Podcasts de historia

Discurso de Lincoln en Gettysburg

Discurso de Lincoln en Gettysburg



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Discurso de Lincoln en Gettysburg - HISTORIA

El Discurso de Gettysburg es el discurso más memorable de Lincoln y se ha convertido en un texto icónico para la nación. El discurso es impactante por lograr tanto con pocas palabras que puso un imperativo moral a la Guerra Civil, consagró un campo de batalla y definió una voz singularmente estadounidense que solo podría pertenecer a un pueblo libre aunque, en ese momento de la historia, fueran luchando por su identidad nacional.

El discurso se estudia en todo el mundo por su importancia histórica, política y cultural.

Para fines literarios, es un estudio sorprendente del poder literario fundado en la economía de las palabras.

Hace cuarenta y siete años, nuestros padres trajeron a este continente una nueva nación: concebida en libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales.

Ahora estamos inmersos en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación así concebida y dedicada, puede durar mucho tiempo. Nos encontramos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una porción de ese campo como lugar de descanso final para aquellos que aquí dieron su vida para que esa nación pudiera vivir. Es totalmente apropiado y apropiado que hagamos esto.

Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar esta tierra. Los valientes, vivos y muertos, que lucharon aquí lo han consagrado, muy por encima de nuestro pobre poder de sumar o de restar. El mundo no notará ni recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que hicieron aquí. Nos corresponde a nosotros los vivos, más bien, dedicarnos aquí a la obra inconclusa que los que lucharon aquí han avanzado tan noblemente hasta ahora. Es más bien que estemos aquí dedicados a la gran tarea que nos queda por delante: que de estos muertos honrados recibamos una mayor devoción a la causa por la que dieron la última medida completa de devoción, que aquí resolvamos altamente que estos muertos no habrá muerto en vano - que esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad - y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la tierra.

19 de noviembre de 1863

Disfrute de la colección de discursos, ensayos e historias de personajes históricos de American Literature's American History.


Discurso de Gettysburg: los famosos pensamientos de Abraham Lincoln sobre la guerra civil

El Discurso de Gettysburg fue un breve discurso pronunciado por el presidente Abraham Lincoln en el lugar de la Batalla de Gettysburg en Pensilvania. Se dio en ceremonias para dedicar una parte del campo de batalla como cementerio para aquellos que habían perdido la vida en esa costosa batalla de la Guerra Civil. Tras la victoria de las fuerzas de la Unión en Gettsburg del 1 al 3 de julio de 1863, se estableció una comisión nacional para establecer el Cementerio Nacional de Soldados en Gettysburg para honrar a los miles de soldados de ambos lados que habían muerto allí. Se decidió realizar una ceremonia de dedicación el 19 de noviembre de 1863, con Edward Everett, ex gobernador de Massachusetts, ex senador de los Estados Unidos y ex presidente de Harvard, para pronunciar la oración principal. El 2 de noviembre de 1863, el presidente Lincoln fue invitado a asistir y hacer algunos comentarios. Abraham Lincoln partió de Washington en tren el 18 de noviembre de 1863. Completó el borrador de su discurso esa noche en su habitación de hotel y se lo mostró sólo a William Seward, su Secretario de Estado. Una multitud de 15.000 asistieron al día siguiente para las ceremonias y Edward Everett pronunció un discurso de dos horas. Luego fue el turno de Lincoln. Lincoln seleccionó sus palabras sencillas y adecuadas con tal cuidado que los estadounidenses han reflexionado sobre su nobleza desde entonces.


Discurso de Lincoln en Gettysburg - HISTORIA

A raíz de la carnicería de tres días que tuvo lugar en su puerta a principios de julio, la aldea de Gettysburg se vio rodeada de miles de cadáveres hinchados. Poco después de la batalla, una lluvia torrencial dejó al descubierto los cuerpos que yacían en sus tumbas poco profundas preparadas apresuradamente. La llegada del calor húmedo del verano trajo consigo el hedor nauseabundo de carne en descomposición que atraía enjambres de moscas y cerdos merodeadores al antiguo campo de batalla. Había que hacer algo. Los cuerpos de los caídos debían recibir un internamiento adecuado.


