Podcasts de historia

La muerte de Hannibal

La muerte de Hannibal



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Medio siglo desde su desaparición, los 'niños perdidos de Hannibal' todavía generan preguntas

Este mes, hace cincuenta y cuatro años, tres niños desaparecieron en Hannibal, Missouri, y nunca más se los volvió a ver.

Los hermanos Billy y Joey Hoag, de 11 y 13 años, junto con su amigo Craig Dowell, de 14, fueron vistos por última vez cargando palas y linternas alrededor de las 5 p.m. 10 de mayo de 1967. Dijeron que iban a explorar la cueva de Murphy, un lugar local cerca de un sitio de construcción de carreteras.

Los chicos de Hoag habían sido castigados por explorarlo el día anterior. Pero un edicto de los padres de permanecer en el patio la tarde en que desaparecieron no fue suficiente para disuadir a los jóvenes aventureros.

En los días que siguieron, espeleólogos cercanos y lejanos se unieron a una extensa misión de búsqueda y rescate. Debido a que el trabajo de construcción de la carretera que se estaba llevando a cabo en ese momento había provocado un derrumbe en la cueva de Murphy el día en que desaparecieron los tres niños, la teoría más prominente de su desaparición es que se quedaron atrapados en la cueva después de que ocurriera algún tipo de explosión. .

Pero nunca se han encontrado los cuerpos de Dowell y los Hoag. Y el caso frío, situado como está en el hogar de la infancia de Mark Twain y sus personajes amantes de las cavernas como Tom Sawyer y Becky Thatcher, ha sido objeto de atención y especulación en las décadas posteriores.

“[Estos niños] eran el niño y el niño totalmente estadounidenses en 1967 Hannibal, Missouri. … Estos niños estuvieron a la altura de todo [en los libros de Twain], desde las cuevas y los viajes por el río [hasta] el senderismo y la exploración ”, dijo el cineasta de St. Charles, Franki Cambeletta, que ha pasado los últimos años buscando respuestas sobre todo, dijo el miércoles el St. Louis en el aire.

“Joey [Hoag] fue incluso un gran astrónomo, se etiquetó a sí mismo como un astrónomo aficionado, si se mira a través de sus escritos. Así que eran niños realmente exploradores ... disfrutando de la naturaleza al aire libre ".

Cambeletta se interesó por la desaparición de los niños hace varios años, al enterarse de una teoría más inquietante sobre su desaparición: que los niños fueron víctimas de un asesino oportunista.

Eso provocó los inicios de su podcast y el de su coanfitrión Chris Koetters ",Niños perdidos de Hannibal, ”En 2019. El programa se encuentra ahora en su tercera temporada, y Cambeletta también ha comenzado a trabajar en un documental sobre el caso.

“No solo es horrible pensar en cómo terminaron estos niños, sino también en la idea de que alguien cazaría a estos niños locales que todos amaban. … Existe la posibilidad de que [el asesino en serie John Wayne Gacy] viajara a través y desde Hannibal ”, dijo Cambeletta.

Una tercera teoría que él y Koetters han explorado, una que la madre de los niños Hoag atribuyó, según Cambeletta, es que estuvo involucrado algún tipo de encubrimiento.

Cambeletta le dijo a la presentadora Sarah Fenske que desde que comenzó el podcast, él y su coanfitrión han podido conectarse con miembros de la familia Hoag y colaborar con entidades como la Oficina del Sheriff del Condado de Ralls y el Departamento de Transporte de Missouri. Los podcasters tienen planes de explorar pronto algunas aberturas de cuevas de nuevas formas.

"Esta temporada quizás marque el final de la búsqueda", dijo Cambeletta. “Es muy posible que podamos acercarnos más que cualquier otro individuo, en alianza con la familia Hoag, para averiguar qué pasó con estos niños. Y, desafortunadamente, ahora se inclina más hacia un verdadero asesino oportunista del crimen que hacia un derrumbe ".

St. Louis en el aire”Te trae las historias de St. Louis y las personas que viven, trabajan y crean en nuestra región. El espectáculo es presentado por Sarah Fenske y producido por Alex Heuer, Emily Woodbury, Evie Hemphill y Lara Hamdan. El ingeniero de audio es Aaron Doerr.


¿Sabías?

  • El ejército de Aníbal, que incluía también elefantes, cruzó los Alpes e invadió Italia. Una hazaña que los romanos creían imposible lo convirtió en una leyenda.
  • La táctica de Hannibal de doble envoltura en la Batalla de Cannas se considera una de las mayores maniobras en el campo de batalla de la historia.
  • Durante siglos, las madres romanas asustaron a sus hijos desobedientes con "Hanibal ad portas" (Aníbal a las puertas)


Los asesinatos más bellamente diseñados del programa de televisión Hannibal

Esta semana todos avanzamos con dificultad, sabiendo que un nuevo episodio de Aníbal nunca volverá a adornar nuestras pantallas de televisión (están "buscando financiamiento para una película", dice el showrunner Bryan Fuller, pero quién sabe cuánto tiempo tomará, si es que toma algo). Es un día triste, seguro.

Pero como Mads Mikkelsen Hannibal dijo una vez que “encuentra que la vida es más hermosa en el umbral de la muerte”. Así que hagamos como el buen Dr. Lecter y busquemos la belleza en Aníbal mientras se sumerge en ese umbral y en las aguas revueltas debajo (en la misma entrevista que nos dio esa cita, Mikkelsen también compara a Will y Hannibal con Sherlock Holmes y Moriarty. Un poco espeluznante, dado dónde los vimos por última vez).

Ahora eso Aníbal es una entidad acabada, recordemos cómo romantizó la costura de partes de cadáveres en obras de arte macabras, ingeniosas (¿también, malolientes?). Una clasificación definitiva de AníbalDiez cuadros de muerte más importantes.

(No puedo empezar a describir cómo NSFW y Alerta de spoiler-y la siguiente lista es).

