Podcasts de historia

Tregua de Navidad de 1914

Tregua de Navidad de 1914


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La tregua de Navidad se produjo alrededor del día de Navidad de 1914, cuando los sonidos de los rifles disparando y las explosiones de los proyectiles se desvanecieron en varios lugares del frente occidental durante la Primera Guerra Mundial a favor de las celebraciones navideñas. Durante el alto el fuego no oficial, los soldados de ambos lados del conflicto salieron de las trincheras y compartieron gestos de buena voluntad.

MIRA La tregua navideña en HISTORY Vault

¿Qué sucedió durante la tregua navideña de 1914?

A partir de la víspera de Navidad, muchas tropas alemanas y británicas que luchaban en la Primera Guerra Mundial cantaron villancicos entre sí a través de las líneas, y en ciertos momentos los soldados aliados incluso escucharon bandas de música que se unían a los alemanes en su alegre canto.

Con las primeras luces del amanecer del día de Navidad, algunos soldados alemanes salieron de sus trincheras y se acercaron a las líneas aliadas a través de la tierra de nadie, gritando "Feliz Navidad" en las lenguas nativas de sus enemigos. Al principio, los soldados aliados temieron que fuera un truco, pero al ver a los alemanes desarmados, salieron de sus trincheras y estrecharon la mano de los soldados enemigos. Los hombres intercambiaron regalos de cigarrillos y budines de ciruela y cantaron villancicos y canciones. Algunos alemanes encendieron árboles de Navidad alrededor de sus trincheras, e incluso hubo un caso documentado de soldados de bandos opuestos que jugaban un buen partido de fútbol.

El teniente alemán Kurt Zehmisch recordó: “Qué maravillosamente maravilloso, pero qué extraño fue. Los oficiales ingleses sintieron lo mismo al respecto. Así, la Navidad, la celebración del Amor, logró unir a los enemigos mortales como amigos por un tiempo ”.

Algunos soldados utilizaron este cese al fuego de corta duración para una tarea más sombría: la recuperación de los cuerpos de compañeros combatientes que habían caído dentro de la tierra de nadie entre las líneas.

Primera Guerra Mundial y tregua de Navidad

La llamada Tregua de Navidad de 1914 se produjo solo cinco meses después del estallido de la guerra en Europa y fue uno de los últimos ejemplos de la noción anticuada de la caballerosidad entre enemigos en la guerra. Nunca se repitió (los intentos futuros de alto el fuego durante las festividades fueron anulados por las amenazas de los oficiales de tomar medidas disciplinarias) pero sirvió como prueba alentadora, por breve que fuera, de que bajo el brutal choque de armas, perduraba la humanidad esencial de los soldados.

Durante la Primera Guerra Mundial, los soldados del frente occidental no esperaban celebrar en el campo de batalla, pero ni siquiera una guerra mundial podría destruir el espíritu navideño.

LEER MÁS: Cuando la Primera Guerra Mundial se detuvo para Navidad


La tregua navideña de 1914

La paz y la buena voluntad espontáneas entre soldados en ejércitos opuestos ocurren en todas las guerras. Al menos desde Troya, las crónicas han registrado una pausa en la lucha para enterrar a los muertos, rezar, negociar la paz o dar un momento para que los soldados muestren respeto a sus enemigos. Sin embargo, ninguno había ocurrido con la escala o duración, o con el potencial de cambiar las cosas, como el de la Tregua de Navidad de la Primera Guerra Mundial.

Desde la declaración de guerra de Alemania el 1 de agosto de 1914, se han perdido cientos de miles de vidas. Un llamado a un alto el fuego del Papa Benedicto XV sólo unas semanas después de que estallara la guerra fue inmediatamente rechazado por los líderes de ambos lados como "imposible". La guerra prosiguió con los soldados muriendo sin cesar en una brutal guerra de trincheras.

Ambos bandos pensaron que la guerra terminaría rápidamente. Pero la Navidad se acercaba rápidamente sin un final concebible para el conflicto a la vista. La Navidad fue una época festiva con tradiciones compartidas por todos los que lucharon en la guerra. Alemania reclamó muchos de los símbolos más resonantes de la temporada navideña. Dar regalos, el Tannenbaum de villancicos cantados en muchos idiomas, Papá Noel y, sobre todo, el árbol de Navidad, se atribuyeron a la costumbre alemana, pero ambos lados lo celebraron durante mucho tiempo. Con desesperación se dieron cuenta de que probablemente no estarían en casa con sus familias el día de Navidad. No habría Navidad para los soldados de la Primera Guerra Mundial, solo guerra continua.

Hasta la noche de la víspera de Navidad de 1914, cuando un soldado inglés llamado Henry Williamson condujo a un grupo de hombres a la tierra de nadie para clavar postes de cerca y colocar alambre de púas para avanzar unos metros hacia adelante. La luna se movía lentamente por el cielo dándoles la luz suficiente para abrirse camino. Mientras trabajaban, notaron una luz extraña en la distancia hacia la línea del frente alemana. Comenzaron a escuchar voces alegres provenientes del área de la luz. Se agacharon de repente, listos para tumbarse, pero no llegaron disparos.

Comenzaron a ver siluetas y alrededor de ellos se encendieron más luces. Maddison entonces se dio cuenta de que era un árbol de Navidad y alrededor de él había alemanes riendo y hablando juntos. Mirando sus relojes, se dijeron unos a otros: "Son las once. A la hora de Berlín, es medianoche. ¡Feliz Navidad a todos!". Entonces comenzaron a escuchar de la línea alemana una voz rica cantando "Stille Nacht, heilige Nacht". Maddison se sintió a gusto. Los hombres terminaron su trabajo y regresaron a las trincheras para quedarse dormidos. La ausencia total de cualquiera de los sonidos habituales de la guerra esa noche hizo que toda la experiencia se sintiera como un sueño.

La tregua

Pronto llegó la luz del día. Cuando miraron a través de la tierra de nadie esa mañana de Navidad, vieron letreros erigidos por los alemanes en un inglés entrecortado que en su mayoría decían "Tú no peleas, nosotros no peleamos". Algunos británicos improvisaron carteles que decían "Feliz Navidad". Los alemanes respondieron con un cartel que decía "Feliz Navidad" sobre sus trincheras. Después de observar que asomaban cabezas para leer los letreros, los alemanes emergieron, visiblemente desarmados. Avanzando y gritando "¡Camaradas!" Olvidando momentáneamente su odio hacia el enemigo, bajaron los rifles.

