron aceptados en los Hospitalarios. En la Península Ibérica, donde el rey de Aragón se opuso a ceder la herencia de los Templarios a los Hospitalarios (como mandaba Clemente V), la Orden de Montesa se apoderó de los bienes templarios.

La orden siguió existiendo en Portugal, simplemente cambiando su nombre a la Orden de Cristo. Se creía que este grupo había contribuido a los primeros descubrimientos navales de los portugueses. El príncipe Enrique el Navegante dirigió la orden portuguesa durante 20 años hasta el momento de su muerte.

Incluso con la absorción de los Templarios en otras Órdenes, todavía hay dudas sobre qué pasó con las decenas de miles de Templarios en toda Europa. Había 15.000 "casas templarias" y toda una flota de barcos. Incluso en Francia, donde cientos de templarios habían sido detenidos y arrestados, esto era solo un pequeño porcentaje de los 3.000 templarios estimados en todo el país. Además, nunca se encontró el extenso archivo de los Templarios, con registros detallados de todas sus participaciones comerciales y transacciones financieras. Por bula papal debía haber sido transferido a los Hospitalarios.

Un hilo popular de la teoría de la conspiración que se originó con la Santa Sangre, el Santo Grial dice que los Templarios usaron una flota de 18 barcos en La Rochelle para escapar del arresto en Francia. La flota supuestamente salió cargada de caballeros y tesoros justo antes de la emisión de la orden de arresto de la Orden en octubre de 1307. [19] [20] Esto, a su vez, se basó en un solo testimonio del hermano en servicio Jean de Châlon, que dice haber "oído hablar a la gente de que [Gerard de Villiers] se había hecho a la mar con 18 galeras, y el hermano Hugues de Chalon huyó con todo el tesoro del hermano Hugues de Pairaud". [21] Sin embargo, además de ser la única fuente de esta declaración, la transcripción indica que es un rumor, y este hermano sirviente parece ser propenso a hacer algunas de las afirmaciones más descabelladas y condenatorias sobre la Orden, que han llevado a algunos dudar de su credibilidad. [22]

En Santa Sangre, Santo Grial, los caballeros que supuestamente abordaron estos barcos luego escaparon a Escocia, pero en algunas versiones se afirma incluso que los Templarios se fueron a América del Norte, enterrando un tesoro en Oak Island, Nueva Escocia, Canadá (una historia recogida en la película de 2004 Tesoro Nacional protagonizada por Nicolas Cage). [23] Sin embargo, muchos historiadores han cuestionado la plausibilidad de este escenario. Por ejemplo, la historiadora Helen Nicholson ha argumentado que

Los templarios tenían barcos para transportar personal, peregrinos y suministros a través del Mediterráneo entre el oeste y el este y viceversa, pero si el Hospital después de 1312 es una guía, no tenían más de cuatro galeras (buques de guerra) y algunos otros barcos, y si necesitaban más los contrataron. Ciertamente, no podían prescindir de barcos para dedicarse a la exploración del mundo. [L] os registros del puerto de La Rochelle muestran que los templarios exportaban vino por barco. Esta no era una flota en ningún sentido moderno: nuevamente, esos habrían sido barcos de transporte en lugar de barcos de guerra, y los Templarios probablemente los contrataron cuando los necesitaban, en lugar de comprar los suyos propios. . Los barcos habrían sido muy pequeños para los estándares modernos, demasiado poco profundos en el calado y navegando demasiado bajo en el agua para poder soportar las fuertes olas y los vientos del Atlántico abierto, y adecuados para su uso solo en las aguas relativamente poco profundas del continente. estante. Es más, no podían transportar suficiente agua para estar en el mar durante largos períodos. [24]

El argumento de Nicholson, sin embargo, es una evaluación de la flota en 1312: según la teoría de LaRochelle, muchos barcos ya habrían desaparecido con destino a muchos de los destinos antes mencionados y es lógico que su flota parezca agotada en los años siguientes después del arresto de los Templarios.