10. La luciérnaga humana

Vacilé de un lado a otro al elegir una muerte para el puesto número diez. De nueve a uno todos vinieron claramente, pero tal vez hubo cuatro o cinco también rans que tenían suficiente potencial para hacer la lista. ¿Debería elegir las muertes por hongos que, aunque ciertamente son suficientes para hacerme renunciar al almuerzo a mitad deAníbal, ¿no tenía el mismo estilo cinematográfico que los asesinatos posteriores? Tal vez los diversos personajes montados en cuernos de ciervo, incluso si eso se ha vuelto obsoleto desde Verdadero detective.

Al final, fui con la transformación de Will del habitante de la jaula trastornado en un adorno de luciérnaga humana del episodio de la tercera temporada "Secondo". Casi no hay explicación de por qué Will lo hace, seguramente debe haberle tomado horas, y Will realmente no tiene tiempo que perder en su búsqueda para encontrar a Hannibal. Incluso Mikkelsen no está muy seguro: “Puede ser una pequeña señal de que él se ha puesto en mis zapatos. O también puede estar tratando de borrarme ".

Sin embargo, es hermoso. Realmente, verdaderamente hermosa. Especialmente porque combina dos de los motivos animales de la tercera temporada en las luciérnagas que se mezclan y proyectan su luz alrededor del cuerpo y los caracoles que rezuman sobre su torso. A quién le importa si era una especie de signo de interrogación.

9. Las mejillas perdidas del doctor Sutcliffe

La muerte del doctor Donald Sutcliffe gana quizás un 3/10 en creatividad. Cortar la cara de alguien es ciertamente asqueroso, pero nada en el nivel de convertir a alguien en un árbol o fusionar un cadáver humano con un oso prehistórico.

Sin embargo, es el encuadre lo que lo hace por mí. Si vieras esa cabeza protésica en condiciones de visualización perfectamente promedio (tal vez como parte de una selfie o algo así) sería repugnante, seguro. Pero puede dudar en llamarlo hermoso, o incluso particularmente aterrador. Pero en "Buffet Froid?" El ángulo lo es todo. Es casi caricaturesco, la forma en que la lengua se balancea y la boca se abre en un ángulo tan imposible. Casi puedes imaginar la mitad superior del cráneo de Sutcliffe balanceándose suavemente con la brisa, completamente independiente de lo que esté haciendo la mandíbula inferior.

Me da un pequeño sobresalto cada vez que miro esta cosa, y he vuelto a hacer clic en la foto de arriba al menos diez veces en el proceso de escribir estos tres párrafos. Lo hice de nuevo. Alguien, por favor, deténgame.

8. Secciones transversales de Beverly Katz

Dato curioso: Beverly Katz era el Jesse Pinkman de Aníbal, con guión para morir al final de la primera temporada (originalmente se suponía que iba a ser ella oído que Will tose en el fregadero), pero se mantuvo un rato más. A diferencia de Jesse Pinkman, Beverly se topa con el secreto equivocado en solo cuatro episodios de la segunda temporada, y termina dividida en seis cortes de la cabeza a los pies.

La imagen de arriba no le hace justicia. Para obtener un efecto completo, echa un vistazo a la revelación de la muerte de Beverly en glorioso HD (me temo que "incrustación inhabilitada por solicitud").

Se siente extraño hacer un cumplido, porque quiero usar palabras como "hermoso" y "elegante", pero también es un personaje favorito de los fanáticos cortado en pequeños pedazos y algo se estremece dentro de mí cuando llamo a este gráfico de tripas una "cosa de belleza . " Aun así, sin embargo. Cómo solo vemos a Beverly de lado (con Jack avanzando, reflejado en el cristal) y luego la cámara gira hacia la izquierda y todas esas diapositivas de microscopio de Beverly Katz se despliegan como un acordeón. Realmente es un trabajo digno de admirar.

7. El tótem humano

Fundición Lance Henriksen como un tipo que asesinó a 18 personas en el transcurso de 40 años y las cosió en un altísimo tótem humano fue definitivamente una elección ajena. Henriksen es mejor conocido por ser enviado desordenadamente por lo que golpea en la noche (un extraterrestre, un depredador, un Terminator). ¿Como asesino en serie? Es muy discreto. Al final de "Trou Normand", Will y Jack irrumpieron en el de Larry Wells (Henriksen) y lo encontraron descansando en su Barcalounger, más que feliz de charlar sobre esa docena y media de asesinatos.

Es un buen contraste, porque ese tótem humano es, de lejos, la empresa más grande de cualquier matanza de arte en AníbalTemporada de debut (y solo el Body Mural puede presumir de más cadáveres en una sola instalación). Es todo lo que querrías en un cuadro de la muerte: imponente, surrealista y con un sentido artístico extrañamente atractivo. Solo desea mirarlo durante horas (y cuando lo haga durante el tiempo suficiente, se dará cuenta de que la cabeza de la víctima superior descansa suavemente sobre sus propias nalgas).

Solo puedo esperar que Bryan Fuller y NBC se aferrará a todos estos cuadros por un futuro indefinido, y que algún día armarán una exhibición en vivo (dedos cruzados). Me pregunto si esta será la pieza central.

6. El árbol humano

Lo fascinante del Árbol Humano es lo intrascendente que es para el resto de "Futamono", la hora en la que encuentra su fin. Hannibal se siente fuera de juego, por lo que decide organizar una cena. Cualquier cena que valga la pena requiere algunos órganos humanos ... que nos llevan a la visión de arriba.

Eso es, de verdad. El Árbol Humano empuja la historia un poco hacia adelante (algunas pistas encontradas en el cuerpo empujan a Jack un poco más cerca de atrapar a Hannibal), pero en realidad es solo un cuadro de la muerte por el amor de la muerte. Sin embargo, se le ha puesto tanto pensamiento (tanto de Hannibal como de Fuller) como cualquier cuadro que haya atraído la atención de un episodio completo. La víctima de Hannibal es un concejal de la ciudad con un historial deficiente en cuestiones ambientales, por lo que Hannibal extiende su cuerpo hacia afuera con enredaderas y ramas, ahueca su cavidad torácica y reemplaza una extensión completa de órganos faltantes con flores venenosas. Es sorprendente que una muerte rápida y desechable pueda ser tan cautivadora.