Arriba y abajo de la tierra de nadie, los dos lados se estaban uniendo. Los soldados avanzarían cautelosamente hacia las líneas enemigas desarmados y sonrientes, a menudo cantando. De formas tan sencillas, comenzaron las treguas localizadas. En Foucaucourt, en el río Somme, donde el 99º regimiento se enfrentó a los bávaros, trescientos enemigos, encabezados por un oficial subalterno, salieron de sus trincheras y avanzaron a mitad de camino hacia la línea francesa. Durante los días siguientes tuvo lugar un alegre intercambio de pan, bebidas, postales y periódicos.

Había áreas donde la tregua sería más difícil. Los soldados llevaban árboles de Navidad a través del páramo, a veces a través de disparos, y hacia las trincheras enemigas donde se encendían juntos. Cuando el resplandor del árbol iluminado cayó por todas partes, cesaron todos los disparos. Profundamente conmovidos por tales gestos, los soldados de ambos bandos se reunieron para celebrar la Navidad, mientras los alemanes cantaban "Stille Nacht."

Una de las primeras fotografías granuladas de alemanes y británicos confraternizando entre las trincheras
Publicado por The London Daily Mirror

El poder de la Navidad creció y ya no vieron enemigos en ningún lugar delante de ellos. Se reunieron para intercambiar comida, direcciones y una profunda admiración el uno por el otro. Incluso se informaron juegos espontáneos de fútbol. Cuando los superiores enojados les ordenaron que reanudaran la lucha, muchos hombres apuntaron inofensivamente al aire. La tregua duraría días. Pero finalmente se reanudó el sombrío asunto que tenía entre manos.

Un final respetuoso

La tregua eventualmente terminaría por orden de los principales generales de ambos lados. Incluso entonces las cosas fueron cordiales. Un relato del 2º Welch Fusiliers cuenta que se dispararon tres tiros al aire a las 8:30 am y luego se colocó un letrero que decía "Feliz Navidad" sobre una trinchera delantera. Los alemanes respondieron rápidamente con un "Gracias", y el comandante de su compañía se paró orgulloso junto a su letrero. Los dos oficiales se inclinaron, se saludaron y luego descendieron a sus trincheras. El capitán alemán luego disparó dos tiros al aire. Entonces la guerra se reanudó.

A veces, una gran belleza surge de una horrible tragedia. La tregua de Navidad es uno de los momentos más inspiradores de la historia. Los hombres que lucharon y murieron en la guerra fueron, como de costumbre, representantes de gobiernos que tenían poco que ver con su vida cotidiana.

Aunque descartada en los registros oficiales como una aberración de poca importancia, para muchos, la tregua de Navidad fue vista como el único evento significativo en el apocalipsis que fue la Primera Guerra Mundial. La Gran Guerra continuaría teniendo un efecto profundo en el futuro de Occidente. Civilización.

Un memorial

En diciembre de 1999, un grupo de nueve "Khaki Chums" cruzó el Chanel inglés hacia Flandes con el objetivo de conmemorar la tregua de Navidad donde podría haber comenzado, cerca de Ploegsteert Wood en Bélgica. Trabajando bajo la lluvia y la nieve, y vestidos con uniformes improvisados, cavaron trincheras reforzadas con sacos de arena y tablas que "literalmente desaparecieron en el barro sin fondo". Durante varios días recrearon la experiencia de las trincheras de la Primera Guerra Mundial, cocinando raciones y durmiendo en el suelo empapados. Plantaron una gran cruz de madera en el lodazal como señal de respeto a los muertos en tiempos de guerra, luego llenaron sus trincheras y regresaron a Inglaterra.

Se sorprendieron al saber que después de que se fueron, los aldeanos locales habían tratado su cruz con un conservante de madera y la habían colocado en una base de concreto. En la actualidad, existen innumerables monumentos en las plazas y cementerios de todo el mundo que conmemoran la Gran Guerra. Sin embargo, la cruz de madera dejada por los "Khaki Chums" en el barro de Flandes es el único monumento a la tregua de Navidad de 1914.

Publicado originalmente el 23 de diciembre de 2015
Investigado y escrito por: Thomas Acreman


Tregua de Navidad de 1914 - HISTORIA

A fines de noviembre de 1914, el aplastante avance alemán que se había tragado a los Países Bajos y amenazaba a Francia había sido frenado por los aliados antes de que pudiera llegar a París. Los ejércitos opuestos se miraban el uno al otro desde una línea de trincheras defensivas construidas apresuradamente que comenzaban en el borde del Canal de la Mancha y continuaban hasta la frontera de Suiza. Alambre de púas y parapetos defendían las trincheras y entre ellas se extendía una "tierra de nadie" que en algunas áreas no tenía más de 30 metros de ancho.

Tropas británicas en las trincheras

La vida en las trincheras era abominable. Los continuos disparos de francotiradores, ametralladoras y bombardeos de artillería cobraron un precio mortal. La miseria se vio agravada por los estragos de la madre naturaleza, incluida la lluvia, la nieve y el frío. Muchas de las trincheras, especialmente aquellas en el sector británico de baja altitud al oeste, se inundaron continuamente, exponiendo a las tropas a las heladas y al "pie de trinchera".

Esta traicionera monotonía se interrumpió brevemente durante una "tregua navideña" no oficial y espontánea que comenzó en la víspera de Navidad. Ambas partes habían recibido paquetes de comida y regalos navideños. Los cielos despejados que terminaron con la lluvia levantaron aún más los ánimos en ambos lados de la tierra de nadie.

Los alemanes parecen haber dado el primer paso. Durante la noche del 24 de diciembre entregaron una tarta de chocolate a la línea británica acompañada de una nota que proponía un alto el fuego para que los alemanes pudieran tener un concierto. Los británicos aceptaron la propuesta y ofrecieron un poco de tabaco como regalo a los alemanes. El bien pronto se extenderá a lo largo de las 27 millas de la línea británica. Los soldados enemigos se gritaban desde las trincheras, se unían cantando canciones y pronto se encontraron en medio de la tierra de nadie para hablar, intercambiar regalos y, en algunas zonas, participar en partidos de fútbol improvisados.

El alto mando de ambos lados tuvo una visión sombría de las actividades y se emitieron órdenes para detener la confraternización con resultados variables. En algunas áreas, la tregua terminó el día de Navidad, en otras al día siguiente y en otras se extendió hasta enero. Una cosa es segura: nunca volvió a suceder.

"Nosotros y los alemanes nos encontramos en medio de la tierra de nadie".