La procesión sale de Gettysburg
para el cementerio el 19 de noviembre de 1863
El gobernador de Pensilvania, Andrew Curtin, nombró a David Wills, un destacado abogado de Gettysburg, para supervisar el proyecto. Se formó una comisión interestatal, se recaudó dinero y se compraron diecisiete acres de tierra en el lugar de la batalla. El gobierno federal proporcionó los ataúdes. En noviembre, el cementerio estaba listo para la dedicación.

Lincoln no fue el orador destacado del día. Este honor recayó en Edward Everett, un destacado orador de Massachusetts. El presidente había sido invitado a asistir a la ceremonia en el último momento (2 de noviembre) con la expectativa de que su apretada agenda no le permitiera asistir. Por lo tanto, los organizadores del evento se sorprendieron cuando Lincoln no solo aceptó su invitación, sino que también indicó que le gustaría decir algunas palabras en la ceremonia.

Lincoln deseaba desesperadamente hablar en Gettysburg. Fue una oportunidad para impulsar el esfuerzo bélico de la Unión y solidificar el apoyo político en el estado de Pensilvania. Sin embargo, su asistencia a la ceremonia se vio amenazada en el último momento por la repentina enfermedad de su hijo Tad. Este era un asunto serio. Lincoln ya había perdido a dos de sus cuatro hijos a causa de una enfermedad. Sin embargo, a pesar de sus preocupaciones y las súplicas casi histéricas de su esposa Mary para que no se fuera, estaba decidido a viajar a Gettysburg.

Lincoln llegó en tren a Gettysburg la noche anterior a la dedicación y se quedó en la casa de David Wills. Alrededor de las 10 en punto de la mañana siguiente (19 de noviembre), el presidente se unió a la procesión que terminó en el cementerio a las afueras de la ciudad.

Una multitud de quince a veinte mil personas se apiñó alrededor de la plataforma de los oradores. Everett habló primero, manteniendo a la audiencia hechizada durante casi dos horas. Entonces, Lincoln se levantó y pronunció su dirección en menos de dos minutos. La respuesta de la audiencia fue silenciosa, probablemente debido a la sorpresa por la brevedad del discurso. Al ver la reacción de su audiencia, Lincoln comentó a un compañero: "Es un fracaso rotundo y la gente está decepcionada". Sin embargo, al día siguiente, Everett escribió al presidente elogiando su discurso y pronunciándolo como uno de los mejores que había escuchado. Cuando las palabras que pronunció Lincoln ese día fueron difundidas por los periódicos, la reacción del público coincidió y las pocas oraciones de Lincoln han llegado a ser consideradas como uno de los mejores discursos en la historia de Estados Unidos.

"Una" media docena de palabras de consagración ".

A la mañana siguiente, una animada procesión recorrió la corta distancia hasta el cementerio. John Hay, uno de los secretarios privados del presidente Lincoln, describió la escena cuando la fiesta presidencial llega a Gettysburg:

En Gettysburg, el presidente fue a ver al señor Wills, que lo esperaba, y nuestra fiesta se rompió como una gota de mercurio derramado. MacVeagh [Presidente del Partido Republicano de Pensilvania], el joven Stanton [Hijo del Secretario de Guerra de Lincoln], y yo buscamos por un rato, fuimos a la universidad, comimos un plato de ostras, luego cenamos y finalmente holgazaneamos hasta el Court House donde Lamon [Jefe Marshall del evento y un amigo cercano de Lincoln] estaba celebrando una reunión de alguaciles, encontramos a Forney [un reportero] y fuimos a su casa, el Sr. Fahnestock, y bebimos un poco de whisky con él. Había estado bebiendo mucho durante el día y se estaba sintiendo un poco feo y peligroso. Estaba particularmente resentido con Montgomery Blair [Director General de Correos de Lincoln]. MacVeagh le estaba diciendo que se lanzó al Tycoon [el apodo de Hay para Lincoln] que se acercaba, y le dijo algunas verdades. Dijo que el presidente recibía mucho de eso de vez en cuando y lo necesitaba.