5. El SaberMan

Randall Tier se imaginaba a sí mismo como una especie de animal prehistórico. Así que Randall Tier se fabricó un traje de animal con huesos de lobo, huesos de oso y prensas neumáticas (otorgándose una fuerza de mordida apropiada para los osos) y desgarró a los extraños atrapados por la nieve como una leyenda urbana. Pero Randall Tier no era rival para Will Graham: Hannibal envió a su hombre-oso-protegido contra Will, y Will lo golpeó hasta la muerte en defensa propia.

"Le debes una deuda", sugiere Hannibal, después del asesinato. Así que Will despega grandes segmentos de la piel de Randall (y al menos algo de carne y hueso, parece) y los envuelve alrededor de un esqueleto de oso cavernario en el Museo de Historia Natural donde Randall trabajaba. En la muerte, es el hombre-oso que siempre se esforzó por ser. Deuda reembolsada.

Randall (o el SaberMan, como lo etiquetan en el arte conceptual) siempre se destacó para mí por encima de algunos de AníbalOtros cuadros de muerte. Puede ser la vibra de monstruo de la película: algunos cadáveres son solo cadáveres, pero esto es un monstruo vivo que respira, incluso en la muerte. O tal vez sea porque tenemos una buena y dura mirada en los ojos de Randall. No es la cosa más común en el mundo del cuadro de cadáveres (y un efecto sorprendentemente real: no puedo decir si es una cabeza práctica o la cara real del actor con un poco de cortar y pegar agregado por computadora).

4. El violonchelo humano

¿Podrías tocar un conjunto de cuerdas vocales humanas (tratadas adecuadamente, por supuesto) como cuerdas de violonchelo? Ludwig Voice Studio dice: no. Nuestras cuerdas vocales carecen de los "pedazos de cuerda" que "vibran cuando el aire pasa sobre ellas", lo que aparentemente es crucial para sacar el sonido de las cuerdas arqueadas. Aníbal compositor Brian Reitzell También admitió que el sonido es una combinación de “violonchelo en vivo, muestras vocales, madera arqueada y probablemente algún tratamiento de graves” en lugar de un arco real a través de las cuerdas vocales reales.

No obstante, esto se encuentra entre las cosas más ingeniosas que Hannibal ha hecho con el cuerpo humano. Cualquiera puede coser cadáveres, pero convertir a un ser humano en un instrumento musical que funcione, permitiendo que "Fromage" trabaje con tanta fuerza auditiva como visualmente, es absolutamente ingenioso. Incluso si no es un violonchelo humano real.

3. El ciervo

AníbalLa tercera temporada se suavizó en los cuadros de la muerte (ya que la serie se aferró a Thomas HarrisMás de cerca las novelas, ya no requería el formato del "cadáver de la semana"), pero aún así convertía algunos de sus personajes muertos en arte moderno.

Diría que este fue el más memorable, de lejos. Visto por primera vez en "Antipasto", el estreno de la tercera temporada, es Dimmond, TA para un curador de biblioteca que ya ha sido asesinado, consumido y robado de identidad por Hannibal. Dimmond conoce el secreto de Hannibal. Esto no servirá en absoluto. ¡Así que Hannibal corta la cabeza de Dimmond, dobla sus extremidades hacia adentro y listo! No solo ya no es una amenaza, también tiene forma de corazón. ¡Ven a verme a Palermo! nota de amor para Will.

Por sí solo, el corazón de Dimmond vale un par de hormigueos (limpio, pero ciertamente no es lo más imaginativo AníbalEstá hecho con carne humana). Pero en la siguiente hora (“Primavera”), Will mira a los ojos con su San Valentín… y comienza a desgarrarse por las costuras engrapadas. Los brazos y piernas regordetes del corazón de Dimmond (parece que Hannibal se cortó las manos y los pies) se curvan hacia abajo y le crecen los cascos. Cornamentas ensangrentadas brotan de su cuello mientras se arrastra hacia Will. Will está apropiadamente petrificado.

El ciervo de Dimmond es completamente CGI, pero todo en él, su andar, su textura resbaladiza como la sangre, el arco espeluznante en su espalda, es tan poderoso como cualquier escena de muerte con efectos prácticos. Cuando mira a Will a los ojos (y también a la cámara) puedes sentir la ira de esta cosa, a pesar de que no tiene rostro. Su Aníbal, por medio de La cosa.

2. Los Ángeles de la piel

Yo diría que aquí es donde Aníbal realmente comprometido con el cuadro de la muerte como forma de arte. Antes de "Coquilles", el quinto episodio del programa, nos habían dado algunas mujeres montadas en cuernos de ciervo, víctimas vivas que se descomponían en granjas de hongos y un asesino que les lavaba el cerebro a los hijos pequeños para que mataran a sus familias. Creativamente espantoso, seguro, pero nada que no puedas ver en La lista negra o Mentes criminales (no es que ninguno de los dos pueda competir con Aníbal, visualmente).

Pero "Coquilles" nos dio a Elliot Buddish, un hombre cuyo cáncer estaba causando alucinaciones, y cuyas alucinaciones lo estaban haciendo asesinar a criminales (podía sentir su maldad ... de alguna manera), despellejarles la espalda y colocarla como alas de ángel.

Tiene una maestría genuina (también: asquerosa). Aníbal hace hincapié en mostrarnos el hilo de pescar sujeto a las manos de la víctima y las "alas" que mantienen todo suspendido, ya que así se mostrarían en cualquier galería de arte. Compare eso con una muerte extremadamente similar en El silencio de los corderos (hay una especie de homenaje aquí, lo sé) donde el ángel de Hannibal se cuelga de los barrotes con menos sensibilidad de pieza de museo.

Comparativamente hablando, Silencio colgó a su ángel como una serpentina de fiesta (aunque Hannibal de Hopkins tenía poco tiempo) mientras Aníbal fue arte completo.

1. El mural corporal

Aníbal rara vez se digna sumergirse profundamente en cómo sus asesinos (todos ellos con un BFA en bellas artes, naturalmente) realmente construyen sus obras de arte. Veremos a una pobre víctima despachada en la oscuridad, al estilo de una película de terror, luego cortada a Will, Jack y el resto de la pandilla examinando cómo estaba, no sé, derretido y salpicado contra la lona como un Jackson Pollock. Tal vez Will demuestre el proceso creativo con sus poderes de empatía y un "este es mi diseño", pero no es exactamente lo mismo.