Frank Richards fue un soldado británico que experimentó la "tregua de Navidad". Nos unimos a su historia en la mañana de Navidad de 1914:

Buffalo Bill [el comandante de la compañía] se precipitó a la trinchera y trató de evitarlo, pero ya era demasiado tarde: toda la Compañía ya estaba fuera, al igual que los alemanes. Tuvo que aceptar la situación, así que pronto él y los demás oficiales de la compañía también salieron. Los alemanes y nosotros nos encontramos en medio de la tierra de nadie. Sus oficiales también estaban ahora fuera. Nuestros oficiales intercambiaron saludos con ellos. Uno de los oficiales alemanes dijo que le hubiera gustado tener una cámara para tomar una instantánea, pero no se les permitió llevar cámaras. Tampoco nuestros oficiales.

Estuvimos metidos todo el día juntos. Eran sajones y algunos de ellos sabían hablar inglés. Por su aspecto, sus trincheras estaban en tan mal estado como la nuestra. Uno de sus hombres, hablando en inglés, mencionó que había trabajado en Brighton durante algunos años y que estaba harto hasta el cuello con esta maldita guerra y que se alegraría cuando todo terminara. Le dijimos que no era el único que estaba harto de eso. No les permitimos entrar en nuestra trinchera y ellos no nos dejaron entrar en la suya.

El comandante de la compañía alemana le preguntó a Buffalo Bill si aceptaría un par de barriles de cerveza y le aseguró que no emborracharían a sus hombres. Lo tenían en abundancia en la cervecería. Aceptó la oferta con agradecimiento y un par de sus hombres voltearon los barriles y los llevamos a nuestra trinchera. El oficial alemán envió a uno de sus hombres de regreso a la trinchera, quien apareció poco después con una bandeja con botellas y vasos encima. Los oficiales de ambos lados tintinearon vasos y bebieron la salud del otro. Buffalo Bill les había regalado un budín de ciruelas justo antes. Los oficiales llegaron a un entendimiento de que la tregua no oficial terminaría a la medianoche. Al anochecer volvimos a nuestras respectivas trincheras.

Tropas británicas y alemanas
mezclarse en No Mans Land
Navidad 1914
. Los dos barriles de cerveza estaban bebidos, y el oficial alemán tenía razón: si fuera posible que un hombre se hubiera bebido los dos barriles él mismo, habría estallado antes de emborracharse. La cerveza francesa estaba podrida.

Justo antes de la medianoche, todos nos arreglamos para no comenzar a disparar antes que ellos. Por la noche siempre había muchos disparos de ambos bandos si no había grupos de trabajo o patrullas. El señor Richardson, un joven oficial que acababa de unirse al batallón y ahora era un oficial de pelotón en mi compañía, escribió un poema durante la noche sobre el encuentro entre el británico y el bosche en tierra de nadie el día de Navidad, que nos leyó. . Unos días después se publicó en Los tiempos o Publicación de la mañana, Yo creo.

Durante todo el Boxing Day [el día después de Navidad] nunca hicimos un tiro, y lo mismo, cada lado parecía estar esperando que el otro pusiera la pelota en marcha. Uno de sus hombres gritó en inglés y preguntó cómo habíamos disfrutado la cerveza. Le respondimos a gritos y le dijimos que estaba muy débil pero que le estábamos muy agradecidos. Estuvimos conversando de vez en cuando durante todo el día.

Esa noche, al anochecer, nos relevó un batallón de otra brigada. Nos sorprendió mucho, ya que no habíamos escuchado ningún susurro de alivio durante el día. Les contamos a los hombres que nos relevaron cómo habíamos pasado los últimos días con el enemigo, y nos dijeron que, por lo que les habían dicho, todas las tropas británicas en la línea, con una o dos excepciones, se habían metido en la trampa. con el enemigo. Ellos solo habían estado fuera de acción cuarenta y ocho horas después de estar veintiocho días en las trincheras de primera línea. También nos dijeron que los franceses habían escuchado cómo habíamos pasado el día de Navidad y estaban diciendo todo tipo de cosas desagradables sobre el ejército británico ".

Referencias:
Este relato de un testigo ocular aparece en Richards, Frank, Old Soldiers Never Die (1933) Keegan, John, The First World War (1999) Simkins, Peter, World War I, the Western Front (1991).


25 de diciembre de 1914: La historia de la tregua de Navidad

La Primera Guerra Mundial había visto su parte de derramamiento de sangre y tragedia entre su inicio y su primera Navidad. Aún así, alrededor de la época navideña de 1914, sucedió algo milagroso. Después de que la violencia se cobró un número considerable de vidas, los soldados alemanes y británicos decidieron dejar de matarse unos a otros para el santo día de Navidad. Así comenzó la tregua no oficial de Navidad de 1914, pero ¿qué hizo posible que comenzaran a cantar villancicos y cuál es la historia real de la famosa tregua de Navidad? ¡Descubramos más!

Cavar más profundo

Cómo empezó todo

Tropas británicas y alemanas reunidas en tierra de nadie y # 8217 durante la tregua no oficial (tropas británicas de los Húsares de Northumberland, 7.a División, Sector Bridoux-Rouge Banc)

Antes de los legendarios eventos de la tregua navideña de la Primera Guerra Mundial, los soldados en las trincheras todavía estaban en medio de la guerra, aunque previamente habían creído que la guerra terminaría en Navidad. Aun así, algo estaba a punto de suceder y cambiaría su estado de ánimo por completo.

Después de que ambos bandos que luchaban en la guerra habían sufrido devastadoras pérdidas humanas, se acercaba la primera Navidad de la guerra. Dado el significado y el espíritu de la Navidad, se consideró un día de paz. Antes de este día sagrado, el capitán Arthur O'Sullivan, que dirigía una unidad del ejército británico, estaba estacionado en la Rue du Bois, Francia, sin embargo, algo había llamado su atención: en la víspera de Navidad escuchó el sonido de acentos alemanes desde el otro lado de las trincheras. . Básicamente, se les pidió a los británicos que no dispararan después de la medianoche, y se les prometió que, a su vez, no les dispararían a cambio. Además, se les pidió que fueran a discutir con los alemanes, ya que estarán a salvo y no habrá derramamiento de sangre. Por lo tanto, se utilizó a un fusilero irlandés como forma de comprobar si esto era cierto, y los británicos se sorprendieron al verlo regresar de una pieza, y más aún, con un regalo.

Habiendo regresado con un cigarro, la vista del feliz irlandés hizo que otros soldados británicos consideraran cruzar el tranquilo campo de batalla para encontrarse con los alemanes, por lo que se encontraron a mitad de camino, haciendo las paces, a pesar de ser de lados opuestos. Así comenzó la tregua no oficial de Navidad de 1914.