Salimos después de un rato siguiendo la música para escuchar las serenatas. El presidente apareció en la puerta y dijo media docena de palabras que no significaban nada y entró. Seward [el secretario de Estado de Lincoln], que se encontraba a la vuelta de la esquina en Harper's, fue llamado y habló de manera tan indistinta que no escuché una palabra. de lo que estaba diciendo


Una foto rara de las ceremonias.
Un grupo de niños está parado al margen de una multitud.
A lo lejos, varios hombres con fajas pueden
ser visto de pie en la plataforma de los oradores.
El análisis de una ampliación de esta foto revela
la imagen de Lincoln sentado a la izquierda de estos hombres.
Haga clic en la foto para ver un primer plano
Regresamos a la habitación de Forney, habiendo recogido a Nicolay [otra de las secretarias privadas de Lincoln], y bebimos más whisky. Nicolay cantó su pequeña canción de los 'Tres ladrones' y luego cantamos 'John Brown'. Por fin propusimos que Forney hiciera un discurso y salieron dos o tres, Shannon y Behan y Nicolay, para conseguir una banda para darle una serenata. Me quedé con él. Stanton y MacVeagh también. Bajé las escaleras con él.

La multitud era grande y clamorosa. Los fugitivos [guardias militares] estaban junto a la puerta en agonía. Los reporteros se sentaron en cuclillas en un pequeño puesto en la entrada. Forney estaba en el umbral, John Young [un reportero] y yo junto a él.

La multitud gritó cuando se abrió la puerta. Forney dijo: “Amigos míos, estos son los primeros vítores que escuché esta noche. No le dio tales vítores a su presidente en la calle. ¿Sabes lo que le debes a ese gran hombre? Le debes a tu país, debes tu nombre como ciudadanos estadounidenses '.

Por la mañana cogí una bestia y salí con la suite del presidente al cementerio en procesión. La procesión se formó de una manera huérfana y se marchó con muy poca ayuda de nadie, y después de un pequeño retraso, el señor Everett ocupó su lugar en el estrado, y el señor Stockton hizo una oración que pensó que era una oración y El señor Everett habló como siempre, a la perfección, y el presidente, de una manera excelente y libre, con más gracia de la que solía, dijo su media docena de palabras de consagración, y la música se aulló y nos fuimos a casa llenos de gente y vítores. calles. & quot

Referencias:
El relato de John Hay se encuentra en: Hay, John, Lincoln y la Guerra Civil en los diarios y cartas de John Hay (1939) Kunhardt, Phillip, B. Lincoln en Gettysburg (1983) Sandburg, Carl, Abraham Lincoln: the War Years ( 1939).


Un principio demostrado a través de la historia: discurso de Gettysburg de Lincoln & # 146

Las palabras del Discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln # 8217 se encuentran entre las más memorables jamás habladas o escritas en la larga historia de los eventos humanos. Muchos estadounidenses, por no mencionar a personas de otros países, reconocen frases de esta dirección, algunos pueden recitarla palabra por palabra. Casi inmediatamente después de que Lincoln pronunció el discurso el 19 de noviembre de 1863, los maestros y los padres comenzaron a pedir a los jóvenes estadounidenses que lo memorizaran. Algunos todavía hacen esto incluso hoy, y hay buenas razones para hacerlo.

El Discurso de Gettysburg nos muestra algo sobre la posibilidad del lenguaje: cómo se puede utilizar para crear algo hermoso y útil a la vez. Las palabras de Lincoln & # 8217s Address tocan el oído de la manera correcta, con la agradable precisión rítmica del verso de Shakespeare, y las duras consonantes sajonas que dan un tono apropiado para una ocasión solemne & # 8212 la dedicación de un cementerio inacabado que sería el permanente lugar de descanso para los hombres que se habían caído apenas cuatro meses antes.