No es así con la rueda de colores de cadáveres vista en las dos primeras horas de la segunda temporada. Como siempre, secuestran a un pobre idiota, le inyectan heroína y lo cosen en un mural de víctimas humanas ordenadas por tono de piel. Pero nuestro idiota se despierta (resulta que tenía un historial de uso de drogas y la dosis que le dieron no fue suficiente para matar a alguien con tolerancia), y lo vemos deshacer todo el trabajo manual del asesino.

Por mucho que lo intenté, no pude encontrar la secuencia de apertura de "Sakizuki" en línea. Eres afortunado. Porque te garantizo que no hay forma de que alguien pueda ver esos primeros minutos (en los que la víctima más-ciertamente-no-muerta tiene que arrancar su cuerpo -y grandes parches de piel- del mural donde ha sido cosido en su lugar) sin su cara arrugada de disgusto. El mural es asombroso, pero verlo deshacerse lo eleva aún más.


Cannae: la batalla más sangrienta de la historia

La batalla de Cannas (216 d. C.) fue la mayor victoria de Aníbal y la peor derrota de Roma. Cuando hablamos con la gente de nuestra ruta sobre Hannibal, los dos hechos más conocidos sobre él son sus elefantes y la batalla de Cannas.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 12 de noviembre de 2009 a las 11:06 am

Cabalgamos hasta el lugar de la batalla a través de interminables olivares y viñedos. La tierra es plana y sin rasgos distintivos, en bicicleta de crucero, y puedes imaginar fácilmente vastos ejércitos maniobrando unos contra otros. El campo de batalla se puede ver desde Canne della Battaglia, una ciudad medieval que fue abandonada en el siglo XVI, que se asienta sobre una colina rocosa y se destaca en el paisaje como el único punto alto.

Hay un museo para visitar antes de ingresar a las ruinas de la pequeña ciudad. El sitio es atmosférico, pero hay muy poco en el museo o en el sitio, y nada arqueológico, que recuerde el choque épico que se libró aquí. Uno de los paneles informativos sugiere que la batalla de Cannae devastó el área hasta el punto que los habitantes locales se fueron y no regresaron durante muchos años después. Después de un almuerzo de sándwiches de tomate y mozzarella, deambulamos por el sitio hasta el único marcador de la batalla de Cannas, una columna establecida en los últimos tiempos que ocupa el mejor lugar para ver el campo de batalla.

Las tácticas de Hannibal en este enfrentamiento todavía se enseñan en las universidades militares de hoy. Poylbius estima que Hannibal tenía cerca de 40.000 infantes y 10.000 jinetes frente a la fuerza romana de 80.000 infantes y 8.000 jinetes. Alineó su fuerza inferior con la caballería en las alas y la infantería en el centro. Colocó su infantería en una curva convexa hacia los romanos, con las tropas más débiles, los celtas y españoles, en el punto más cercano al enemigo.

Los romanos se alinearon de manera similar, pero debido a su superioridad numérica profundizaron sus líneas creando una enorme y pesada fuerza de infantería en el centro. Los romanos fueron comandados por dos cónsules: Varro y Paullus. Se sabía que Paullus había seguido el consejo de Fabius Maximus "El Delayer" y no estaba dispuesto a enfrentarse a Hannibal en la batalla. Varro, por otro lado, estaba ansioso por demostrar su valor y llevar la lucha al invasor. El sistema romano en este momento debía tener días alternos de mando, por lo que cuando fue el turno de Varro, inmediatamente aprovechó su oportunidad.

Comenzó la batalla. Al principio, los celtas y los españoles mantuvieron su línea, pero en poco tiempo la pesada infantería romana se abrió paso. El débil centro de Hannibal ahora se inclinó hacia adentro y los romanos se lanzaron tras el enemigo que huía.

La caballería chocó a ambos lados de la infantería. La caballería númida se enfrentó e infligió grandes bajas a la fuerza romana en su ala. Su método de lucha era inusual: evitaban enfrentarse al enemigo y continuamente cargaban y se retiraban arrojando lanzas y dando vueltas en círculos para hacer esto una y otra vez. Su armadura ligera y su gran habilidad les permitieron hacer esto sin ser atrapados por la más pesada caballería romana.

Mientras tanto, Asdrúbal había destruido virtualmente a la caballería en el otro flanco y cargó para apoyar a los númidas. La caballería romana al ver su aproximación, huyó, Asdrúbal (no el hermano de Aníbal, ¡Asdrúbal era un nombre popular!) Luego dejó a los númidas para hacer frente al enemigo que huía y se volvió para ayudar a la infantería.

En ese momento, los romanos se habían abierto camino profundamente en la línea de infantería enemiga y ahora la infantería africana pesada estaba alineada a sus lados. Los africanos se volvieron y atacaron los flancos de la fuerza romana y pronto la caballería cartaginesa llegó y atacó su retaguardia. La infantería romana estaba rodeada: el "doble envolvimiento" de Hannibal estaba completo. Los romanos fueron masacrados: Polibio estima que cerca de 70.000 romanos murieron en Cannas, incluido Paullus con Varro huyendo del campo de batalla. Hasta el día de hoy, esta cifra representa la mayor cantidad de hombres muertos en un solo día de batalla o, en un contexto más espantoso, el equivalente al número de muertos por la bomba nuclear en Hiroshima.

Aníbal también capturó a 10.000 romanos de su campamento. Intentó rescatar a estos hombres de regreso a Roma, pero el senado se negó y fueron ejecutados. Taranto y muchas de las ciudades costeras se pasaron a Hannibal. Rome temía que apareciera a sus puertas en cualquier momento. Pero para sorpresa de sus enemigos y sus aliados, Hannibal decidió no seguir su gran victoria atacando la ciudad eterna.