Celebraciones navideñas

Un artista & # 8217s impresión de Las noticias ilustradas de Londres del 9 de enero de 1915: & # 8220 Soldados británicos y alemanes intercambiando cascos del brazo: una tregua navideña entre trincheras opuestas & # 8221

Después del inicio de la tregua en la víspera de Navidad de 1914, alrededor de 100.000 soldados de los ejércitos alemán y británico comenzaron a celebrar la Navidad juntos. Las tropas alemanas decoraban sus áreas colocando velas en los árboles de Navidad y alrededor de sus trincheras.

Un hermoso momento de celebración estuvo representado por los villancicos cantados por las tropas británicas y alemanas. Cuando los alemanes empezaron a cantar su versión de “Silent Night, Holy Night”, los ingleses no dudaron en responder con sus propios villancicos. A través de todos los villancicos y saludos navideños, las dos partes también comenzaron a intercambiar regalos en la Tierra de Nadie entre líneas. Los obsequios consistían principalmente en alcohol, tabaco y comida, pero también incluían varios artículos y baratijas como sombreros.

Además, esta tregua dio lugar a que los ejércitos recuperaran los cuerpos de sus compañeros caídos, lo que es una gran muestra de respeto durante la guerra. Significó mucho para ambos ejércitos. Algunas de las zonas de guerra seguían siendo bastante violentas a pesar del espíritu navideño, pero se estableció la paz en la mayoría de las áreas, sin embargo, algunos generales no apreciaron esta bondad y ordenaron enérgicamente a sus hombres que regresaran a sus trincheras para reanudar las hostilidades.

Partidos de fútbol: mito o realidad

Recuerdos de fútbol memorial, diseñado por Spencer Turner, en el National Memorial Arboretum. Fotografía de DeFacto.

Según algunos, incluso hubo un partido de fútbol entre las tropas, pero no se sabe con certeza si fue cierto o solo un mito. Ha sido debatido por historiadores y algunos han declarado que, según ellos, podría haber habido un intento, que fracasó debido al estado en el que se encontraba el terreno.

Otras personas dicen que hay evidencia de que se está jugando un partido de fútbol, ​​solo que no entre los bandos opuestos de la guerra, sino solo entre las tropas británicas, sin embargo, según el teniente Kurt Zehmisch, de hecho había comenzado un juego entre los soldados alemanes y británicos tan pronto. ya que este último había sacado una pelota de sus trincheras. En su opinión, era algo extraño pero maravilloso.

Además, una carta de un médico adjunto a una brigada de fusileros involucrada en el mítico evento deportivo decía que se llevó a cabo un partido de fútbol frente a las trincheras entre soldados de los dos ejércitos. La razón por la que se ha negado tanto es que los oficiales británicos continuaron diciendo que no habría sido una decisión acertada dejar que los británicos y los alemanes jugaran juntos. Al parecer, si esto sucediera, los alemanes se enterarían de las malas condiciones de las trincheras británicas.

Sin embargo, hay muchas pruebas de que se juega al fútbol y la mayoría de las historias las han contado las tropas alemanas. Las personas que hablan sobre el juego entre los soldados dicen que el juego terminó 3-2 para los alemanes.

Violencia durante la tregua

Mapa del frente occidental y la carrera hacia el mar, 1914. Mapa del Departamento de Historia de la Academia Militar de los Estados Unidos.

A pesar de que se estableció la paz en la mayoría de las áreas, algunas todavía no se conformaron con el repentino espíritu de generosidad. Aparentemente, el cabo Clifford Lane de la Compañía H Hertfordshire dijo que vio a soldados alemanes acercándose desde las trincheras. Al verlos, ordenó a sus hombres que abrieran fuego contra los objetivos de larga distancia.

Aun así, los alemanes no tuvieron una reacción similar al incendio y continuaron celebrando la Navidad en su lugar. Según el cabo Lane, la estaban pasando de maravilla, por lo que ignoraron la violencia repentina y continuaron con sus celebraciones, sin embargo, luego lamentó su decisión de despedir y no unirse a la tregua y las celebraciones. En su opinión, se lo habría pasado genial y con una experiencia increíble.

El frente oriental

Coaliciones militares rivales en 1914: Triple Entente en verde Triple Alianza en marrón. Sólo la Triple Alianza era una & # 8220alianza & # 8221 formal; las otras enumeradas eran patrones informales de apoyo. Mapa de historicair (original francés) y Fluteflute & amp Usuario: Bibi Saint-Pol (traducción al inglés).

Un evento separado que es parte de la tregua de Navidad ocurrió en el frente oriental. Al parecer, los comandantes austrohúngaros dieron el primer paso y pidieron una tregua para Navidad. Los rusos se unieron a ellos y finalmente fueron a la tierra de nadie y comenzaron a pasar un buen rato.

A pesar de cierta violencia aquí y allá, la tregua duró hasta los primeros días de 1915, después de la víspera de Año Nuevo. El evento es de importancia histórica e incluso hay monumentos y memoriales para celebrar este evento. Uno de ellos se dio a conocer en Frelinghien, Francia, mientras que otro se puede ver en Staffordshire, Inglaterra.

Con todo, la tregua ha demostrado que los soldados eran capaces de mostrar bondad, hospitalidad y generosidad el día de Navidad, incluso durante la terrible Primera Guerra Mundial.

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): ¿Deberían los cristianos evitar pelear entre sí en Navidad? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Evidencia histórica

Para obtener más información, consulte & # 8230

Crocker, Terri Blom y Peter Grant. La tregua de Navidad: mito, memoria y la Primera Guerra Mundial. Prensa de la Universidad de Kentucky, 2017.

La imagen destacada en este artículo, una impresión de un artista de Las noticias ilustradas de Londres del 9 de enero de 1915 mostrando & # 8220 Soldados británicos y alemanes intercambiando cascos del brazo: una tregua navideña entre trincheras opuestas, & # 8221 está en el dominio publico en los Estados Unidos porque se publicó por primera vez fuera de los Estados Unidos antes del 1 de enero de 1924.

Sobre el autor

"Autor anónimo" se utiliza para artículos en los que el autor solicitó el anonimato o si se envió un artículo a este sitio en nombre de un autor sin revelar la información de ese autor.


Lección de historia: la historia de la tregua navideña de 1914

Lamentablemente, la tregua de 1914 iba a ser el único intento significativo de silenciar los cañones por parte de los soldados en las líneas del frente.

En la noche del 24 de diciembre de 1914, los cañones a lo largo del frente occidental estaban en su mayoría silenciosos.y apropiadamente Silent Night o Stille Nacht en alemán comenzaron a cantarse a ambos lados de la línea. Primera Guerra Mundial entonces conocido solo como la guerra y, finalmente, la Gran Guerratenía menos de seis meses, y aunque los soldados estaban acurrucados en las trincheras para las vacaciones, todavía estaba lejos de los horrores por venir.