Pero el dominio de Lincoln del idioma inglés se muestra aún más en la forma en que el Discurso de Gettysburg transmite a la mente ideas que van mucho más allá de la mera suma de palabras. Antes de que Lincoln pronunciara sus palabras dedicatorias en ese día de noviembre milagrosamente claro y templado, el renombrado orador Edward Everett habló durante más de dos horas, enfatizando la importancia de la batalla reciente en la guerra continua y rastreando sus causas hasta las iniquidades del esclavo que se separó. tenencia de estados tres años antes. Después de la oración de Everett, Lincoln se levantó para subir al escenario y pronunció solo 272 palabras. Pero en esas pocas palabras, Lincoln logró elevar la ocasión, colocándola en el contexto más amplio de la historia de la & # 8220cause & # 8221 Lincoln & # 8217s Discurso de los estadounidenses trasciende la urgencia marcial del momento, elevando las mentes de los estadounidenses hacia algo. más alto y más noble, recordándoles los principios sobre los que se fundó la nación, los propósitos para los cuales se creó la Unión y la larga lucha para mantener y fortalecer esa Unión y cumplir esos principios fundamentales.

La calidad trascendente del Discurso de Gettysburg se logra a través de tres secciones distintas que tratan sobre el pasado, el presente y el futuro. La memorable apertura del Discurso & # 8212 & # 8221 Hace cuatro partituras y siete años & # 8221 & # 8212 se hace eco claramente del lenguaje del Antiguo Testamento, utilizando la forma de calcular la edad que encontramos en las historias de los antiguos fundadores y padres de los hebreos, incluido Abraham. e Isaac. El lenguaje no solo nos remite a la & # 8220concepción & # 8221 de la nación y sus fundadores, sino que eleva ese evento y a esos hombres a un estado digno de la más alta reverencia y respeto.

Desde este breve pero apropiado reconocimiento del pasado, Lincoln vuelve al aquí y ahora, al presente: & # 8220 Ahora estamos inmersos en una gran Guerra Civil, & # 8221 y en medio de esta guerra él y sus oyentes han venido a un & # 8220 campo de batalla & # 8221 para & # 8220 dedicar una porción de ese campo como lugar de descanso final para aquellos que aquí dieron sus vidas para que esa nación pudiera vivir. & # 8221 Y sin embargo, como & # 8220 apropiado y apropiado & # 8221 como podría ser este acto, Lincoln lo llama una pequeña ofrenda en comparación con el sacrificio de esos hombres valientes, & # 8220 vivos y muertos & # 8221, que habían peleado la batalla. Lincoln contrasta el "pobre poder" de los oradores actuales con las hazañas inmortales de los & # 8220 muertos honrados & # 8221 que dieron & # 8220 la última medida de devoción & # 8221 a una causa noble & # 8212, una causa que comenzó incluso antes de la Guerra Civil. que se remonta a los inicios de la nación.

Observando que los hechos de los caídos habían avanzado pero no completado un & # 8220 trabajo inacabado & # 8221 Lincoln dirige nuestra atención hacia el futuro, hacia el & # 8220nuevo nacimiento de la libertad & # 8221 que la presente guerra hará posible, asegurando para el futuro. generaciones el gobierno que Lincoln en otra parte llamó & # 8220 la última mejor esperanza de la tierra & # 8221 Lincoln vincula el pasado, el presente y el futuro con la & # 8220 causa & # 8221 superior o idea sobre la cual se fundó Estados Unidos, hacia la cual había trabajado después la fundación, y por la cual los estadounidenses deben continuar luchando durante e incluso después de la guerra en curso. Habiendo comenzado con la afirmación de que la nación fue & # 8220 concebida en libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales, & # 8221 habiendo elogiado a los hombres que todavía luchan por defender esta idea, Lincoln concluye con un llamado a los estadounidenses a que se redediquen. para el avance de esta causa para que & # 8220gobierno del pueblo, por el pueblo, para que el pueblo no perezca de la tierra. & # 8221