Se presentaron cinco cargos iniciales contra los Templarios. El primero fue la renuncia y escupir en la cruz durante la iniciación en la Orden. El segundo fue el desnudez del hombre a ser iniciado y los tres besos de ese hombre por parte del preceptor en el ombligo, los traseros y la boca. El tercero le decía al neófito (novicio) que la lujuria antinatural era lícita y se complacía en común. La cuarta fue que el cordón que usaba el neófito día y noche se consagraba envolviéndolo en un ídolo en forma de cabeza humana con gran barba, y que este ídolo fue adorado en todos los capítulos. El quinto fue que los sacerdotes de la orden no consagraron la hostia en la celebración de la Misa. [12] Posteriormente, los cargos se incrementarían y pasarían, según los procedimientos, a listas de los artículos 86 a 127 [3] en las que se Añadió algunos otros cargos, como la prohibición a los sacerdotes que no pertenecen a la orden. [14]

La incontrovertibilidad de la evidencia de que los sacerdotes templarios no mutilaron las palabras de consagración en la misa es proporcionada en los procedimientos chipriotas por eclesiásticos que habían vivido con ellos durante mucho tiempo en Oriente. [25]

Debate continues as to whether the accusation of religious heresy had merit by the standards of the time. Under torture, some Templars admitted to sodomy and to the worship of heads and an idol known as Baphomet. [26] Their leaders later denied these admissions, and for that were executed. Some scholars, such as Malcolm Barber, Helen Nicholson and Peter Partner, discount these as forced admissions, typical during the Medieval Inquisition.

The majority of the charges were identical to other people being tortured by the Inquisitors, with one exception: head worship. The Templars were specifically charged with worshipping some type of severed head a charge which was made only against Templars. The descriptions of the head allegedly venerated by the Templars were varied and contradictory in nature. Quoting Norman Cohn:

Some describe it as having three faces, others as having four feet, others as being simply a face with no feet. For some it was a human skull, embalmed and encrusted with jewels for others it was carved out of wood. Some maintained that it came from the remains of a former grand master of the order, while others were equally convinced that it was Baphomet – which in turn was interpreted as 'Mohammed'. Some saw it as having horns. [27]

Barber has linked this charge to medieval folklore about magical heads, and the popular medieval belief that the Muslims worshipped idols. [28] Some argue it referred to rituals involving the alleged relics of John the Baptist, [29] Euphemia, [30] one of Ursula's eleven maidens, [31] and/or Hugues de Payens [32] rather than pagan idols.

The charges of heresy included spitting, trampling, or urinating on the cross while naked, being kissed obscenely by the receptor on the lips, navel, and base of the spine heresy and worship of idols institutionalized sodomy and also accusations of contempt of the Holy Mass and denial of the sacraments. Barbara Frale has suggested that these acts were intended to simulate the kind of humiliation and torture that a Crusader might be subjected to if captured by the Saracens. According to this line of reasoning, they were taught how to commit apostasy with the mind only and not with the heart. [33]

The accusation of venerating Baphomet is more problematic. Karen Ralls has noted, "There is no mention of Baphomet either in the Templar Rule or in other medieval period Templar documents". [34] The late scholar Hugh J. Schonfield speculated that the chaplains of the Knights Templar created the term Baphomet through the Atbash cipher to encrypt the Gnostic term Sophia (Greek for "wisdom") due to the influence of hypothetical Qumran Essene scrolls, which they may have found during archaeological digs in the Kingdom of Jerusalem. [35]

The papal process started by Pope Clement V, to investigate both the Order as a whole and its members individually found virtually no knights guilty of heresy outside France. Fifty-four knights were executed in France by French authorities as relapsed heretics after denying their original testimonies before the papal commission these executions were motivated by Philip's desire to prevent Templars from mounting an effective defence of the Order. It failed miserably, as many members testified against the charges of heresy in the ensuing papal investigation. [ cita necesaria ]

Despite the poor defense of the Order, when the papal commission ended its proceedings on June 5, 1311, it found no evidence that the Order itself held heretical doctrines, or used a "secret rule" apart from the Latin and French rules. On October 16, 1311, at the General Council of Vienne held in Dauphiné, the council voted for the maintenance of the Order. [ cita necesaria ]