Esto fue antes de la guerra de gas, los constantes bombardeos de artillería, los inútiles ataques en tierra de nadie, y antes de que las trincheras se volvieran lo más cercanas al infierno en la tierra como nadie podría imaginar. Esto no quiere decir que la guerra no fuera todavía un infierno, porque las bajas ya estaban aumentando, la línea ya estaba estática desde casi el Canal de la Mancha hasta la frontera suiza. Ambas partes esperaban un gran avance en la primavera.

Sin embargo, en Nochebuena, la primavera estaba muy lejos. A pesar de sondear las líneas y de los intentos diarios de perturbar al enemigo, las cosas estaban tranquilas, y luego, el día de Navidad, los soldados ondearon banderas blancas y salieron de las líneas. La paz no estalló, fue solo una tregua para el día sagrado.

La escena de los soldados saliendo de las trincheras incluso hizo las rondas navideñas en 2014 gracias a una hábil campaña publicitaria de la cadena de supermercados británica Sainsbury's. El video comienza en la víspera de Navidad cuando los soldados británicos y alemanes comienzan a cantar "Silent Night", y luego continúa con la crónica de cómo los soldados de cada lado salieron para estrechar la mano, jugar al fútbol y dejar de pelear.

El sonido de la artillería envía a los soldados de regreso a sus trincheras, donde el soldado alemán encuentra una barra de chocolate en su abrigo, un "regalo" de su enemigo al otro lado de las líneas. El anuncio en video se realizó en asociación con The Royal British Legion y, según se informa, "se inspiró en hechos reales de hace cien años".

Por supuesto, también se hizo para vender barras de chocolate.unos que se parecen mucho al que el alemán Landser Otto encontró en su abrigo. En este caso, todas las ganancias se donarán a la Royal British Legion, pero aún así se pretende que la gente del Reino Unido se dirija a Sainsbury's para hacer sus compras navideñas.

Sainsbury's no es el primero en narrar la tregua de Navidad. Ha sido tema de películas, programas de televisión e incluso un video musical de una canción de Paul McCartney "Pipes for Peace". Uno de los conceptos erróneos más grandes sobre la tregua fue que se informó ampliamente y fue una gran noticia.

De hecho, la noticia de la tregua real no se informó durante más de una semana. Fue solo en la víspera de Año Nuevo que el New York Times informó que había estallado una tregua no oficial. Los relatos solo circularon cuando las familias en el hogar se enteraron, no a través de los periódicos diarios, a partir de relatos de primera mano en cartas desde el frente. Los periódicos británicos, Mirror and Sketch, finalmente imprimieron fotografías de primera plana de los soldados mezclándose.

Sin embargo, la cobertura alemana fue algo silenciada e incluso criticó a los participantes, mientras que en Francia la censura de prensa casi bloqueó por completo la noticia de la tregua, y solo confirmó en un comunicado oficial que se limitó a los sectores británicos y fue efímera.

El primer relato ficticio parece haber sido la obra alemana Petermann schließt Frieden oder Das Gleichnis vom deutschen Opfer (Petermann hace las paces) en 1933. Escrita por el veterano de guerra Heinz Steguweit, quien fue uno de los primeros miembros del Partido Nazi, la obra estuvo lejos de ser edificante. En él, un soldado alemán es asesinado a tiros por un francotirador mientras canta villancicos.

La tregua fue narrada como una secuencia en la película de 1969. ¡Oh! Qué guerra tan hermosa, y sirvió de telón de fondo para el video musical de 1983 de "Pipes of Peace" de Paul McCartney, en el que el ex Beatle interpretó a un Tommy británico y un Jerry alemán que se encuentran en tierra de nadie. También fue la trama de la película francesa de 2005. Feliz Navidad, que describió los hechos desde la perspectiva de soldados alemanes, escoceses y franceses.

Todos estosasí como el anuncio de Sainsburyson bastante conmovedores, y desde una perspectiva histórica, muchos detalles de la primera parte de la guerra son correctos. Los soldados alemanes visten uniformes grises y el Pickelhaube (casco con púas), mientras que los soldados británicos visten gorras de servicio militar o gorras glenngary en el caso de los escoceses en Feliz Navidad, con la última película incluso incluyendo los primeros uniformes franceses rojos y azules. Rara vez las escenas sugieren los últimos horrores de la guerra con tropas con cascos de acero o máscaras de gas.

En ese sentido, los fabricantes han acertado el equipamiento y los detalles, incluso si otros aspectos son pura fantasía.aunque conmovedoras historias por derecho propio.

Quizás el mayor error sobre la tregua navideña de 1914 es que se limitó a los días cercanos a la Navidad. De hecho, la confraternización se había producido a menudo en la guerra.y no era tan raro que los soldados que se habían disparado unos a otros un día ondearan una bandera blanca para intercambiar comida o bebida al día siguiente. Aunque en gran medida desanimadoincluso bajo la amenaza de un castigo gravetales actividades ocurrieron todo el tiempo.

En las primeras etapas de la Gran Guerra, las unidades británicas y alemanas tendían a tener momentos de confraternización, pero las relaciones entre franceses y alemanesrivales desde hace mucho tiempohabía estado mucho más tenso. Sin embargo, a principios de diciembre, no era infrecuente que cada bando tuviera breves treguas para recuperar a los soldados muertos para su entierro.

La tregua de Navidad de 1914 también fue impulsada en parte por la “Carta abierta de Navidad”, un mensaje público por la paz que fue dirigido “A las mujeres de Alemania y Austria” y firmado por un grupo de 101 mujeres sufragistas británicas. Esto siguió el 7 de diciembre de 1914, cuando el Papa Benedicto XV pidió una tregua oficial entre los gobiernos en guerra, pero este intento fue oficialmente rechazado por todas las partes.

El tiempo que duró la tregua también es muy debatido e incomprendido. Mientras que la pelicula Feliz Navidad sugirió que duró más allá del día de Navidad, la mayoría de las otras representaciones, incluida la toma de McCartney y el anuncio de Sainsbury, sugieren que fue algo que duró solo unos minutos. La verdad es turbia sobre esto porque las treguasen lugar de una sola tregua existía arriba y abajo de las líneas.

En muchos sectores, es ampliamente aceptado que la tregua de Navidad duró solo un día, pero en otros sectores continuó hasta el día de Año Nuevo. Parte de la razón de este último fenómeno es que, como se señaló, ninguna de las partes planeó una campaña importante para el futuro previsible y, como resultado, fue solo un momento de tranquilidad en la línea.