El gran significado del Discurso de Gettysburg, entonces, es que reafirma y reafirma otra gran expresión de la mente estadounidense, la Declaración de Independencia & # 8212la apertura & # 8220Cuatro puntaje y siete años & # 8221, de hecho, apunta directamente al año. 1776. Sin embargo, hay una diferencia importante entre nuestro documento político fundacional y el Discurso de Gettysburg: la Declaración de Independencia afirma la verdad & # 8220 evidente & # 8221 de que & # 8220todos los hombres son creados iguales & # 8221, mientras que Lincoln se refiere a La igualdad humana como una & # 8220 propuesta & # 8221 Lo que era evidentemente cierto para los hombres de 1776 había sido cuestionado e incluso rechazado por generaciones posteriores, lo que llevó a una renovada defensa de la esclavitud, las grandes divisiones seccionales dentro de la Unión y la hostilidades que luego envuelven a la nación. Comparando el principio fundamental de la nación con un teorema matemático, Lincoln sugiere que la verdad de esta & # 8220proposición & # 8221 no es inmediatamente evidente para todos, sino que debe demostrarse que es cierta.

A lo largo de su vida, y especialmente en sus muchos discursos, esto fue exactamente lo que Lincoln intentó hacer, aunque, a pesar de su propia dedicación a esta causa, la cuestión finalmente tendría que decidirse por el resultado de la Guerra Civil. A la luz de esto, vemos la importancia más profunda del discurso de Gettysburg de Lincoln & # 8217. Se ofreció no solo para iluminar a los estadounidenses en la época de Lincoln, aclarando la causa justa por la que lucharon, sino también para educar a las generaciones futuras de estadounidenses. Por esta razón, el Discurso de Gettysburg de Lincoln & # 8217 sigue siendo, y probablemente siempre será, una de las mayores expresiones de principios políticos en la historia de la humanidad.

Christopher C. Burkett es profesor asistente de ciencia política
y Director Asociado de la Maestría en Historia Estadounidense y
Programa de gobierno en la Universidad de Ashland.


El discurso de Gettysburg

El 19 de noviembre de 1863, el presidente Lincoln asistió a la dedicación de un cementerio militar en Gettysburg, Pensilvania. En ese campo de batalla la Unión derrotó a los confederados en una de las batallas más decisivas de la guerra considerada un punto de inflexión en la Guerra Civil.

Hay cinco copias del discurso escrito a mano por el presidente Lincoln. Llevan el nombre de las personas que los recibieron: Bliss, Bancroft, Everett, Hay y Nicolay. La copia de Nicolay es la que se muestra aquí. El texto de todas las letras es ligeramente diferente.

Hace cuarenta y siete años nuestros padres dieron a luz, en este continente, una nueva nación, concebida en libertad y dedicada a la proposición de que & # 8220todos los hombres son creados iguales & # 8221

Ahora estamos inmersos en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación así concebida y tan dedicada, puede durar mucho tiempo. Nos encontramos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una parte, como lugar de descanso final para los que murieron aquí, para que viva la nación. Podemos hacerlo, con toda propiedad. Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar & # 8212 no podemos consagrar & # 8212 no podemos santificar, esta tierra & # 8211 Los valientes, vivos y muertos, que lucharon aquí, la han santificado, muy por encima de nuestros pobres. poder para sumar o restar valor. El mundo no notará ni recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, mientras que nunca podrá olvidar lo que hicieron aquí.

Es más bien para nosotros, los vivos, estar aquí, estar aquí dedicados a la gran tarea que queda por delante de nosotros & # 8212 que, de estos muertos honrados, tomemos una mayor devoción a la causa por la cual ellos aquí, dieron la última medida completa. de devoción & # 8212 que aquí resolvamos altamente que estos muertos no habrán muerto en vano para que la nación, tenga un nuevo nacimiento de libertad, y que el gobierno del pueblo por el pueblo para el pueblo, no perezca de la tierra.