But on March 22, 1312, Clement V promulgated the bull Vox in excelsis in which he stated that although there was not sufficient reason to condemn the Order, for the common good, the hatred of the Order by Philip IV, the scandal brought about by their trial, and the likely dilapidation of the Order that would result from the trial, the Order was to be suppressed by the pope's authority over it. But the order explicitly stated that dissolution was enacted, "with a sad heart, not by definitive sentence, but by apostolic provision." [36]

This was followed by the papal bull Ad Providum on May 2, 1312, which granted all of the Order's lands and wealth to the Hospitallers so that its original purpose could be met, despite Philip's wishes that the lands in France pass to him. Philip held onto some lands until 1318, and in England the crown and nobility held a great deal until 1338 in many areas of Europe the land was never given over to the Hospitaller Order, instead taken over by nobility and monarchs in an attempt to lessen the influence of the Church and its Orders. Of the knights who had not admitted to the charges, against those whom nothing had been found, or those who had admitted but been reconciled to the Church, some joined the Hospitallers (even staying in the same Templar houses) others joined Augustinian or Cistercian houses and still others returned to secular life with pension. In Portugal and Aragon, the Holy See granted the properties to two new Orders, the Order of Christ and the Order of Montesa respectively, made up largely of Templars in those kingdoms. In the same bull, he urged those who had pleaded guilty be treated "according to the rigours of justice." [ cita necesaria ]

In the end, the only three accused of heresy directly by the papal commission were Jacques de Molay, Grand Master of the Knights Templar, and his two immediate subordinates they were to renounce their heresy publicly, when de Molay regained his courage and proclaimed the order's and his innocence along with Geoffrey de Charney. The two were arrested by French authorities as relapsed heretics and burned at the stake in 1314. Their ashes were then ground up and dumped into the Seine, so as to leave no relics behind. [ cita necesaria ]

In England the Crown was also deeply in debt to the Templars, and probably on that basis, the Templars were also persecuted in England, their lands forfeited and taken by others, (the last private owner being the favorite of Edward II, Hugh le Despenser). Many of Templars in England were killed some fled to Scotland and other places. [37] In France, Philip IV, who was also coincidentally in terrible financial debt to the Templars was perhaps the more aggressive persecutor. So widely was the injustice of Philip's rage against the Templars perceived that the "Curse of the Templars" became legend: Reputedly uttered by the Grand Master Jacques de Molay upon the stake whence he burned, he adjured: "Within one year, God will summon both Clement and Philip to His Judgment for these actions." The fact that both rulers died within a year, as predicted, only heightened the scandal surrounding the suppression of the Order. The source of this legend does not date from the time of the execution of Jacques de Molay. [38]

In September 2001, Barbara Frale discovered a copy of the Chinon Parchment dated 17–20 August 1308 in the Vatican Secret Archives, a document that indicated that Pope Clement V absolved the leaders of the Order in 1308. Frale published her findings in the Journal of Medieval History in 2004 [33] In 2007, The Vatican published the Chinon Parchment as part of a limited edition of 799 copies of Processus Contra Templarios. [39] Another Chinon parchment dated 20 August 1308 addressed to Philip IV of France, well known to historians, [40] [41] [42] stated that absolution had been granted to all those Templars that had confessed to heresy "and restored them to the Sacraments and to the unity of the Church". [43] [44]


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que buscar. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with Thanks Knights Templar . To get started finding Thanks Knights Templar , you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finally I get this ebook, thanks for all these Thanks Knights Templar I can get now!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


First and foremost, They Were Warriors

Despite their growing influence, the Knights Templar did not forget their original mission - to protect pilgrims from robbers and assassins, with a Templar sword in hand. However, even in this sphere they gradually expanded their scope and became the protectors of most of the Crusader states in the Holy Land. They proved themselves to be extremely courageous, fierce, but professional fighters. They earned this reputation mainly during the Crusades. Their armour and weapons also became famous, most notably the Templar sword.