"También hay informes de treguas de los sectores francés y belga", explicó Chris Baker, autor de La tregua: el día en que se detuvo la guerra. “Varió y en algunas zonas se prolongó durante varios días, en otras cercanas no se llevó a cabo en absoluto. La víspera de Navidad y el día de Navidad parecen haber sido bastante tranquilos a lo largo de la línea.pero aun así más de 70 soldados británicos perdieron la vida ese día. La confraternización real parece haber sido de unas pocas horas como máximo ".

Lo que se acepta es que los comandantes de ambos lados de las líneas no sabían nada acerca de la actividad hasta después de que ocurriera. Y los líderes de ninguna de las partes estaban particularmente felices¡y ambos temían que pudiera producirse un motín generalizado! Lo último que querían los comandantes era que sus respectivos soldados abandonaran la lucha.

The other debated issue of the truce is whether football (soccer) was ever played? While it is likely given that there were a number of cases of fraternization that some balls were kicked around, it isn't clear if there were really any “organized” matters. A number of period letters suggest that the units did kick around the ball but in many cases, it is unlikely that the soldiers used a real ballprobably tins ration tins or other similarly sized objects.

Most historians tend to agree that the football matches could have been much more than kick-about games given the terrain in no man’s land. It is also believed that most of these matches were really soldiers on the same side playing together rather than with those from the opposing side.

“The evidence for football being played is from letters and various other paperwork from individual soldiers,” added Baker. “It gets no mention in unit war diaries, regimental histories, etc., and indeed some men wrote that they simply did not believe that it had taken place.”

“The circumstances of the cratered nature of the ground, presence of barbed wire defenses and so on, plus the very short time over which fraternization occurred, make it most improbable that we are talking about a properly organized game,” Baker suggested. “A kick-about is probably nearer the mark. The only place where even two


Football

Christmas Day brought impromptu football (soccer) matches between the soldiers. This time also afforded the opportunity to bury the dead, and exchange prisoners. The first documented truce was recorded in the War Diary of the 2nd Essex Regiment on December 11, the last one ended at New Year, but it was all unofficial. Perhaps as many as 100,000 soldiers were involved in this truce. Robert Graves, the British writer — known for the novel I, Claudius and the authoritative translation from the Latin of Suetonius’ Los Doce Césares — later recounted the football match, parts of which were fictional, with a score of 3–2 for the Germans. No reports were published of the truce for a week, until the New York Times broke the story, in the still-neutral at that time United States.


The Christmas Truce of 1914

At Christmas time in 1914 an amazing event occurred at numerous places along the trench lines on the Western Front. The guns fell silent soldiers declared a temporary truce and celebrated Christmas with each other. Remember, the trench lines were close enough that the opposing troops could yell back and forth. This allowed them to exchange greetings of the season. They met in No Man’s Land and shared Christmas treats and beverages. They also sang Christmas songs together. And, it is even said that the English played soccer against the Germans. The holiday truce experience was not total in some areas fighting continued. (See http://military.wikia.com/wiki/Christmas_truce.) After Christmas Day, the soldiers returned to trying to kill each other.

Although similar isolated truces occurred in 1915, this phenomenal event, as experienced in 1914, was never repeated because of the very negative reaction of the officer corps. Officers on both sides made it clear that a repeat would be met with the strictest punishment. The following year, the British infantry was ordered to “maintain a slow gun fire on the enemy’s trenches” during the holiday. After 1915, due to the increasing death tolls and the use of poison gas that caused the belief that the other side was less than human, there were no similar efforts. (Id. Jennings and Brewster, The Century, pag. 51.) For an in-depth narrative about the Christmas Truce, see Weintraub, Silent Night: The Story of The World War I Christmas Truce.)

The Christmas Truce is memorialized in the following songs:

“Belleau Wood, sung by Garth Brooks songwriters Joe Henry and Garth Brooks (1997). (http://youtu.be/kjXa7DnaGjQ)

Oh, the snowflakes fell in silence
Over Belleau Wood that night
For a Christmas truce had been declared
By both sides of the fight
As we lay there in our trenches
The silence broke in two
By a German soldier singing
A song that we all knew

Though I did not know the language
The song was “Silent Night”

Then I heard my buddy whisper,
“All is calm and all is bright”
Then the fear and doubt surrounded me
‘Cause I’d die if I was wrong
But I stood up in my trench
And I began to sing along

Then across the frozen battlefield
Another’s voice joined in
Until one by one each man became
A singer of the hymn

Then I thought that I was dreaming
For right there in my sight
Stood the German soldier
‘Neath the falling flakes of white
And he raised his hand and smiled at me
As if he seemed to say
Here’s hoping we both live
To see us find a better way

Then the devil’s clock struck midnight
And the skies lit up again
And the battlefield where heaven stood
Was blown to hell again

But for just one fleeting moment
The answer seemed so clear
Heaven’s not beyond the clouds
It’s just beyond the fear

No, heaven’s not beyond the clouds
It’s for us to find it here

“Christmas in the Trenches” was written and sung by John McCutcheon (1984). (http://youtu.be/B5on4WK1MpA)

My name is Francis Tolliver. I come from Liverpool.
Two years ago the war was waiting for me after school.
To Belgium and to Flanders, to Germany to here,
I fought for King and country I love dear.
It was Christmas in the trenches where the frost so bitter hung.
The frozen field of France were still, no Christmas song was sung.
Our families back in England were toasting us that day,
their brave and glorious lads so far away.

I was lyin’ with my mess-mates on the cold and rocky ground
when across the lines of battle came a most peculiar sound.
Says I “Now listen up me boys”, each soldier strained to hear
as one young German voice sang out so clear.
“He’s singin’ bloody well you know,” my partner says to me.
Soon one by one each German voice joined in in harmony.
The cannons rested silent. The gas cloud rolled no more
as Christmas brought us respite from the war.

As soon as they were finished a reverent pause was spent.
“God Rest Ye Merry Gentlemen” struck up some lads from Kent.
The next they sang was ‘Stille Nacht.” “Tis ‘Silent Night'” says I
And in two tongues one song filled up that sky.
“There’s someone commin’ towards us,” the front-line sentry cried.
All sights were fixed on one lone figure trudging from their side.
His truce flag, like a Christmas star, shone on that plain so bright
as he bravely strode, unarmed, into the night.

Then one by one, on either side walked into no-mans-land
with neither gun nor bayonet we met there hand to hand.
We shared some secret brandy and wished each other well
and in a flare-lit soccer game we gave ’em hell.
We traded chocolates, cigarettes and photographs from home
these sons and fathers far away from families of their own.
Young Sanders played his squeeze box and they had a violin
this curious and unlikely band of men.