Dirección de Lincoln & # 8217s Gettysburg

9 de septiembre de 1875

Suscribirse a La Nación

Obtener La NaciónBoletín semanal

Al registrarse, confirma que es mayor de 16 años y acepta recibir ofertas promocionales ocasionales para programas que apoyan La NaciónPeriodismo. Puedes leer nuestro Política de privacidad aquí.

Únase al boletín de libros y artes

Al registrarse, confirma que es mayor de 16 años y acepta recibir ofertas promocionales ocasionales para programas que apoyan La NaciónPeriodismo. Puedes leer nuestro Política de privacidad aquí.

Suscribirse a La Nación

Apoya el periodismo progresista

Regístrese en nuestro Wine Club hoy.

Colección Everett

Cómo Lincoln escribió su gran discurso & # 8211 contado por alguien que estuvo allí.

Al editor de La Nación:

SIR: En el Nación del 20 de agosto es una consulta para el manuscrito del discurso del presidente Lincoln & # 8217 en Gettysburg.

El Sr. Lincoln llegó a Gettysburg en la tarde del 18 de noviembre de 1863 y fue invitado de uno de nuestros ciudadanos: el juez Wills. Lo llamaron por la noche para que respondiera a una serenata y, a última hora, se dirigió a su habitación. Enviando a buscar a su anfitrión, preguntó el orden de los ejercicios del día siguiente y comenzó a poner por escrito lo que se llamaría algunos & # 8220 pensamientos extraviados & # 8217 para pronunciar al día siguiente. Cuando se entregaron, se leyeron de una hoja de carta oficial. No se sabe si esta se ha conservado el manuscrito.

Pero cuando se le pidió al Sr. Lincoln, en abril de 1864, que enviara a la Feria de Baltimore (Maryland) para el alivio de los soldados y marineros un manuscrito autógrafo, envió una copia de su Discurso de Gettysburg, que, litografiado, se encuentra en las páginas 3, 4 y 5 de & # 8216Autograph Leaves of our Country & # 8217s Authors & # 8217 (Baltimore: Cushings & amp Bailey. 1864). Cada palabra está escrita con distinción y cuidado y no hay lugar para confundir ni siquiera una letra o un punto de puntuación. Ésta es, sin duda, la forma final que dio al Discurso, y es por lo que pretendía que se juzgara. Adjunto copia exacta.

Muy respetuosamente, Edward McPherson.

Gettysburg, PA .. 31 de agosto de 1875.

Discurso pronunciado en la inauguración del cementerio de Gettysburg.

& # 8220Hace cuarenta y siete años nuestros padres dieron a luz en este continente, una nueva nación, concebida en Libertad, y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales.

& # 8220 Ahora estamos inmersos en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación así concebida y tan dedicada, puede durar mucho tiempo. Nos encontramos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una porción de ese campo, como lugar de descanso final para aquellos que aquí dieron su vida para que esa nación pudiera vivir. Es totalmente apropiado y apropiado que hagamos esto.

& # 8220Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar, esta tierra. Los valientes, vivos y muertos, que lucharon aquí, lo han consagrado muy por encima de nuestro pobre poder de sumar o restar. El mundo no notará ni recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que hicieron aquí. Nos corresponde a nosotros los vivos, más bien, dedicarnos aquí a la obra inconclusa que los que lucharon aquí han avanzado tan noblemente hasta ahora. Es más bien para nosotros estar aquí dedicados a la gran tarea que nos queda por delante: que de estos muertos honrados recibamos una mayor devoción a la causa por la que dieron la última medida de devoción completa, que aquí resuelva altamente que estos muertos no han muerto en vano — que esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad — y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la tierra.