The Templars were driven in battle not only by their religious zeal, but also by the principle that they must not retreat unless vastly outnumbered. Simply put, they always managed to find a way. In battles, they often came out victorious and their fighting style became a model for many other military orders.


By the early 14th century the crusades were failing and the Templars were going out of fashion. A French king, Philip IV, decided to destroy them and the first round-ups of The Templars started in France on Friday 13 October 1307. There are lots of reasons people think Friday 13 is an unlucky date, one of them being the fact that one of the ugliest political persecutions in history began on just such a day more than seven centuries ago.

When Philip attacked the order his ministers produced a sexed-up dossier of allegations, accusing Templar brothers of spitting on images of Christ, having secret homoerotic induction ceremonies and worshiping statues. It was all phoney, but the #CrookedTemplars idea took root and by 1312 the Pope had ordered the Templars to be wound up. The order’s leading members, including the last master, Jacques de Molay, were burned to death in 1314.


Knightfall

In the new season of Knightfall, Landry du Lauzon and his fellow Templars face the greatest threat to their order so far, as a plot is hatched to discredit their order by framing them as worshippers of dark and diabolical idols.

Of course, the real Templars were indeed accused of indulging in strange rituals and sinister heresies when their members were rounded up, put on trial and executed in the early 14th Century. An ominous word emerged, supposedly referring to a demonic deity the Templars worshipped. That word was Baphomet, which has since come to be regarded as a synonym for Satan, often pictured as a horned, goat-headed entity. Were the Knights Templar, an order of warrior-monks famed for their Christian piety, really a rabble of devil worshippers?

Baphomet’ was simply a corrupted version of ‘Mahomet’, an old French word referring to Muhammad, the founder of Islam

To understand the truth, we have to unravel the surprising history of Baphomet itself. Because, despite popular misconceptions, Baphomet had absolutely no association with Satan until well into the 20th Century.

The word first turned up in a letter of 1098 written by a certain Anselm of Ribebont, who fought in the First Crusade. Describing the lead-up to a clash with Muslim soldiers, he wrote how ‘as the next day dawned, they called loudly upon Baphometh’ and we prayed silently in our hearts to God’. The context of the word here, along with other evidence from the First Crusade, heavily suggests that ‘Baphomet’ was simply a corrupted version of ‘Mahomet’, an old French word referring to Muhammad, the founder of Islam.

But why was the word allegedly mentioned by various knights after they were arrested during the crackdown on the Templars by King Philip IV of France? While being ruthlessly tortured, the knights confessed to spitting on the cross, being made to deny Christ and worshipping idols including severed, mummified heads. These accounts were garish, varied and often contradictory, with the words ‘Baphomet’ and ‘Mahomet’ being linked to these alleged idols. According to the testimony of an unnamed Italian Templar, for example, one of his fellow knights showed him an idol and said, ‘Adore this head. This head is your God and your Mahomet’.

Many scholars subscribe to the theory that such stories weren’t merely false confessions used to smear the Templars. Instead, the Templars may have been ordered to renounce Christ, worship idols and pledge allegiance to Muhammad as a kind of POW training, simulating the ordeals they might have to endure if they were captured by the enemy.

But what if Baphomet had nothing to do with Muhammad? There have been attempts to see the word as evidence the Templars were actually secret Gnostics, adhering to ancient schools of thought which were regarded as horrific heresies by the Catholic Church. Gnostic beliefs encompassed various blasphemous ideas, such as the God of the Old Testament being an evil force, all material reality being corrupt, and Jesus Christ never having had a physical body at all.

Such ideas returned to prominence in medieval Europe with the rise of the Cathars, a neo-Gnostic movement that became – for the Catholic Church – worryingly powerful in southern France. The Cathars were brutally persecuted and suppressed, much like the Templars themselves were.