El comandante de caballería de Hannibal, Maharbal, le dijo a su jefe que si aprovechaba la ventaja ahora, cenaría en el Capitolio en cuestión de días. Cuando Hannibal se negó, Maharbal replicó que Hannibal sabía cómo ganar una batalla pero no cómo seguir con su victoria. Si Hannibal perdió su oportunidad de derrotar de manera concluyente a su enemigo, todavía hoy lo discuten los historiadores. La guerra contra Roma se seguiría librando en Italia durante más de una década. ¡Afortunadamente, nuestro paseo en bicicleta no durará tanto!


Anthony Hopkins & # 039 Unmade Hannibal Sequel habría matado al icono del terror

Anthony Hopkins escribió una vez su propio guión de la secuela de Hannibal, y así es como se desarrolló la historia y cómo el villano caníbal llega a su fin.

Anthony Hopkins 'deshecho Aníbal La secuela habría terminado con la muerte del ícono del terror. El personaje de Hannibal Lecter ha tenido una larga historia en la pantalla grande y en la pequeña. Brian Cox lo interpretó por primera vez en el thriller de 1986. Manhunter, una adaptación de dragón rojo por el autor Thomas Harris. El encantador y discreto giro de Cox fue a la vez fascinante y misterioso, pero, lamentablemente, la película resultó ser una decepción de taquilla.

Hannibal hizo un regreso triunfal con 1991's El silencio de los corderos, que eligió a Anthony Hopkins para el papel y a Jodie Foster como la novata del FBI Clarice Starling. Desde su dirección tensa, guión fantástico y actuaciones increíbles, El silencio de los corderos es considerado como uno de los mejores thrillers de los noventa. A pesar de aparecer durante unos quince minutos de tiempo de pantalla en total, el turno de Hopkins como Hannibal fue instantáneamente icónico y tuvo espectadores clamando por el regreso del personaje.

Anthony Hopkins volvería al papel dos veces más, con 2001 Aníbal y luego dragón rojo el año siguiente. Si bien ambas películas fueron grandes éxitos, sus recepciones críticas fueron mucho más variadas que El silencio de los corderos. Hopkins luego rechazaría un cameo en la precuela de 2007 Hannibal Rising, que detalló el origen del personaje principal y eligió a Gaspard Ulliel como el joven Hannibal. Desde entonces, Hopkins ha descartado cualquier tipo de regreso a su papel más popular, pero en 2002, reveló que había escrito un guión después de los eventos de Aníbal.

El de 2001 Aníbal La película evitó el controvertido final de la novela y, en cambio, hizo que Lecter de Hopkins escapara de la custodia y volviera a la fuga, pero perdió una mano en el proceso. Durante una charla con EE.UU. Hoy en día después dragón rojo, dijo el veterano actor "Escribí un guión propio, solo como ejercicio, que seguiría a Hannibal. "Los detalles sobre la historia son escasos, pero Hopkins reveló que tuvo lugar en San Francisco y siguió a Clarice mientras sufría un ataque de nervios. Sufre de pesadillas y cree que ve a Hannibal en las esquinas, solo para despertarse una noche esposada a su cama. mientras el caníbal fuma un puro en un rincón y la saluda con 'Hola, Clarice. '

La escena final lo habría visto asesinado a tiros por Clarice, pero mientras Anthony Hopkins mostró este guión a su agente y al estudio, también afirmó que era solo "un ejercicio. "Parece que no hubo un progreso real en Hopkins Aníbal guión, y la siguiente entrada es la criticada Hannibal Rising. Si bien la secuela propuesta por Hopkins habría traído un cierre a su versión del personaje, tal vez fue lo mejor que no sucedió. Ninguno de sus seguimientos alcanzó el alto nivel de Silencio de los inocentes y sin la participación de Jodie Foster, este final probablemente también habría resultado decepcionante.


El gran error de Hannibal

En noviembre de 218 a. C., después de invadir Italia, el comandante militar cartaginés Aníbal derrotó a una fuerza de caballería romana en el río Ticinus. Un mes después, destruyó un ejército consular romano en el río Trebbia antes de retirarse a Bononia (la actual Bolonia) para pasar el invierno entre los galos. En marzo de 217 a. C., los cónsules romanos recién elegidos Cneo Servilio y Cayo Flaminio tomaron el mando de ejércitos destinados a repeler a Aníbal: Servilio en Ariminum (actual Rímini) y Flaminio en Arretium (actual Arezzo). La fuerza de Servilius bloqueó la ruta más fácil de Hannibal a lo largo de la costa del Adriático, mientras que Flaminius cubrió una de las principales salidas a través de los Apeninos desde Bononia, la ruta más directa de Hannibal a Roma. Los cónsules esperaron a que Hannibal se moviera.

Mientras tanto, los jefes galos creían que Aníbal los estaba usando como carne de cañón y estaban inquietos porque esta guerra en su territorio les estaba trayendo poco botín o ganancias. Estaban ansiosos por atacar a los aliados de Roma, primero en Umbría y Etruria y luego en los alrededores rurales de Roma, el Ager Romanus, por saqueo y venganza. A medida que se acercaba la primavera, Hannibal tuvo que alejar la guerra de la Galia cisalpina o enfrentarse al abandono de sus aliados galos.

Y se movió lo hizo. De hecho, la guerra de Aníbal contra los romanos resultaría una amenaza grave, aunque en última instancia vacía, para Roma y todo lo que representaba.

Hannibal se fue de Bononia a principios de la primavera "cuando el clima comenzó a cambiar", según Polibio. El paso más fácil sobre los Apeninos desde Bononia fue a través del Colline Pass de 3,100 pies. Esta ruta surgió no lejos de Arretium, donde se desplegaron Flaminius y su ejército. Consciente de la presencia del cónsul, Hannibal se trasladó a través del paso de Porretta a Pistorium (la actual Pistoia), a 52 millas al noroeste de Arretium. Esta ruta permitió a Aníbal reunir su ejército sin oposición en la llanura etrusca.

Una vez fuera de las montañas, Hannibal encontró su camino bloqueado por las amplias e inundadas marismas del río Arno. Sus tropas tuvieron que atravesar aguas profundas, a veces hundiéndose sobre sus cabezas en remolinos. Muchos se ahogaron, mientras que otros se rindieron y murieron donde cayeron. Los hombres amontonaron los cadáveres de los animales muertos en pilas para descansar y muchos se enfermaron rápidamente. El propio Hannibal contrajo una infección que finalmente le costó la vista de un ojo. La travesía de cuatro días permitió que las tropas descansaran poco, y las pérdidas entre los hombres deben haber sido considerables. Polibio informa que los galos sufrieron la mayor cantidad de bajas.