Abraham Lincoln & # 8220 19 de noviembre de 1863 & # 8221

The Nation Twitter Fundado por abolicionistas en 1865, La Nación ha narrado la amplitud y profundidad de la vida política y cultural, desde el debut del telégrafo hasta el auge de Twitter, sirviendo como una voz crítica, independiente y progresista en el periodismo estadounidense.


Lecciones aprendidas de los antiguos atenienses

Ese hombre era Pericles y estaba intentando consolar a sus compatriotas atenienses. Incluso hoy en día, la oración fúnebre de Pericles del 429 a. C. todavía resuena, especialmente en Estados Unidos. Estados Unidos ahora, como Atenas entonces, era el estado superlativo de su tiempo, posiblemente el más rico, posiblemente el más poderoso. La juventud ateniense se había marchado a luchar contra los espartanos, un pueblo belicoso, cuyos hijos fueron entrenados en la guerra desde la juventud. Pero Pericles señaló que ser soldado desde un estado tan belicoso es mucho menos noble que ofrecer tu vida donde vivir es dulce.

“El sacrificio que [los atenienses muertos] hicieron colectivamente les fue retribuido individualmente porque recibieron de nuevo cada uno para sí mismo una alabanza que no envejece, y el más noble de todos los sepulcros; no hablo de aquel en que están depositados sus restos, sino de aquello en lo que su gloria sobrevive, y es proclamada siempre y en toda ocasión apropiada, tanto de palabra como de hecho. Porque toda la tierra es el sepulcro de hombres famosos & # 8230 ”(traducción de Benjamin Jowett de La guerra del Peloponeso)


Discurso de Lincoln en Gettysburg - HISTORIA

El 19 de noviembre de 1863, el presidente Abraham Lincoln pronunció su histórico discurso de Gettysburg en la dedicación del Cementerio Nacional de Soldados en Pensilvania.

Hoy en día, se recuerda que Lincoln guió a Estados Unidos a través de su período más polémico hasta la fecha: la era de la Guerra Civil. Mientras la nación permanecía dividida, el presidente Lincoln luchó por unificar la nación y recuperar el Sur.

Si bien el decimosexto presidente pronunció muchos discursos históricos a lo largo de su presidencia, el discurso de Gettysburg es posiblemente el más famoso de los comentarios de oratoria de Lincoln.

RELACIONADO: Presidente Abraham Lincoln

Lea a continuación el texto completo de la dirección de Lincoln:

Hace cuarenta y siete años nuestros padres dieron a luz en este continente, una nueva nación, concebida en Libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales.

Ahora estamos inmersos en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación así concebida y dedicada, puede durar mucho tiempo. Nos encontramos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una porción de ese campo, como lugar de descanso final para quienes aquí dieron su vida para que viviera esa nación. Es totalmente apropiado y apropiado que hagamos esto.

Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar, esta tierra. Los valientes, vivos y muertos, que lucharon aquí, lo han consagrado, muy por encima de nuestro pobre poder de sumar o de restar. El mundo no notará ni recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que hicieron aquí. Nos corresponde a nosotros los vivos, más bien, dedicarnos aquí a la obra inconclusa que los que lucharon aquí han avanzado tan noblemente hasta ahora. Es más bien que estemos aquí dedicados a la gran tarea que nos queda por delante: que de estos muertos honrados recibamos una mayor devoción a la causa por la que dieron la última medida completa de devoción, que aquí resolvamos altamente que estos muertos no habrá muerto en vano - que esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad - y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la tierra.


Abraham Lincoln & # 8217s Discurso de Gettysburg (1863)

La gran batalla de Gettysburg, que se libró durante tres días en julio de 1863 a través de las calles y alrededor del campo de la pequeña ciudad de Pensilvania, fue el punto de inflexión de la Guerra Civil. El Congreso decidió hacer un cementerio nacional del campo de batalla donde habían caído tantos hombres valientes. El presidente Lincoln vino desde Washington para dedicar ese cementerio. Su discurso de dedicación del 19 de noviembre de 1863, por breve que sea, es una de las declaraciones más elocuentes de la fe democrática jamás hecha.