Could the Templars have shared Cathar beliefs? Some have certainly suggested that ‘Baphomet’ is the dead giveaway. Joseph von Hammer-Purgstall, a 19th Century historian and expert on Middle Eastern literature, believed that the word ‘Baphomet’ derived not from Mahomet, but from a combination of Greek words meaning ‘baptism of the spirit’. Von Hammer-Purgstall took this to refer to Gnostic rituals of secret knowledge. He also pointed out ‘evidence’, such as medieval medals, vases and figurines emblazoned with arcane symbols, which he claimed was proof the Templars were neo-Gnostics.

'He's got a very big ego and so season 2 is very much about stripping away that ego. Landry is in a much more vulnerable place.'#Knightfall Tuesdays at 9pm. pic.twitter.com/pYj4q3tbLr

— HISTORY UK (@HISTORYUK) July 9, 2019

Not everyone was convinced. Writing about this theory, a 19th Century historian of the Crusades called Joseph Francois Michaud bluntly said: ‘No relation presents itself, either near or remote, with the Templars’. The 20th Century historian Peter Partner also suggested the relics and figurines ‘may have been forgeries from occultist workshops’.

Yet, the Gnostic connection was given a new lease when Dr Hugh Schonfield, one of the scholars who analysed the Dead Sea Scrolls after they were discovered in the 1940s, applied the Herbew Atbash cipher to the word ‘Baphomet’. The Atbash cipher is a simple substitution cipher which was used to encode words by replacing each letter of the alphabet with another. Schonfield believed the cipher revealed Baphomet to be a coded translation for ‘Sophia’, a divine figure in Gnostic mysticism.

But what about the winged goat-creature that springs to mind when most people think of Baphomet? Well, this adds yet another layer of complexity and confusion to the whole Baphomet legend, because – far from being some ancient and eerie symbol from long ago – this iconic image of Baphomet was abruptly invented by one man, a French occultist named Éliphas Lévi, in the mid-19th Century.

It was Lévi who made up the winged goat-creature version of Baphomet, considering it ‘a pantheistic and magical figure of the Absolute’ rather than a representation of Satan. Each part of the image had symbolic significance for Levi, as he drew inspiration from Greek mythology (such as the half-goat deity Pan) as well as attributes of the divine set out by Kabbalah, a school of Jewish mysticism.

Lévi’s Baphomet, which basically had nothing to do with the enigmatic Baphomet of the Templars, was adopted as a figurehead by the notorious occultist Aleister Crowley, who in the early 20th Century founded a mystical movement called Thelema. Like Lévi, Crowley saw Baphomet as a grand encapsulation of opposing forces, including the masculine and the feminine. Crowley saw nothing devilish about the image, as he rejected Christian doctrine and the Christian conception of Satan.

Similarly, even though Baphomet became part of the imagery of the Church of Satan, formed by American occultist Anton LaVey in the 1960s, it’s important to note the Church of Satan is actually an atheistic organisation which doesn’t believe in an actual, ‘living’ Satan, and simply uses the imagery for its symbolic value.

With all these conflicting mythologies and schools of thought swirling around the word Baphomet, it’s no wonder this figure has become a key component of conspiracy theories throughout the ages. Whether mentioned in connection to the Gnostics, the Freemasons, the alleged ‘Illuminati’ or other shadowy forces accused of secretly ruling the world, Baphomet has always meant whatever any conspiracy theorist has wanted it to mean. And it still does today, more than 700 years after tortured Templars unwittingly gave life to the legend.


If you are interested in a very detailed account of the Knights Templar, this article is for you.

Knights Templar (or simply Templars), mysteries, and warfare these three avenues had an obscured connection when it came to the mercurial times of the medieval Crusades. In fact, their full name Poor Fellow-Soldiers of Christ and of the Temple of Solomon (or Pauperes commilitones Christi Templique Salomonici en latín) pertenece directamente al enigmático Templo de Salomón. And while the Templars did exhibit their fanatical martial prowess on the battlefields (a quality conducive to Crusades), the moniker of Poor Fellow-Soldiers of Christ didn t really do the organization any justice. Esto se debe a que, en el siglo XIII d.C., la Orden administraba una infraestructura económica increíblemente bien administrada en toda la cristiandad y, al mismo tiempo, realizaba innovaciones en los primeros sistemas bancarios europeos. Sin embargo, había más en los Caballeros Templarios que grandes fortunas y fervientes tácticas de guerra. Entonces, sin más preámbulos, echemos un vistazo a los orígenes, la historia y el ejército de los Caballeros Templarios.