Soon daylight stole upon us and France was France once more.
With sad farewells we each began to settle back to war.
But the question haunted every heart that lived that wondrous night
“Whose family have I fixed within my sights?”
It was Christmas in the trenches where the frost so bitter hung.
The frozen fields of France were warmed as songs of peace were sung.
For the walls they’d kept between us to exact the work of war
had been crumbled and were gone forever more.

My name is Francis Tolliver. In Liverpool I dwell.
Each Christmas come since World War One I’ve learned it’s lessons well.
That the ones who call the shots won’t be among the dead and lame
and on each end of the rifle we’re the same.

“Christmas 1914, written and sung by Mike Harding (1977). (http://youtu.be/LRaLGq3F2_4)

Christmas Eve in 1914,
Star’s are burning, burning bright,
And all along the Western Front,
Guns were lying still and quiet,
Men lay dosing in the trenches,
In the cold and in the dark,
And far away behind the lines,
A village dog began to bark,

Some lay thinking of their families,
Some sang song’s while others were quiet,
Rolling fags and playing bragg,
To pass away this Christmas night,
As they watched the German trenches,
Something moved in No-Man’s-Land,
And through the dark there came a Soldier.
Carrying a white flag in his hand,

Then from both sides men came running,
Crossing into No-Man’s-Land,
Through the barbed wire, mud and shell holes,
Shyly stood there shaking hands,
Fritz brought out cigars and brandy,
Tommy brought corned beef and fags,
Stood there talking, laughing, singing,
As the moon shone down on No-Man’s-Land,

Christmas Day we all played football,
In the mud of No-Man’s-Land,
Tommy brought some Christmas pudding,
Fritz brought out a German band,
When they beat us at the football,
We shared out all the grub and drink,
And Fritz showed me a faded photo,
Of a brown haired girl, back in Berlin,

For days after, no one fired,
Not one shell disturbed the night,
For Old Fritz and Tommy Atkins,
They’d both lost the will to fight,
So they withdrew us from the trenches,
Sent us far behind the lines,
Sent fresh troops to take our places,
Told the guns, prepare to fire,

And next day in 1914,
Flares were burning, burning bright,
The message came, prepare offensive,
Over the top, we’re going tonight.
And men stood waiting in the trenches,
Looked out across our football park,
And all along the Western Front,
The Christmas guns began to bark,
Men stood waiting, in the trenches,
Looked out across our football park,
And all along the Western Front,
The Christmas guns began to bark.


Resuming Hostilities

In some places hostilities resumed immediately after the truces. One example of this can be found in Trench Warfare 1914-1918 — The Live and Let Live System by Tony Ashworth, where he quoted one of the participants:

At 8.30 I fired three shots in the air and put up a flag with “Merry Christmas” on it, and I climbed on the parapet. He put up a sheet with “Thank you” on it and the German Captain appeared on the parapet. We both bowed and saluted and got down into our respective trenches, and he fired two shots in the air, and the war was on again.

Resuming hostilities was generally not so easy. Some of the units continued or renegotiated their truces. One of the tactics used by the high command to restart the hostilities was to put a combat unit on relief and replace it with a different unit that hadn’t participated in a truce. In some cases the outgoing unit would inform the incoming unit that the Christmas Truce was still on in that location. This appears to have happened at least a few times and on both sides. Exactly how many times this happened is not known. It was all done on the sly.

En su libro Truce, Jim Murphy quoted Major Murdoch McKenzie Wood about the truce in his area, which lasted two weeks:

I … came to the conclusion that I have held firmly ever since, that if we had been left to ourselves there would have never been another shot fired. For a fortnight that truce went on. We were on the most friendly terms, and it was only the fact that we were being controlled by others that made it necessary for us to start trying to shoot one another again.

There was a near mutiny when one of the regiments in the XIX Saxon Corps was ordered to resume hostilities. Robert Cowley wrote of this in his book The Great War — Perspectives on the First World War. An Australian expatriate named Ethyl Cooper was told about this by a German soldier named Vize-Feldwebel Lange while on leave in Leipzig. Cooper kept it concealed until after the armistice was signed.

The difficulty began on the 26th, when the order to fire was given, for the men struck. Herr Lange says that … he had never heard such language as the officers indulged in, while they stormed up and down, and got, as the only result, the answer, “We can’t — they are good fellows, and we can’t.” Finally, the officers turned on the men with, “Fire, or we do — and not at the enemy!” Not a shot had come from the other side, but at last they fired, and an answering fire came back, but not a man fell. “We spent that day and the next,” said Herr Lange, “wasting ammunition in trying to shoot the stars down from the sky.”

In some truces the soldiers on each side agreed to warn each other if a high-ranking officer was planning a visit. In such cases a warning would be sent to the other side to keep their heads down during the staff visit. The troops on that side would be seemingly firing at the enemy positions but actually firing slightly over their heads.

The truce in the Ploegsteert Wood, Belgium area was probably the last to end. It reportedly lasted through the month of March. Reports say all the truces were ended by Easter, which in 1915 fell on April 4.


The Christmas Truce of 1914

On December 24, 1914, exactly 100 years ago today, British and German soldiers facing each other across No Man’s Land in the trenches of World War I confounded their superiors by leaving their trenches and walking out to meet and greet their enemies in the spirit of Christmas brotherhood.

Digging Deeper

Not only did the soldiers shake hands and converse but they even exchanged presents! When they sang carols together, it just about gave the generals on both sides fits. In some cases, football games (soccer) were played between opposing forces as well.

French troops were a bit less eager to join in the festivities, but in some cases they did. The camaraderie shared by the British and Germans was almost universal along the front they shared with an outpouring of troops from each side who had more in common with their supposed enemies than they did with their aristocratic superiors. Co-national burial parties and services were also held.

The superiors were outraged, and strict orders were given down the chain of command to forbid a repeat of such a Christmas Truce in the remaining years of the war. Still, it was repeated on a much smaller scale in 1915, but by 1916, the carnage had become so great and the terror of massive artillery bombardments and the barbaric use of poison gasses had hardened the wornout soldiers into outright hatred for one another. There would be no further Christmas Truces. Perhaps the annual Christmas bombardments ordered by the generals on each side had something to do with the men preferring to stay in their trenches.

The generals making these decisions were almost universally located well rear of the fighting in luxurious accommodations in appropriated chateaus and mansions. Unlike the men who fought, these high-ranking officers mostly came from rich, aristocratic backgrounds and ate well, not starving and freezing in the mud as their troops did. World War I was one of the worst cases of “ivory tower syndrome” by those running the war in comparison to those fighting it. General officers who cared about and empathized with the men were the exception rather than the rule. This was one of the not so “great” aspects of the “Great War.”