Pocos documentos sobre el crecimiento de la democracia estadounidense son tan conocidos o queridos como el poema en prosa que Abraham Lincoln pronunció en la inauguración del cementerio militar en Gettysburg, Pensilvania.
En junio de 1863, las fuerzas confederadas bajo el mando de Robert E. Lee se trasladaron al norte en un esfuerzo por obtener una victoria dramática que revertiría las fortunas en declive del Sur. Del 1 al 3 de julio, las fuerzas de Lee lucharon contra el ejército de la Unión bajo el mando de George C. Meade, y antes de que terminara la lucha, los dos bandos sufrieron más de 45.000 bajas. Lee, después de haber perdido más de un tercio de sus hombres, se retiró, y la Batalla de Gettysburg se considera un punto de inflexión en la Guerra Civil estadounidense.

La dedicación del campo de batalla y el cementerio le brindó a Lincoln la oportunidad de un discurso importante, pero decepcionó a muchos de sus seguidores cuando dio esta breve charla. De hecho, muchos de los espectadores ni siquiera sabían que el presidente había comenzado a hablar cuando terminó. Pero en esta charla Lincoln logró, como entendió el gran orador Edward Everett (el orador principal de la dedicación), combinar todos los elementos de la batalla y la dedicación en un todo unificado.

Estos hombres lucharon y murieron por la Unión. Ahora que su trabajo estaba hecho, habían hecho el sacrificio supremo, y correspondía a los vivos continuar con la tarea. Pero la retórica de Lincoln, como descubrieron las generaciones posteriores, hizo mucho más que conmemorar a los muertos, transformó el significado de la Constitución para los que aún estaban vivos. Lincoln leyó en la Constitución una promesa de igualdad, la & # 8220proposición de que todos los hombres son creados iguales & # 8221. Eso, por supuesto, había sido una premisa de la Declaración de Independencia, pero todos entendieron que los redactores de ese documento no lo habían hecho. pretende incluir esclavos y otros pueblos & # 8220inferior & # 8221 en su definición. Ahora el país había librado una gran guerra para poner a prueba esa noción, y las vidas de los hombres que murieron en Gettysburg solo podrían santificarse de una manera: si la nación, finalmente, cumpliera con la proposición de que toda su gente, independientemente de raza, eran de hecho iguales. El poder de la idea todavía influye en el pensamiento democrático estadounidense.

Para leer más: James M. McPherson, Abraham Lincoln y la Segunda Revolución Americana (1991) Philip B. Kunhardt, Un nuevo nacimiento de la libertad: Lincoln en Gettysburg (1983).

DIRECCIÓN DE GETTYSBURG (1863)

Hace cuarenta y siete años nuestros padres dieron a luz en este continente, una nueva nación, concebida en Libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales.

Ahora estamos inmersos en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación así concebida y tan dedicada, puede durar mucho tiempo. Nos encontramos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una porción de ese campo, como lugar de descanso final para quienes aquí dieron su vida para que la nación viviera. Es totalmente apropiado y apropiado que hagamos esto.

Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar & # 8212 no podemos consagrar & # 8212 no podemos santificar & # 8212 este terreno. Los valientes, vivos y muertos, que lucharon aquí, lo han consagrado, muy por encima de nuestro pobre poder de sumar o de restar. El mundo no notará ni recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que hicieron aquí. Nos corresponde a nosotros los vivos, más bien, dedicarnos aquí a la obra inconclusa que los que lucharon aquí han avanzado tan noblemente hasta ahora. Es más bien para nosotros estar aquí dedicados a la gran tarea que nos queda por delante & # 8212 que de estos honrados muertos recibimos una mayor devoción a esa causa por la que dieron la última medida completa de devoción & # 8212 que aquí decidimos encarecidamente que estos muertos no habrán muerto en vano & # 8212 que esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad & # 8212 y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la tierra.


Ver el vídeo: Discurso de Gettysburg - Abraham Lincoln (Agosto 2022).