Why are people so utterly obsessed with the Knights Templar?

They simply are just another holy order of knights that spread across Europe and then were dissolved by the Papacy due to disobedience or some other reason.

They are not all that different from the Teutonic Order, the Livonian Knights, The Knights Hospitaller etc. So what the hell is the big deal?

All you ever hear about on TV is "The Knights Templar were incredible!" "The Knights Templar found the holy grail!" "Did the Knights Templar escape to North America?"

Just a ton of garbage so why are they so heavily focused upon in comparison to more long lasting orders like the Teutonic Knights or Knight's Hospitaller?

You're right that this fascination with the Templars can seem a bit strange at first. They weren't the most successful military order (holy order is a misnomer, it doesn't actually describe a group like the Templars or Hospitallers, military order or military-religious order is the normal term). The Hospitallers and Teutonic Knights both established their own states. The Hospitallers only demilitarised in 1798. Up to 1918 the Teutonic Order fielded a regiment in the Austro-Hungarian army. Both orders are still around today. In contrast, the Templars existed for just under two centuries and never founded their own order-state.

The biggest factor that makes the Templars a greater presence in the popular imagination than these other orders is the Temple's suppression. They weren't "just another" order dissolved by the Papacy. The Templars were the first international military order to be suppressed and the only one to be dissolved on charges of heresy and after years of trials. Nothing like this had happened on such a scale before. The Order's end then allows for pseudohistory and conspiracy theories. What if some Templars got away? Was there a conspiracy against them? What if the Order still survives in secret? (it doesn't). Such stories are more difficult to create and spread when we know that an order survived, like the Hospitallers, or when few people know about another suppressed order. Who's heard of the Hospital of St Thomas of Acre? It's this dramatic end that is most important for the Templars' continued presence in the popular imagination, providing a memorable story and allowing for myriad myths and conspiracy theories to arise in the centuries after, further contributing to the popularity of the Templars.

In addition to this, the Templars were the first military order. The Hospitallers were founded earlier, but did not militarise until after the Temple was founded. They fought in every major engagement of the Holy Land crusades, which is the still the period of the crusades with the largest presence in pop history and pop culture. If someone reads a pop history on the crusades, it's going to have the Templars. The Hospitallers would probably also get a mention, but more minor orders like the Lazarites probably won't.

Also, the Templars were an important presence in medieval Britain and Ireland, owning many estates and acting as servants to the English and Scottish kings. The royal almoner in Scotland was traditionally a Templar. In England the brethren acted as royal financiers and diplomats. The English master of the Temple, Aimery of St Maur, was even a witness to the Magna Carta. They were fully part of the economic and political history of the medieval British Isles. For English-speakers, this increases awareness of the Templars and makes them more relevant to English-language pop history and pop culture than orders like the Teutonic Knights, Livonian Order, Knights of Santiago, Knights of Calatrava, and other orders that had no presence there. As pop culture is dominated by America, which largely draws upon English history when engaging with the medieval period, it's unsurprising that the Spanish or German orders are less prominent.

All of these factors have combined to create an order that had a dramatic and sudden end ripe for conspiracy theories, a prominent position in the best-known episodes of the crusades, and a greater relevance to English-speakers than more regional orders. Considering this, it isn't too surprising that the Templars are a much bigger presence in the popular imagination (in the Anglosphere, at least) than the other military orders.


Vestiduras de los Caballeros Templarios

La Regla Latina de los Templarios original establece en detalle lo que se les permitió usar a los miembros de la Orden. Estas prendas fueron distribuidas por Draper de la Orden.

La mayor distinción entre los caballeros y los sargentos, que formaban la Orden, era el color de su manto. Los caballeros vestían un manto blanco, mientras que los sargentos vestían uno negro. Después de 1143, a los Templarios se les permitió agregar una cruz roja a sus hábitos.