Las pérdidas también fueron elevadas entre los caballos y los animales de carga, según Polibio y Livio. Si los historiadores antiguos están en lo cierto, es posible que Hannibal haya tenido que confiscar cada mula y burro en la llanura etrusca para reconstruir su tren de carga. Los caballos de caballería eran un asunto más serio. Los caballos eran caros y poco comunes entre los agricultores. Incluso si Hannibal hubiera podido adquirir suficientes caballos, les habría llevado semanas entrenar para la guerra. Es probable, entonces, que el contingente de caballería de Hannibal se redujera sustancialmente.

La llanura etrusca se encontraba entre las regiones más productivas en agricultura de Italia, y tan pronto como Aníbal limpió las marismas, acampó y envió recolectores de alimentos y animales. También envió unidades de reconocimiento para determinar los movimientos de los romanos en Arretium y "la mentira del país en su frente". Aunque los historiadores antiguos dan la impresión de que Aníbal comenzó casi de inmediato su movimiento hacia el sur, probablemente necesitó varias semanas para reponer su ejército. Flaminius no pudo detectar la posición de Hannibal a tiempo y perdió la oportunidad de atacarlo cuando emergió de los pantanos con su ejército debilitado. Solo después de que Hannibal ya había comenzado a moverse hacia el sur, pasando cerca de Arretium, Flaminius se dio cuenta de la posición de Hannibal, demasiado tarde para colocar su ejército entre Hannibal y Roma. El cónsul romano no tuvo más remedio que seguir el rastro de Hannibal, con la esperanza de llevarlo a la batalla.

La ruta de Hannibal hacia Roma lo llevó a través del pueblo de Borghetto por una carretera que bordeaba la orilla norte del lago Trasimene hacia Passignano. Más allá de Borghetto, el terreno se estrechaba, con la orilla del lago a un lado y los acantilados al otro. Más allá del estrecho pasaje, el terreno se abría a un fondo de valle plano rectangular con colinas empinadas a un lado y el lago al otro. En el otro extremo del valle, el camino subía por una colina empinada. Cuando Hannibal marchó con su ejército por esta ruta, notó una espesa niebla matutina que se elevaba desde el lago y dificultaba la visibilidad. Trasladó a su infantería española y africana a la cima de la colina al final del valle y levantó el campamento. Luego dispuso al resto de su ejército a lo largo de las colinas que subían desde la orilla del lago, escondiendo a su infantería gala en las colinas y colocando a su caballería en el escondite justo dentro de la entrada del valle.

Flaminius movió su ejército a través de Borghetto hacia Passignano y acampó para pasar la noche, pero no envió grupos de reconocimiento al valle. Supuso que Hannibal se estaba alejando de él, y su plan era atrapar al ejército cartaginés en la marcha, enfrentarse y derrotar a la retaguardia, y luego atacar al cuerpo principal antes de que pudiera girar y enfrentarse al asalto romano. Cuando Flaminius marchó con su ejército a través del estrecho desfiladero hacia la llanura que se ensanchaba al amanecer del día siguiente, pudo ver el campamento de Hannibal en lo alto de la colina a la salida del valle. El cónsul romano pensó que era la retaguardia de Hannibal y ordenó a sus elementos de avanzada que se enfrentaran. Con el resto de la columna romana todavía en línea de marcha, sus unidades de avanzada se apresuraron cuesta arriba, pensando que habían tomado a Hannibal por sorpresa.

Cerca de la cima de la colina, los romanos se abalanzaron sobre la infantería de Aníbal y se produjo una feroz batalla. En el suelo del valle, el ejército de Flaminius atravesó el estrecho desfiladero, con la cabeza subiendo por la colina en el extremo más alejado del valle y la cola extendiéndose casi hasta la entrada del valle. Con el avance romano bloqueado por su infantería, Hannibal dio la señal de trompeta para que la infantería gala oculta atacara los flancos de la columna romana. At the same time his cavalry—concealed inside the entrance passage—struck the Roman rear. In the three-hour battle, Hannibal destroyed the Roman army—Livy and Polybius record a toll of 15,000 Roman soldiers killed at a cost of only 1,500 to 2,000 of Hannibal’s men. The Carthaginians captured more than 6,000 Romans and allied soldiers. Flaminius himself was killed.

While Flaminius was trailing Hannibal toward Lake Trasimene, Servilius received orders to redeploy and link up with his fellow consul. The shortest route to Rome and Lake Trasimene was down the 140-mile Via Flaminia, which linked the capital to Ariminum. Servilius sent 4,000 cavalry under the command of C. Centenius on ahead of his main force. But Hannibal’s reconnaissance picked up Servilius’ movement, and Hannibal sent his cavalry commander, Maharbal, with a strong force to intercept Centenius. Maharbal ambushed and annihilated the Roman cavalry somewhere near Assisi, about 20 miles from Lake Trasimene. The ambush put an end to Servilius’ movement, and he returned to Ariminum where he soon came under attack by the Gauls.

Was Flaminius aware of Servilius’ attempt to come to his aid? If so, he may have thought he was driving Hannibal into a trap. With his own army behind Hannibal, and Servilius moving down the Via Flaminia, Flaminius may have thought the two Roman armies could catch Hannibal between them somewhere in the Tiber River Valley beyond Perugia. It was a strategically sound plan and may well have quickly ended the Second Punic War had it worked. By luck or genius Hannibal led Flaminius into an ambush at just the right time, before Servilius could arrive on the battlefield. With Flaminius out of the way, Hannibal turned to blunt Servilius’ advance with his cavalry and did so with great success. The result of both engagements was that the Roman army had been neutralized. The road to Rome was now open.

But was Hannibal’s army sufficiently powerful to attack and conquer Rome?