For now though, Merry Christmas, Happy Winter Solstice, Festivus, Kwanzaa or Hanukkah, or whatever your winter holiday is!

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): What is your favorite winter holiday? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Historical Evidence

For more information, please see…

Crocker, Terri Blom and Peter Grant. The Christmas Truce: Myth, Memory, and the First World War. University Press of Kentucky, 2017.

About Author

Major Dan is a retired veteran of the United States Marine Corps. He served during the Cold War and has traveled to many countries around the world. Prior to his military service, he graduated from Cleveland State University, having majored in sociology. Following his military service, he worked as a police officer eventually earning the rank of captain prior to his retirement.


The Real Story of the Christmas Truce

Late on Christmas Eve 1914, men of the British Expeditionary Force (BEF) heard German troops in the trenches opposite them singing carols and patriotic songs and saw lanterns and small fir trees along their trenches. Messages began to be shouted between the trenches.

The following day, British and German soldiers met in no man's land and exchanged gifts, took photographs and some played impromptu games of football. They also buried casualties and repaired trenches and dugouts. After Boxing Day, meetings in no man's land dwindled out.

The truce was not observed everywhere along the Western Front. Elsewhere the fighting continued and casualties did occur on Christmas Day. Some officers were unhappy at the truce and worried that it would undermine fighting spirit.

After 1914, the High Commands on both sides tried to prevent any truces on a similar scale happening again. Despite this, there were some isolated incidents of soldiers holding brief truces later in the war, and not only at Christmas.

In what was known as the 'Live and Let Live' system, in quiet sectors of the front line, brief pauses in the hostilities were sometimes tacitly agreed, allowing both sides to repair their trenches or gather their dead.


Essay: The Christmas Truce – World War I

The Christmas truce which was a not official truce. The truce occurred along the Western Front. The truce occurred during the Christmas of 1914. World War 1 had been going on for many months but the soldiers on both sides stepped out of their trenches. They walked across no mans land which is where they shook hands and agreed to have a truce so that any of the dead from either side could be buried. As well some of the soldiers also used the truce as a way to chat with each other. Some of them even claim to playing a football game. Still today unofficial truces between opposing forces occur and some more happened at other times during World War One but never on the scale of that first Christmas truce. Similar events have occurred in other conflicts that happened in history history and continue to occur.
The assassination of heir to the Austrian throne. Then Archduke Franz Ferdinand and his wife in Sarajevo on June 29 1914 sparked a rapid sequence of events which led to the outbreak of World War One. In early August. Germany swept past Luxembourg and Belgium on their way into France. That at first made rapid progress. The Allies and Germans tried a series of trying to out flank the movements which eventually led to a battle line the Western Front stretching from Lorraine in the south into the English Channel into the north. Soldiers dug trenches and erected barbed wire to hold their positions the nightmare that was to become trench warfare had begun. In places the trenches were just yards apart. Then as the soldiers realized that neither side was going to make any rapid victories or progress, the trenches became more fortified. The opposing forces now had time to regroup and strengthen their lines with more men but it soon became apparent to the Generals and to the men on the front line that this was going to be a war of attrition the only way a winner would be decided would be when one side ran out of men or out of bullets. As Private .R. Fleming of the 2nd Durham Light Infantry put it. It is not war. It is who can kill the most enemies in the shortest time possible.
The proximity of the enemies also allowed men to shout out to their opponents or stick up signs on wooden boards. After a particularly heavy barrage of missiles or bullets. The soldiers might shout out Missed or Left a bit. This black humour was the start of a conversation between the troops that would hasten the on set of the Christmas truce. Another factor that assisted conditions for an unofficial truce between the men was the weather. For much of December it had been wet but on Christmas Eve the temperature dropped and a sharp frost enveloped the landscape. A White Christmas as depicted on all traditional Christmas cards would provide the backdrop to one of the most remarkable Christmas stories in 2,000 years. Shouting between troops was turned into something way more Christmas Eve. Germans celebrate Christmas on December 24 more than they do on the day itself in Britain and France, December 25 is the main day of celebration. It is on the 24th that the Germans have a large meal with family and Father Christmas delivers his gifts. So on the Western Front on Christmas Eve. German soldiers began to sing carols and place Christmas trees lit with lanterns above the trenches. As a subaltern told the Press Association and it was then published in numerous UK newspapers. In their trenches were a blaze of Christmas trees. Some of the sentries were regaled for hours with the traditional Christmas songs of their Fatherland. Their officers even showed annoyance the next day that some of these trees had been fired on.
A white Christmas singing of carols shouts of good wishes. These shouts were coming from both side the trenches. The erection of illuminated decorations. The truce which days earlier had seemed impossible was now possible and happing. The night before Christmas. A British captain serving at Rue du Bois heard a foreign accent from across the divide that said. Do not shoot after 12:00 and we will not shoot at you either. Then if you English come out and you talk to us we will not shoot. Commonwealth troops fighting were in Belgium as France started hearing some odd sounds coming from across no mans land. German soldiers were singing Christmas carols like Silent Night and Holy Night. Allied troops applauded and cheered. They were shouting out for more. Soldiers on both sides began to sing in unison, trading verses in alternating languages.Then very cautiously and with great courage, unarmed German and Allied soldiers climbed out of their trenches to stand atop their defenses. As well as near the Neuve Chapelle. Which is where a Irish soldier had got up and started to walk across no mans land. Thats where he was greeted with a cigar instead of a bullet. This act of bravery on his part inspired other people that were in his troop to do the same thing. More things similar to this event began to repeat in other places as well. As soldiers got up and walked towards the opposing trench and some just met halfway.

Essay Sauce is the free student essay website for college and university students. We've got thousands of real essay examples for you to use as inspiration for your own work, all free to access and download.

. (download the rest of the essay above)

About this essay:

If you use part of this page in your own work, you need to provide a citation, as follows:

Essay Sauce, The Christmas Truce – World War I. Available from:<https://www.essaysauce.com/history-essays/essay-the-christmas-truce-world-war-i/> [Accessed 24-06-21].

These History essays have been submitted to us by students in order to help you with your studies.

* This essay may have been previously published on Essay.uk.com at an earlier date.

Review this essay:

Please note that the above text is only a preview of this essay.


Ver el vídeo: La Tregua de Navidad (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Gahmuret

    Información muy divertida

  2. Deerward

    Has respondido rápidamente ...

  3. Yameen

    Tienes una mente inquisitiva :)

  4. Odanodan

    Me sorprendió.

  5. Pacorro

    Gracias inmensas por la ayuda en este asunto, ahora no admitiré tal error.

  6. Echoid

    Shpashib grande



Escribe un mensaje