El siguiente extracto de la regla latina original traducida por Judith Upton-Ward, proporciona una visión adicional de la vestimenta de los templarios.

En el vestido de los hermanos
17. Ordenamos que todos los hábitos de los hermanos sean siempre de un color que sea blanco, negro o marrón. Y otorgamos a todos los hermanos caballeros en invierno y en verano si es posible, mantos blancos y a nadie que no pertenezca a los Caballeros de Cristo antes mencionados se le permite tener un manto blanco, para que aquellos que han abandonado la vida de las tinieblas reconocerse reconciliados con su creador por el signo de los hábitos blancos: que significa pureza y completa castidad. La castidad es la certeza del corazón y la salud del cuerpo. Porque si algún hermano no hace voto de castidad, no puede llegar al descanso eterno ni ver a Dios, por la promesa del apóstol que dijo: Pacem sectamini cum omnibus et castimoniam sine qua nemo Deum videbit. Es decir: "Esfuérzate por llevar la paz a todos, mantente casto, sin la cual nadie puede ver a Dios".

  1. Pero estas túnicas deben estar desprovistas de adornos y sin ninguna muestra de orgullo. Y así ordenamos que ningún hermano lleve un trozo de piel en su ropa, ni ninguna otra cosa que pertenezca a los usos del cuerpo, ni siquiera una manta a menos que sea de lana de cordero o lana de oveja. Ordenamos a todos que tengan lo mismo, para que cada uno pueda vestirse y desvestirse, y ponerse y quitarse las botas con facilidad. Y el Pañuelo o el que está en su lugar debe reflexionar cuidadosamente y cuidarse de tener la recompensa de Dios en todas las cosas antes mencionadas, para que los ojos de los envidiosos y de mala lengua no puedan observar que las túnicas son demasiado largas. o demasiado cortos sino que debe distribuirlos para que le queden bien a quienes deben usarlos, según la talla de cada uno.
  2. Y si algún hermano por orgullo o arrogancia desea tener como suyo un hábito mejor y más fino, que se le dé lo peor. Y quienes reciben nuevas túnicas deben devolver inmediatamente las viejas, para ser entregadas a los escuderos y sargentos y muchas veces a los pobres, según le parezca bueno a quien ocupa ese cargo.

20. Entre otras cosas, decimos misericordiosamente que, por la gran intensidad del calor que existe en Oriente, desde Semana Santa hasta Todos los Santos, por compasión y de ninguna manera como derecho, se le dará una camisa de lino a cualquier persona. hermano que desea usarlo.

En ropa de cama

21. Ordenamos de común acuerdo que cada hombre tenga ropa y ropa de cama según el criterio del Maestro. Es nuestra intención que aparte de un colchón, una almohada y una manta sean suficientes para cada uno y quien no tenga una de estas tenga alfombra, y use en todo momento una manta de lino, es decir con un suave pila. Y en todo momento dormirán vestidos con camisa y calzones y zapatos y cinturones, y donde duerman estará iluminado hasta la mañana. Y el Pañero debe asegurarse de que los hermanos estén tan bien tonsurados que puedan ser examinados por delante y por detrás y te mandamos que te adhieras firmemente a esta misma conducta con respecto a las barbas y bigotes, para que no se noten excesos en sus cuerpos.

En zapatos puntiagudos y cordones

22. Prohibimos los zapatos puntiagudos y los cordones de los zapatos y prohibimos a cualquier hermano que los use ni se los permitimos a los que sirven a la casa por un plazo fijo, sino que les prohibimos llevar zapatos con puntas o cordones bajo ninguna circunstancia. Porque es manifiesto y bien conocido que estas cosas abominables pertenecen a los paganos. Tampoco deben llevar el pelo o los hábitos demasiado largos. Pues los que sirven al soberano creador deben nacer necesariamente dentro y fuera de la promesa del mismo Dios que dijo: Estote mundi quia ego mundus sum. Es decir: "Nace como yo nazco".


Ver el vídeo: Los Caballeros Templarios - National Geographic (Agosto 2022).