When Hannibal fought at the Trebbia he had just over 40,000 men, some 14,000 of whom were Gauls recruited in the Po Valley. Hannibal spent the winter relatively comfortably in Bononia, though the Gauls remained anxious to attack Etruria. Over that winter Hannibal attracted perhaps 10,000 to 15,000 additional men and cavalry to his cause, thus the army that marched south in the spring is thought to have numbered between 50,000 and 60,000 men. Even with the losses Hannibal suffered during the passage of the Arno marshes, he still would have had an army of 50,000 to 55,000 after Trasimene with which to attack Rome.

Hannibal replenished his pack train with confiscated mules and donkeys from the countryside, and he captured 4,000 additional pack animals and 2,000 cavalry horses from the Romans at Trasimene. Maharbal captured another 4,000 Roman cavalry horses in his engagement against Servilius. These captured Roman cavalry mounts replaced the horses Hannibal lost crossing the marshes, returning his cavalry to full strength. Moreover, Polybius notes that Hannibal was able to reequip his light infantry with weapons and armor taken from the Roman dead at Trasimene. The Carthaginians also captured large quantities of other supplies, including food, clothing, tents, tools, boots, blankets, canteens, saddles, bridles and grain for the horses.

Rome lay just 80 miles south of Hannibal’s camp, less than 10 days’ march, and no sizeable Roman military force stood between Hannibal and the capital. The previous year’s Roman military buildup put 11 regular legions in the field: two with Flaminius at Arretium, two with Servilius at Ariminum, and one in Tarentum the others were stationed abroad. Hannibal had already destroyed Flaminius’ legions, and Servilius, having lost his cavalry, had retreated to Ariminum and was engaged in a running battle with the Gauls. So only two irregular legions, the legiones urbanae, remained in Rome to defend the city. But Rome had only recently authorized these legions, and it is unclear whether they were at full strength and equipped or even trained for battle.

Hannibal held yet another advantage. In June a fleet of 70 Carthaginian warships—some 60 percent of Carthage’s total naval strength—had arrived off Pisa on the Etruscan coast, only 80 miles from Hannibal’s camp. One plausible reason for the fleet’s appearance is that Hannibal’s original operational plan was to invade the Italian peninsula in a combined operation with the Carthaginian navy. Such an audacious operation likely presaged an attack on Rome itself. The navy was to prevent the Roman troops in Sicily or Sardinia from coming to the aid of the city. The last known disposition of the 220-ship Roman fleet was in the summer of 218 BC. At that time Sempronius had taken 10 ships with him to Ariminum on the Adriatic, leaving behind some 150 to protect Sicily. Another 30 ships were on duty with the Scipios in Spain. Thus, only 30 or so ships were available to protect the capital. The arrival of 70 Punic warships off the Etruscan coast gave the Carthaginians a numerical advantage in the immediate theater of operations.

With all these forces at his disposal, why no Hannibal attack Rome? Historians have suggested two reasons: First, that Hannibal’s army was not large enough to invest Rome, given the size of the city and its garrison. Second, that an effective blockade of Rome was impossible so long as the Roman navy kept open a lifeline to the sea along the Tiber River, on which supplies could reach the city’s garrison. Neither reason seems sufficient to explain Hannibal’s actions.

The population of Rome in republican times numbered between 450,000 and 500,000 citizens, all living within an 8.4-square-mile area enclosed by the Servian Wall, a 33-foot-high stone barrier some 7 miles in circumference. Five gates breached the wall, each at the terminus of a major road leading to the city. On the side of the wall facing the open country was a 30-foot-deep defensive trench. There was nothing particularly formidable about such defenses, given Carthaginian engineering ability. Hannibal could quickly construct sufficient siege equipment to carry out an attack. Most of the city’s military-age men—some 50,000—were already serving with the legions in the field. Even if the two recently raised irregular legions fueron fully trained and equipped, 10,000 soldiers were simply insufficient to defend the miles of wall and multiple gates against an attacking army of 50,000. Plutarco, en su Life of Marcellus, concedes the Romans did not have enough men to defend the walls.

The second argument, that a successful attack on Rome would require Hannibal’s navy to blockade the Tiber and thus prevent resupply, assumes that Ostia was Rome’s main port at the time, when in fact it would not become a major port until the reign of Emperor Claudius (AD 41–54). In Hannibal’s time Rome’s main supply lifeline was not the Tiber but the port of Puteoli (modern-day Pozzuoli), 120 miles south of the capital. The Romans transported supplies landed at Puteoli overland by road. Thus Hannibal could have cut off Rome’s supplies simply by blocking the roads from Puteoli, leaving his navy free to attack the Roman troop transports carrying relief forces.

By his own admission, Hannibal’s failure to attack Rome was his greatest mistake. Had he assaulted the capital after Trasimene, either as a genuine effort or as a feint, Rome would have been forced to recall some of its legions from abroad, exposing Sicily, Spain or Sardinia to a Carthaginian invasion. The nearest available legions were on Sardinia—but those 70 Carthaginian warships lay between them and the mainland. Nothing would have demonstrated Rome’s weakness to its allies more than Hannibal’s capture of the very capital. Even an unsuccessful attempt might have shaken Rome’s political will to fight, made it more difficult to raise new legions and, perhaps, changed the course of the war.

Hannibal had shown great prowess against the Romans in the field: In less than a year (November 218 BC–June 217 BC) Hannibal had dealt the Roman legions one defeat after another. Ticinus had cost the Romans upward of 2,000 men. The engagement at the Trebbia had claimed more than 25,000 Roman and allied soldiers. And at Trasimene, Hannibal had killed 15,000 more Roman troops, captured 6,000 and eliminated a major Roman commander the Carthaginians had then ambushed a late-arriving Roman relief force, at a cost of 4,000 more men. All told, Hannibal had killed or captured some 50,000 Roman soldiers, a number equal to 10 legions, nearly half of that number in a single week. And yet he did not attack Rome when he was at his strongest and Rome perhaps weaker than it would ever be again. So why did Hannibal, one of history’s great military gamblers, refuse to roll the dice?

Simply put, Hannibal did not attack Rome because he did not think it necessary. In his view he had already conquered Rome by crushing its legions. Like most Carthaginian aristocrats of his day, Hannibal was a Hellene in his thinking, training and understanding of history. He saw grand strategy as relatively straightforward. If one state invaded the territory of another, won a few battles and caused sufficient disruption, it was reasonable to expect one’s enemy would seek terms. The expectation that wars were ultimately settled by negotiation had become the norm in Hellenistic warfare, and it is reasonable to surmise that Hannibal accepted it as well. His strategic plan was predicated upon the assumption that Rome would behave in the conventional Hellenistic manner once the contest of arms had been decided.

Hannibal failed to understand the conservative culture and moralistic values that shaped the Roman view of war. The Romans considered Hellenes soft and corrupt, and their response to Hannibal’s victories was to raise more legions and keep on fighting. It was this prodigious effort that permitted the republic to raise and maintain its armies in the field, whatever the cost. It is estimated that nearly all fit male Roman citizens served in the army at some time or other during the war with Hannibal. For some periods as many as half of all eligible men were under arms. Of a military manpower pool of 240,000 male citizens, fully 120,000 died in the war, and it is possible that some 80,000 of them died as the result of combat, the rest from disease, shipwreck or accidents. Hannibal was facing an enemy that simply did not give up and would not negotiate on his kind of terms.

He should have learned that lesson from the aftermath of the Battle of Cannae in 216 BC. In the wake of that decisive victory he’d sent Carthalo, one of his cavalry commanders, with a delegation of Roman prisoners to negotiate a ransom with the Roman Senate. A Senate official met Carthalo outside the city walls and informed the Carthaginian he would not be received. The Romans would not parley. The Senate ordered Carthalo to depart Roman territory by nightfall. Furthermore, it not only rejected the prisoners’ plea that their ransom be paid but also sent ellos back to Hannibal. Romans always saw war as a relentless struggle and were willing to negotiate only as victors.

It remains one of Hannibal’s greatest failures that he never fully understood the enemy he was fighting. This failure left him to win battle after battle, only to lose the war.

For further reading Richard Gabriel recommends his own Hannibal: The Military Biography of Rome’s Greatest Enemy and J.F. Lazenby’s Hannibal’s War: A Military History of the Second Punic War.

Originally published in the November 2011 issue of Historia militar. Para suscribirse, haga clic aquí.


Polybius, Histories

Hide browse bar Your current position in the text is marked in blue. Click anywhere in the line to jump to another position:

This text is part of:
Search the Perseus Catalog for:
View text chunked by:
Table of Contents:

The Slaughter At Cannae

Fall of Aemilius Paulus.

1 There is nothing here absolutely to contradict the picturesque story of the death of Paulus given by Livy ( 22, 49 ), but the words certainly suggest that Polybius had never heard it.

Robert B. Strassler provided support for entering this text.

This text was converted to electronic form by professional data entry, Running heads in Walbank&aposs reprint have been converted to chapter titles, and titles have been added, usually from the marginal notes, for chapters without them. Some pages have notes of the form "line X: A should read B," which I believe are Walbank&aposs they have "resp=fww". Summaries of missing sections are encoded as inline notes with "resp=ess." A very few unidentified quotations are marked in notes with "resp=aem" (the markup editor) Citations are marked using Perseus abbreviations. and has been proofread to a high level of accuracy.

/>
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 United States License.

An XML version of this text is available for download, with the additional restriction that you offer Perseus any modifications you make. Perseus provides credit for all accepted changes, storing new additions in a versioning system.


King Hannibal one of the greatest military leaders in the world’s history

King Hannibal was a Carthaginian army General Commander – in – Chief born in 247 BC in Carthage(today Tunisia). During the First Punic War between 264 and 241 BC his father, Hamilcar Barca, was a prominent Carthaginian Leader.

King Hannibal is one of the greatest military leaders and a greatest tactician commander in the history of world.

When King Hannibal was born, the Carthage was at times of decline, then a maritime force in North Africa near present-day Tunis.

His two brothers who followed him (Hasdrubal and Mago) and the brother-in-law to his young brother Hasdrudal were all commanders of Carthaginian military defense forces.

The citizens of Carthage were combination of Africans and Phoenicians who carried out trading in India, the Mediterranean people and the Scilly Islands.

King Hannibal escorted his father Hamilcar Barca in a war against the Romans when he was just 8 or 9 years old.

17 years later in 221 BC, Hannibal replaced his brother-in-law Hasdrubal the Fair who the commander of army and Hannibal became Supreme Commander of Peninsula.

Hannibal had eight thousand special forces, 12 thousand cavalries and 40 African war-elephants. Hannibal played his strategic plans and captured large parts of Italy, Spain, & France apart from Rome.

Hannibal tactically stormed through the mountains in order to shock and crush his enemies with his well trained army and war elephants.

The Death of Hannibal

Hannibal assisted Rome’s rivals to attempt to bring down the city by representing the King Bithynian Prusias as a general of the navy, while Hannibal was in Bithynia in present-day Turkey. Romans visiting Bithynia at one stage in B.C.E. 183 called for his extradition. He attempted first to run to prevent this.

Let’s ease the Romans from their constant fear and stress that they think it’s long and weaken to wait for a disliked old man to die. ” and then he poisoned himself. At that time, Hannibal was 65 years old.

Hannibal was laid to rest in Libyssa, Bithynia on his own request. He expressly requested not to be buried in Rome owing to how the Roman Senate viewed his friend, Scipio.

Hannibal’s excellently-planned strategies enabled him to control various Italian cities allied with Rome. Hannibal had controlled a large portion of Southern Italy for 15 years.

Hannibal is now considered as one of the greatest army leaders in the world’s history and also one of the greatest strategists.

A Military scholar, Theodore Ayrault praised King Hannibal as the “father of strategy.”


Besides just being a great general and a supreme warrior, Hannibal was a well educated man. His knowledge and skills were reflected in the battle field as well as on paper. He was trained in using swords as well as pens. The pen maybe mightier than the sword, Hannibal knew how to use both. He was tutored by famous Greek teachers and had a closely supervised upbringing. He wrote a military manual for defender of Rhodes when he was in exile after the second Punic war. His father was not there with him while he was growing up, in his absence inspired by his Greek tutors teachings, he took them along to military campaigns.


Ver el vídeo: La Saga de Hannibal. #TeLoResumo (Agosto 2022).